Mue­re el ex­pre­si­den­te de Co­lom­bia Be­li­sa­rio Be­tan­cur

Fue el man­da­ta­rio que abrió el ca­mino pa­ra la paz en su país

El País (América) - - PORTADA - SANTIAGO TORRADO, Bo­go­tá

Be­li­sa­rio Be­tan­cur, el pre­si­den­te de Co­lom­bia que abrió el ca­mino pa­ra las ne­go­cia­cio­nes de paz con las gue­rri­llas y afron­tó la trá­gi­ca to­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­cia en el co­ra­zón de Bo­go­tá, fa­lle­ció ayer a los 95 años. El ex­man­dan­ta­rio con­ser­va­dor ha­bía si­do in­gre­sa­do el día an­te­rior.

Be­li­sa­rio Be­tan­cur, el pre­si­den­te de Co­lom­bia (1982-1986) que abrió el ca­mino pa­ra las ne­go­cia­cio­nes con las gue­rri­llas pe­ro que tam­bién de­bió afron­tar uno de los peo­res epi­so­dios en me­dio si­glo de con­flic­to ar­ma­do: la trá­gi­ca to­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­cia en el co­ra­zón de Bo­go­tá en los años ochen­ta, mu­rió ayer a los 95 años de edad. El ex­man­da­ta­rio con­ser­va­dor ha­bía in­gre­sa­do la vís­pe­ra por com­pli­ca­cio­nes re­na­les en la Fun­da­ción San­ta Fe, que con­fir­mó su fa­lle­ci­mien­to en un es­cue­to co­mu­ni­ca­do.

La pre­si­den­cia de Be­tan­cur, tam­bién un hom­bre de le­tras que era miembro de las aca­de­mias co­lom­bia­nas de His­to­ria, de Ju­ris­pru­den­cia y de la Len­gua, que­dó mar­ca­da por dos he­chos trá­gi­cos dis­tan­cia­dos ape­nas por días en el fa­tí­di­co no­viem­bre de 1985: el lla­ma­do “ho­lo­caus­to” del Pa­la­cio de Jus­ti­cia —una ope­ra­ción te­me­ra­ria de la gue­rri­lla del M-19 en el cen­tro de Bo­go­tá, agra­va­da por la res­pues­ta de los mi­li­ta­res— y la erup­ción del vol­cán Ne­va­do del Ruiz —que pro­vo­có una ava­lan­cha que se­pul­tó el po­bla­do de Ar­me­ro, con un sal­do de de­ce­nas de mi­les de muer­tos—. Du­ran­te su cua­trie­nio tam­bién afron­tó el ini­cio del au­ge del nar­co­trá­fi­co y re­cha­zó la se­de del Mun­dial de Fút­bol de 1986, con­ce­di­do ori­gi­nal­men­te a Co­lom­bia y tras­la­da­da a Mé­xi­co.

Na­ci­do en Ama­gá, un pue­blo mi­ne­ro del de­par­ta­men­to de An­tio­quia, Be­tan­cur, que era cer­cano a los sin­di­ca­tos y la iz­quier­da pe­se a ser un con­ser­va­dor, de­rro­tó en las elec­cio­nes de 1982 al ex­pre­si­den­te li­be­ral Al­fon­so Ló­pez Mi­chel­sen. “No quie­ro que se de­rra­me ni una so­la go­ta más de san­gre co­lom­bia­na”, di­jo en su dis­cur­so de po­se­sión. Su Go­bierno ini­ció el pri­mer pro­ce­so de ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca con las gue­rri­llas: lo­gró una am­nis­tía que per­mi­tió a unos 1.500 com­ba­tien­tes sa­lir de las cár­ce­les, así co­mo breves tre­guas con el M-19 y las FARC. Sin em­bar­go, el M-19 de­ci­dió ata­car di­rec­ta­men­te al man­da­ta­rio en una de­men­cial ac­ción ar­ma­da. Al me­dio­día del miér­co­les 6 de no­viem­bre de 1985, un co­man­do gue­rri­lle­ro asal­tó el Pa­la­cio de Jus­ti­cia, a dos cua­dras de la Ca­sa de Na­ri­ño, con el pro­pó­si­to de ha­cer­le un jui­cio pú­bli­co por el fra­ca­so de la paz. El M-19 man­te­nía co­mo rehe­nes a unas 350 per­so­nas en­tre magistrados, em­plea­dos y vi­si­tan­tes.

