De­ne­ga­da la en­tra­da a otro hin­cha vio­len­to

El País (América) - - DEPORTES -

Las pri­me­ras se­ña­les de las fuer­tes me­di­das de se­gu­ri­dad han si­do las de­por­ta­cio­nes de dos afi­cio­na­dos con­si­de­ra­dos muy vio­len­tos. La Po­li­cía Na­cio­nal de­ne­gó ayer la en­tra­da en España a un se­gui­dor “de al­to ries­go” de River, Ch­ris­tian Ariel Ghis­let­ti. El hin­cha lle­gó al ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas y fue re­te­ni­do en la co­mi­sa­ría a la es­pe­ra de que se tra­mi­ta­ra el ex­pe­dien­te pa­ra su re­gre­so a Ar­gen­ti­na.

Se tra­ta del se­gun­do se­gui­dor ar­gen­tino que ve de­ne­ga­da su en­tra­da en dos días. El pri­me­ro fue Ma­xi­mi­li­ano Maz­za­ro, un ca­be­ci­lla de los ul­tras de Boca, ca­li­fi­ca­do por el de­le­ga­do del Go­bierno en Ma­drid co­mo “uno de los ba­rras bra­vas más pe­li­gro­sos”. Maz­za­ro fue de­te­ni­do an­te­ayer y se pro­ce­dió a su de­por­ta­ción da­da su pe­li­gro­si­dad y sus “nu­me­ro­sos an­te­ce­den­tes pe­na­les”. “No te­nía pen­sa­do ir a la can­cha, me iba de va­ca­cio­nes a pa­sar Na­vi­dad en Barcelona con mi fa­mi­lia. Ten­go a mi hi­jo de tres años y a mi mu­jer que que­da­ron en España”, di­jo ayer Maz­za­ro.

El dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad lo con­for­ma­rán en to­tal unas 4.000 per­so­nas. Las pre­cau­cio­nes son má­xi­mas pa­ra un en­cuen­tro al que, se­gún Ro­drí­guez Uri­bes, acu­di­rá el pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, Pe­dro Sán­chez, y pa­ra el que no es­tá con­fir­ma­da la pre­sen­cia de su ho­mó­lo­go ar­gen­tino, Mauricio Ma­cri.

El Go­bierno de Bue­nos Ai­res tam­bién ha or­ga­ni­za­do un am­plio dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad en el cen­tro de la ciu­dad. Ni River ni Boca han so­li­ci­ta­do abrir las puer­tas de sus es­ta­dios pa­ra las ce­le­bra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.