La ‘pro­tec­ción’ que ace­cha a una mí­ti­ca li­bre­ría

El re­co­no­ci­mien­to his­tó­ri­co del edi­fi­cio que al­ber­ga a Strand, en Nue­va York, ame­na­za el fu­tu­ro del ne­go­cio

El País (América) - - PASATIEMPOS TIEMPO - SAN­DRO POZZI,

La icó­ni­ca li­bre­ría Strand de Nue­va York, uno de los po­cos ne­go­cios fa­mi­lia­res que plan­tan ca­ra a la dis­rup­ción de la eco­no­mía di­gi­tal, se en­fren­ta a un di­le­ma. El edi­fi­cio don­de el año­ra­do Fred Bass hi­zo gran­de el ne­go­cio, si­tua­do en el cru­ce de Broadway con la ca­lle 12, aca­ba de ser pro­pues­to pa­ra su pre­ser­va­ción, un re­co­no­ci­mien­to es­pe­cial que hon­ra su con­tri­bu­ción a la his­to­ria de la gran me­tró­po­li. Pe­ro ese re­co­no­ci­mien­to pue­de ser un re­ga­lo en­ve­ne­na­do que le obli­gue a ce­rrar, por­que los cos­tes y la bu­ro­cra­cia que trae con­si­go se co­me­rán sus ya muy es­tre­chos már­ge­nes, jus­to cuan­do la li­bre­ría ne­ce­si­ta ser más com­pe­ti­ti­va.

Bass fa­lle­ció en fe­bre­ro, a los 89 años. Lo que su pa­dre Ben­ja­min em­pe­zó co­mo un ne­go­cio pa­ra ven­der li­bros de se­gun­da mano en 1927, un año an­tes de que él na­cie­ra, se con­vir­tió en una gi­gan­tes­ca tien­da en Union Squa­re en la que se pue­den en­con­trar 2,5 mi­llo­nes de vo­lú­me­nes. Si se pu­sie­ran to­dos en fi­la, se ex­ten­de­rían a lo lar­go de 30 ki­ló­me­tros.

Fred es­ta­ba ob­se­sio­na­do con los li­bros, co­mo los clien­tes que ca­da día pe­re­gri­nan ha­cia el lo­cal pa­ra per­der­se en­tre las es­tan­te­rías mien­tras ex­plo­ran bus­can­do te­so­ros co­mo Let­ters to Vera ,de Vladimir Na­bo­kov. Era uno de los tí­tu­los pre­fe­ri­dos de Bass. Su sue­ño era ges­tio­nar una gran tien­da de li­bros y con­si­guió con­ver­tir­la en una ins­ti­tu­ción cul­tu­ral.

To­do en la ciu­dad de los ras­ca­cie­los ge­ne­ra de­ba­te, y más cuan­do se tra­ta de cues­tio­nes in­mo­bi­lia­rias. Nancy Bass Wy­den, la he­re­de­ra de Strand, es de las que pien­sa que el re­co­no­ci­mien­to es con­tra­pro­du­cen­te. Esa de­cla­ra­ción, ase­gu­ra, “des­trui­rá una pie­za de la his­to­ria de la ciu­dad”. La es­truc­tu­ra a la que Strand lla­ma su ca­sa fue cons­trui­da en 1902. Pre­ser­var­lo su­po­ne re­co­no­cer su im­por­tan­cia ar­qui­tec­tó­ni­ca. Pe­ro tam­bién im­po­ne res­tric­cio­nes pa­ra man­te­ner­lo. La dis­tin­ción, ex­pli­ca Bass, “nos va a cos­tar mu­cho más”.

Strand Books­to­re se tras­la­dó en 1957 al edi­fi­cio en el 826 de Broadway. Es­tu­vo de al­qui­ler has­ta que Bass lo ad­qui­rió por 8,2 mi­llo­nes de dó­la­res en 1997. La tien­da y sus ofi­ci­nas ocu­pan cin­co de las 11 plan­tas. El res­to se al­qui­la a otros ne­go­cios. La pro­pie­dad es­tá va­lo­ra­da aho­ra en unos 31 mi­llo­nes. La fa­mi­lia ase­gu­ra que el edi­fi­cio no es­tá en ries­go.

La de­ci­sión de pre­ser­var el edi­fi­cio de Strand la des­en­ca­de­nó la cons­truc­ción de un com­ple­jo en Union Squa­re que aco­ge­rá un cen­tro tec­no­ló­gi­co. Tam­bién el anun­cio de la lle­ga­da de Ama­zon a Long Is­land City en Queens. Es­tos anun­cios asus­ta­ron a los ve­ci­nos, que te­men por su im­pac­to en el ca­rác­ter de los ba­rrios. La Green­wich Vi­lla­ge So­ciety for His­to­ric Pre­ser­va­tion pi­dió por eso pro­te­ger 193 edi­fi­cios. Pe­ro la Land­marks Pre­ser­va­tion Com­mis­sion (LPC, la Co­mi­sión pa­ra la Pre­ser­va­ción de Mo­nu­men­tos His­tó­ri­cos de Nue­va York) otor­gó ese ho­nor so­lo a sie­te. En­tre ellos el que aco­ge a la li­bre­ría Strand.

Bass ase­gu­ra que po­dría ga­nar mu­cho más di­ne­ro al­qui­lan­do el es­pa­cio que ocu­pa la tien­da. Pe­ro de­ja cla­ro que no le in­tere­sa el di­ne­ro y que quie­re pa­sar al­gún día el ne­go­cio a sus hi­jos. “Por fa­vor”, su­pli­có en la au­dien­cia an­te la LPC ce­le­bra­da es­ta se­ma­na, “no des­tru­yan Strand aña­dien­do más bu­ro­cra­cia, cos­tes in­ne­ce­sa­rios y res­tric­cio­nes que nos fre­na­rán”. “A di­fe­ren­cia de Ama­zon”, aña­dió, “no pe­di­mos sub­si­dios ni un tra­ta­mien­to es­pe­cial”.

Ed­ward Sut­ton, el ge­ren­te de la com­pa­ñía, se­ña­ló du­ran­te la pri­me­ra vis­ta que cam­biar las lu­ces, los car­te­les, los ac­ce­sos o cual­quier com­po­nen­te ex­te­rior o in­te­rior del edi­fi­cio re­quie­re cum­plir una se­rie de re­gla­men­ta­cio­nes en­go­rro­sas. “Sim­ple­men­te no po­de­mos per­mi­tir­nos gas­tos adi­cio­na­les”, reite­ró, “res­pe­ta­mos la la­bor de pre­ser­va­ción pe­ro nos preo­cu­pa el re­sul­ta­do que pue­de te­ner”.

La co­mi­sión la es­cu­chó y le con­ce­dió más tiem­po pa­ra res­pon­der a sus te­mo­res en una se­gun­da vis­ta. La LPC ex­pli­ca que ya re­gu­la mi­les de edi­fi­cios co­mer­cia­les co­mo el que tie­ne Strand en pro­pie­dad. “So­mos com­pren­si­vos y res­pon­de­mos a sus ne­ce­si­da­des”, ase­gu­ran, tra­tan­do de re­ba­jar ten­sión al de­ba­te.

ROB KIM (GETTY)

Fa­cha­da de la icó­ni­ca li­bre­ría Strand de Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.