La fa­mi­lia co­mo es­pe­jo

El País (América) - - CRÍTICAS LIBROS - POR J. ER­NES­TO AYALA-DIP

La fa­mi­lia es un ar­gu­men­to li­te­ra­rio que en­con­tra­mos en los al­bo­res de la li­te­ra­tu­ra de Oc­ci­den­te. Con el tiem­po se con­vir­tió en un mo­ti­vo, de tal ma­ne­ra que es im­po­si­ble no en­ten­der la no­ve­la, tal co­mo la co­no­ce­mos ac­tual­men­te, sin esa re­fe­ren­cia con­cep­tual que tan­to la esen­cia­li­za. Otra co­sa es có­mo es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca cris­ta­li­za se­gún quién la lle­va a su tér­mino. Hoy me en­cuen­tro con una obra que ha­bla de una fa­mi­lia. Se tra­ta de La dan­za del sol, ter­ce­ra no­ve­la de la es­cri­to­ra, guio­nis­ta y fotógrafa Isa­bel Al­ba (Ma­drid, 1959).

La for­ma que uti­li­za Al­ba para na­rrar su his­to­ria fa­mi­liar es fran­ca­men­te ori­gi­nal. Es­ta­mos en un ho­tel de la costa es­pa­ño­la, el Soly­mar. A él acu­den fa­mi­lias de re­cur­sos li­mi­ta­dos, pe­ro nues­tra au­to­ra só­lo des­pie­za a una de ellas, los Mos­car­dó, du­ran­te un fin de semana. Ca­da com­po­nen­te de es­ta fa­mi­lia es un mundo. O me­jor di­cho dos, el mundo en el cual vi­ven más peor que me­jor y su mundo in­te­rior, in­trans­fe­ri­ble, ex­cep­to a no­so­tros los lec­to­res. Al­re­de­dor de ellos se vin­cu­lan por ra­zo­nes pro­fe­sio­na­les otras per­so­nas. Jó­ve­nes con ca­rre­ras que aca­ban ha­cien­do de en­tre­te­ne­do­res de los hués­pe­des. Y más le­jos, unos jó­ve­nes que van al­ma­ce­nan­do to­do el odio con­tra ellos, en tan­to cul­pa­bles abs­trac­tos de to­dos sus ma­les pri­va­dos y so­cia­les. Un odio in­con­tro­la­ble y fa­tal. Y no fal­ta el ex­tran­je­ro, con su bio­gra­fía ator­men­ta­da.

La no­ve­la se es­truc­tu­ra en pe­que­ños ca­pí­tu­los. Ca­da uno de ellos des­cri­be a los com­po­nen­tes de los Mos­car­dó, jun­to a sus re­sen­ti­mien­tos, fo­bias y fi­lias fa­mi­lia­res, y tan­tas frus­tra­cio­nes di­si­mu­la­das. Son co­mo es­la­bo­nes del re­la­to fi­lial. Pe­ro tam­bién son fogonazos de nues­tro pre­sen­te. La dan­za del sol re­la­ta el mundo que nos ro­dea. El mundo de nues­tros hi­jos y el de nues­tros trá­gi­cos y equi­vo­ca­dos enemi­gos. Isa­bel Al­ba ha es­cri­to no so­lo una mag­ní­fi­ca no­ve­la. Ha es­cri­to un mi­la­gro li­te­ra­rio. La es­cri­tu­ra no se con­for­ma con es­tar. Trans­cu­rre, se des­li­za con los he­chos que na­rra y nos de­ja en los ojos y la me­mo­ria la fe­li­ci­dad sos­pe­cha­da, la amar­gu­ra irre­me­dia­ble y la fa­ta­li­dad sin vuel­ta atrás. No son bue­nas no­ti­cias, pe­ro mien­tras ha­ya quien nos lo re­la­te con es­te ar­te, el con­sue­lo no se­rá po­co.

La dan­za del sol

Isa­bel Al­ba Acan­ti­la­do, 2018 216 pá­gi­nas. 14 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.