Del co­ci­do y los ma­ca­rro­nes

El País (América) - - CRÍTICAS LIBROS - POR CARLOS ZA­NÓN

Con El fu­ne­ral de Lo­li­ta, Lu­na Mi­guel (Al­ca­lá de He­na­res, 1990) rea­li­za su pri­me­ra in­cur­sión en la no­ve­la. Co­mo poe­ta, es au­to­ra de li­bros co­mo La tum­ba del ma­ri­ne­ro o El arre­ci­fe de las si­re­nas. En bre­ve, Lu­men pu­bli­ca­rá una edi­ción am­plia­da del en­sa­yo El de­do, que has­ta la fe­cha só­lo es­ta­ba dis­po­ni­ble di­gi­tal­men­te.

El ar­gu­men­to de es­ta no­ve­la gi­ra al­re­de­dor de Helena, trein­ta­ñe­ra re­si­den­te en Barcelona que tra­ba­ja co­mo crí­ti­ca gas­tro­nó­mi­ca. El de­to­nan­te de la his­to­ria se pro­du­ce cuan­do co­no­ce la no­ti­cia de la muer­te de su an­ta­ño pro­fe­sor de li­te­ra­tu­ra del ins­ti­tu­to, Roberto, 24 años ma­yor que ella, con quien tu­vo re­la­cio­nes cuan­do ella era una cría, to­do ello ade­re­za­do con hum­ber­tia­nas lec­tu­ras de Kun­de­ra y poe­tas del 27. Helena de­ci­de acu­dir al fu­ne­ral y re­gre­sar a su ciu­dad, Al­ca­lá de He­na­res. Que es una ma­ne­ra de acu­dir al lu­gar don­de su­frió la pér­di­da de sus pa­dres, una por en­fer­me­dad y el otro por de­pre­sión y sui­ci­dio. Re­cuer­dos fa­mi­lia­res, el re­en­cuen­tro con an­ti­guas ami­gas y la viu­da de Roberto, así co­mo una ciu­dad de la que se ale­jó la pro­ta­go­nis­ta pa­ra rein­ven­tar­se y so­bre­vi­vir.

Ni en cuan­to al fon­do ni a la for­ma la no­ve­la lle­ga a fun­cio­nar. Su lec­tu­ra se ha­ce mo­ro­sa al ca­re­cer de pe­lliz­co y ara­ña­zo. Ni tan si­quie­ra irri­ta o mo­les­ta, que es lo que a ve­ces pue­de dis­tor­sio­nar una lec­tu­ra y aven­tu­rar que uno no en­tre por có­mo le sir­ven el gui­so más que por el gui­so en sí. La pro­sa es sen­ci­lla, a ra­tos enu­me­ra­ti­va, cer­ca­na a una poe­sía sen­ti­men­tal sin ape­nas uso de imá­ge­nes o jue­gos. El li­bro pa­re­ce ha­ber si­do ce­pi­lla­do tan­to que no que­da atis­bo al­guno de ra­bia ni in­ten­si­dad lí­ri­ca, ar­gu­men­tal o de ca­rac­te­ri­za­ción dra­má­ti­ca. Se alar­ga en ex­ce­so la lle­ga­da del con­flic­to y su re­so­lu­ción es un ga­ti­lla­zo que no te enoja por­que ya ha­bías per­di­do cual­quier es­pe­ran­za. Echas de me­nos ten­sión, in­te­rés y un mí­ni­mo de elec­tri­ci­dad en la pro­sa —a ex­cep­ción de al­gu­nos diá­lo­gos—, y sor­pren­de por­que crees en­tre­ver un po­ten­cial pa­ra eso en la au­to­ra y en el ar­gu­men­to.

Lu­na Mi­guel pa­re­ce po­ner to­da la apues­ta en su per­so­na­je y en la pro­yec­ción se­xual que Helena tie­ne de sí mis­ma, pe­ro el per­so­na­je no es­tá a la al­tu­ra de esa con­fian­za. Ello es más gra­ve por­que el te­ma, la he­ri­da, el ajus­te de cuen­tas o due­lo po­dría ha­ber si­do ex­pli­ca­do des­de la ra­bia o el amor, el odio, la au­sen­cia, la ven­gan­za o la im­pa­si­bi­li­dad o to­do lo con­tra­rio, lo que hu­bie­ra que­ri­do dar­nos —cual­quier co­sa— su au­to­ra a tra­vés del per­so­na­je, de por qué es co­mo es aho­ra vi­nien­do de aque­llo. El mis­mo es­pí­ri­tu que Helena po­nía en sus crí­ti­cas gas­tro­nó­mi­cas lo hu­bie­ra po­di­do tras­la­dar a la ex­ca­va­ción y ele­va­ción de ella co­mo per­so­na­je en su pro­pia vi­da. Pe­ro eso no lle­ga a su­ce­der nun­ca y, al aca­bar el li­bro, te que­da la sen­sa­ción de que o bien an­tes ha­bía­mos leí­do mal a su au­to­ra o no pue­des ha­cer un co­ci­do con los in­gre­dien­tes con que co­ci­nas unos ma­ca­rro­nes.

El fu­ne­ral de Lo­li­ta

Lu­na Mi­guel

Lu­men, 2018

196 pá­gi­nas. 17,90 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.