En me­nos de una ho­ra los mi­li­ta­res ro­dea­ron el edi­fi­cio con tan­ques de gue­rra y pro­ce­die­ron a dis­pa­rar sus mor­te­ros. Esa reac­ción im­po­si­bi­li­tó cual­quier ama­go de ne­go­cia­ción, a pe­sar del dra­má­ti­co lla­ma­do del pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma, Al­fon­so Reyes Echan­día, quien pi­dió un al­to el fue­go a tra­vés de la ra­dio. Tras 28 ho­ras de com­ba­tes, el edi­fi­cio que­dó re­du­ci­do a ce­ni­zas. Al día si­guien­te, el sal­do de víc­ti­mas se acer­có al cen­te­nar, con un enor­me des­or­den en la iden­ti­fi­ca­ción de los res­tos. Al me­nos 11 per­so­nas que es­ta­ban en el pa­la­cio pa­sa­ron a fi­gu­rar co­mo des­apa­re­ci­das, y con el paso de los años las in­ves­ti­ga­cio­nes han de­mos­tra­do que, en me­dio del caos, el ejér­ci­to sa­có rehe­nes vi­vos que des­pués des­apa­re­cie­ron. Du­ran­te dé­ca­das Be­tan­cur sos­tu­vo que no iba a con­tar en vi­da lo que pa­só aquel día, so­lo en un li­bro a pu­bli­car­se des­pués de su muer­te.

“Las ne­go­cia­cio­nes de paz de 1982-1985, al mos­trar un Go­bierno que pa­re­cía dis­pues­to a ha­cer gran­des con­ce­sio­nes y po­cas exi­gen­cias a la gue­rri­lla, mien­tras es­ta au­men­ta­ba su ca­pa­ci­dad, crea­ron un am­bien­te que sir­vió a sus enemi­gos pa­ra pro­mo­ver la alian­za en­tre los sec­to­res del ejér­ci­to opues­tos a la ne­go­cia­ción de paz y los gru­pos ar­ma­dos crea­dos al me­nos des­de 1978 por te­rra­te­nien­tes y nar­co­tra­fi­can­tes pa­ra en­fren­tar a la gue­rri­lla”, es­cri­bió el repu­tado his­to­ria­dor Jor­ge Or­lan­do Me­lo en su His­to­ria mí­ni­ma de Co­lom­bia. Sin em­bar­go, “el es­fuer­zo de ne­go­cia­ción de Be­tan­cur le­gi­ti­mó, en el lar­go pla­zo, una vía de so­lu­ción po­lí­ti­ca del con­flic­to ar­ma­do que po­día ser la úni­ca rea­lis­ta y a la que se ape­ga­ron ca­si to­dos los Go­bier­nos que si­guie­ron”.

Res­pal­do al acuer­do

Pe­se a en­con­trar­se lar­ga­men­te re­ti­ra­do de la po­lí­ti­ca, Be­tan­cur res­pal­dó el acuer­do se­lla­do a fi­na­les de 2016 en­tre el Go­bierno de Juan Ma­nuel Santos y las FARC, hoy des­ar­ma­das y con­ver­ti­das en un partido po­lí­ti­co. “Una paz, cual­quier paz en el mun­do, de­cía Eras­mo de Rot­ter­dam, y no­so­tros ha­ce­mos par­te de ese mun­do, cual­quier paz en el mun­do aun­que sea des­ven­ta­jo­sa, es me­jor que una gue­rra jus­ta”, di­jo ese año en el fo­ro Los be­ne­fi­cios de la paz. Cuan­do fe­li­ci­tó so­lem­ne­men­te al tam­bién Premio No­bel de la Paz tras la en­tre­ga to­tal de los fu­si­les de la gue­rri­lla más an­ti­gua de Amé­ri­ca, en agos­to de 2017, Be­tan­cur fir­mó aque­lla car­ta co­mo “un bus­ca­dor de paz”.

El lí­der con­ser­va­dor fue el úni­co ex­man­da­ta­rio con vi­da que fal­tó el pa­sa­do 7 de agos­to, por mo­ti­vos de sa­lud, a la to­ma de po­se­sión del pre­si­den­te Iván Du­que —cu­yo pa­dre, Iván Du­que Es­co­bar, fue mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra en su man­da­to—. En la car­ta en la que se ex­cu­só, le au­gu­ró de su pu­ño y le­tra “un Go­bierno de uni­dad en la di­ver­si­dad, y de con­so­li­da­ción de la paz, den­tro de los es­que­mas ana­lí­ti­cos que lo lle­va­ron a la más al­ta in­ves­ti­du­ra”.

/ L. MU­ÑOZ (EFE)

El ex­pre­si­den­te de Co­lom­bia Be­li­sa­rio Be­tan­cur en un ac­to el 13 de no­viem­bre en Bo­to­gá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.