Amor y tec­no­lo­gía

En su nue­va no­ve­la, Rosa Mon­te­ro cons­tru­ye un fas­ci­nan­te tec­no­cos­mos pa­ra desa­rro­llar una in­tri­ga hí­bri­da, mez­cla de ac­ción e in­ves­ti­ga­ción po­li­cial

El País (América) - - CRÍTICAS LIBROS - POR ANA RO­DRÍ­GUEZ FIS­CHER

De­cía Rosa Cha­cel que en las no­ve­las de Ju­lio Ver­ne le fas­ci­na­ba el enig­ma cien­tí­fi­co en­tre­la­za­do con una pa­sión hu­ma­na; que so­bre el zar­zal de nú­me­ros, cálcu­los, ins­tru­men­tos, ma­te­rias co­rrup­ti­bles o flui­das o ener­gé­ti­cas, se de­rra­ma­se la ter­nu­ra, el amor o la vo­lup­tuo­si­dad.

Lo he re­cor­da­do al leer Los tiem­pos del odio (Sin amor no se pue­de vi­vir), la nue­va en­tre­ga de Rosa Mon­te­ro pro­ta­go­ni­za­da por la im­par y en­tra­ña­ble Bru­na Husky, una rep de com­ba­te clo­na­da con ma­te­rial ge­né­ti­co ma­du­ra­do ace­le­ra­da­men­te, una tec­nohu­ma­na ges­ta­da ar­ti­fi­cial­men­te y ma­ni­pu­la­da por los in­ge­nie­ros ge­né­ti­cos pa­ra desem­pe­ñar fun­cio­nes al­ta­men­te cua­li­fi­ca­das, a la que le implantaron una me­mo­ria mu­cho más com­ple­ja de lo ha­bi­tual, que la lle­va a co­no­cer la me­lan­co­lía o la cul­pa y des­de lue­go la an­gus­tia por la cer­te­za de la fe­cha exac­ta de su muer­te. De ahí el con­flic­to dra­má­ti­co y el fon­do exis­ten­cial su­ma­dos a una in­tri­ga hí­bri­da, mez­cla de ac­ción y aven­tu­ras e in­ves­ti­ga­ción po­li­cial, a la que se aña­de un am­plio epi­so­dio de via­je es­pa­cial, que bien po­dría fun­cio­nar de ma­ne­ra au­tó­no­ma.

Lo no­ta­ble de Los tiem­pos del odio es có­mo fun­cio­na a la per­fec­ción el pac­to con el lec­tor, sin trans­gre­sio­nes aco­mo­da­ti­cias o bur­da­men­te edul­co­ra­das. El res­pe­to a las le­yes na­rra­ti­vas es im­pe­ca­ble. Lo es en la mi­nu­cio­sa cons­truc­ción del Ma­drid de 2110 (ex­ten­si­ble a to­da la so­cie­dad, no só­lo es­pa­ño­la sino pla­ne­ta­ria); en los nu­me­ro­sos per­so­na­jes que lo pue­blan, sean pro­ta­gó­ni­cos o se­cun­da­rios; en los múl­ti­ples de­ta­lles que pro­por­cio­nan cre­di­bi­li­dad a to­do cuan­to su­ce­de, in­clui­do el ám­bi­to de los sen­ti­mien­tos; en el len­gua­je, con gran­des acier­tos en el abun­dan­te ar­got ju­ve­nil y afor­tu­na­dos neo­lo­gis­mos acu­ña­dos pa­ra nom­brar… ¿ese fu­tu­ro, o el pre­sen­te evo­lu­cio­na­do y per­ver­sa­men­te per­fec­cio­na­do?

No des­ve­la­ré la in­tri­ga, cla­ro es­tá. Só­lo diré que re­co­no­ce­mos sus re­sor­tes, las fuer­zas que se en­fren­tan, los in­tere­ses que se per­si­guen, la fi­na­li­dad o el pro­pó­si­to úl­ti­mos, tan­to co­mo sus orí­ge­nes, la raíz don­de to­do ello se in­cu­bó. De ahí el es­pan­to y el te­rror an­te el re­co­no­ci­mien­to de ha­cia dón­de va o pue­de ir nues­tro mun­do. De ahí la re­fle­xión y el ejer­ci­cio crí­ti­co pro­por­cio­na­do al cons­ta­tar­se lo que pue­de o po­dría ser, o bien me­dian­te las dis­cu­sio­nes que en­ta­blan en­tes y al­gu­nos per­so­na­jes: el mag­na­te cí­borg, un vie­jo ar­chi­ve­ro, los nue­vos an­ti­guos o los ni­ños cre­ci­dos en una zo­na ce­ro que cuan­do crez­can se con­ver­ti­rán en ins.

Tan fas­ci­nan­te es re­co­rrer el tec­no­cos­mos que Rosa Mon­te­ro cons­tru­ye en su no­ve­la co­mo ver a los hu­ma­nos de­ba­tir­se en él y con­vi­vir con las nue­vas cria­tu­ras, en­tre la zo­zo­bra y la ter­nu­ra, sin ma­ni­queís­mo y, a ra­tos, con pin­ce­la­das de hu­mor an­te las si­tua­cio­nes que por ejem­plo pro­vo­ca el bu­bi Bar­to­lo.

Los tiem­pos del odio

Rosa Mon­te­ro

Seix Ba­rral, 2018 399 pá­gi­nas. 20 eu­ros

Rosa Mon­te­ro, vis­ta por Sciam­ma­re­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.