Poe­ta de ci­ne. En­cuen­tro con Ron Pad­gett, au­tor de los ver­sos del Pa­ter­son de Jar­musch

Es uno de los poe­tas más re­co­no­ci­dos en EE UU, pe­ro per­ma­ne­cía iné­di­to has­ta aho­ra en es­pa­ñol. Su co­la­bo­ra­ción con Jim Jar­musch en la pe­lí­cu­la Pa­ter­son ha im­pul­sa­do por fin la tra­duc­ción de to­dos sus poe­mas en una an­to­lo­gía bi­lin­güe

El País (América) - - BABELIA - POR EDUAR­DO LA­GO

Es­ta es una his­to­ria pro­ta­go­ni­za­da por poe­tas. El pri­me­ro es Ron Pad­gett, na­ci­do en Tul­sa, Oklaho­ma, en 1942, en el seno de una fa­mi­lia de tra­ba­ja­do­res. Su pa­dre vi­vía de la com­pra­ven­ta de co­ches y el con­tra­ban­do de al­cohol ca­se­ro, ac­ti­vi­dad en la que so­lía ayu­dar­le su es­po­sa. A los 12 años, em­pe­zó a es­cri­bir poe­mas de ma­ne­ra com­pul­si­va co­mo reac­ción al re­cha­zo de una chi­ca de su cla­se de la que se ha­bía enamo­ra­do. A los 16 años, la lec­tu­ra de Wi­lliam Carlos Wi­lliams le hi­zo com­pren­der el ca­rác­ter de to­ta­li­dad que po­día re­ves­tir la poe­sía y to­mó la de­ci­sión de en­tre­gar­se por en­te­ro a ella. El en­cuen­tro tie­ne lu­gar en un ca­fé del East Vi­lla­ge neo­yor­quino, cer- ca de la ca­sa don­de vi­ve des­de ha­ce 51 años. Pad­gett es un hom­bre ex­tre­ma­da­men­te pul­cro y ama­ble, de ojos cla­ros. Se la­men­ta de la pre­ca­rie­dad de su vis­ta, que ha­ce que la lec­tu­ra le re­sul­te a ve­ces una ac­ti­vi­dad do­lo­ro­sa.

El ver­so de Wi­lliams que mar­có el cur­so de su vi­da y su es­cri­tu­ra pro­cla­ma que “no hay ideas sino en las co­sas”. Pad­gett lo co­men­ta así: “Es una suer­te de ma­ni­fies­to en mi­nia­tu­ra con el que jus­ti­fi­ca­ba la poe­sía que es­cri­bía él. Por su­pues­to se tra­ta de una exa­ge­ra­ción y es un pen­sa­mien­to que se con­tra­di­ce a sí mis­mo, pe­ro tie­ne un va­lor re­vul­si­vo. Cuan­do lo leí a los 16 años me abrió los ojos pa­ra siem­pre”. No obs­tan­te, cuan­do se le pre­gun­ta cuál es su pro­pia idea de poe­sía, Pad­gett se apre­su­ra a pun­tua­li­zar: “La poe­sía no es cues­tión de ideas. Si me hu­bie­ra da­do por pen­sar en la poe­sía des­de un pun­to de vis­ta abs­trac­to, pro­ba­ble­men­te ja­más ha­bría es­cri­to un so­lo poe­ma”.

To­da­vía es­ta­ba en el ins­ti­tu­to cuan­do fun­dó con dos ami­gos una re­vis­ta de poe­sía en la que, asom­bro­sa­men­te, lo­gró que co­la­bo­ra­ran au­to­res de la ta­lla de Allen Gins­berg, Jack Ke­rouac, Ro­bert Cree­ley o LeRoi Jo­nes. Pa­ra Pad­gett, ser poe­ta es in­com­pa­ti­ble con el ejer­ci­cio de nin­gún ofi­cio. A los 18 años se tras­la­dó a Nue­va York pa­ra es­tu­diar en Co­lum­bia Co­lle­ge, hoy Co­lum­bia Uni­ver­sity, don­de tu­vo co­mo pro­fe­sor al idio­sin­crá­ti­co Ken­neth Koch, uno de los miem­bros más

La de­vo­ción co­mún ha­cia Wi­lliam Carlos Wi­lliams for­jó una amis­tad en­tre el es­cri­tor y el ci­neas­ta que cul­mi­nó en el ci­ne

em­ble­má­ti­cos de la Es­cue­la Poé­ti­ca de Nue­va York, de la que for­ma­ban par­te John Ash­bery, Frank O’Ha­ra y Ja­mes Schuy­ler. En 1965, tras gra­duar­se, via­jó con una be­ca Ful­bright a Pa­rís, don­de des­cu­brió y tra­du­jo a Pie­rre Re­verdy, Gui­llau­me Apo­lli­nai­re y Blai­se Cen­drars. A su re­gre­so se ins­ta­ló con ca­rác­ter per­ma­nen­te en Nue­va York, con­vir­tién­do­se a su vez en uno de los miem­bros más só­li­dos de la se­gun­da ge­ne­ra­ción de la Es­cue­la de Poe­tas a cu­ya som­bra se for­mó. Au­tor de más de 20 tí­tu­los pu­bli­ca­dos a lo lar­go de me­dio si­glo, Pad­gett go­za en su país de un ex­tra­or­di­na­rio re­co­no­ci­mien­to. Ga­na­dor de nu­me­ro­sos ga­lar­do­nes, sus

Poe­mas reuni­dos, un vo­lu­men de 800 pá­gi­nas, ob­tu­vie­ron en 2014 el pres­ti­gio­so Premio Wi­lliam Carlos Wi­lliams.

Otras coin­ci­den­cias en­tran en jue­go. Diez años des­pués de que Pad­gett fue­ra alumno su­yo en Co­lum­bia, se ma­tri­cu­ló en la cla­se de Ken­neth Koch Jim Jar­musch, so­bre quien el carismático poe­ta tam­bién ejer­ce­ría una for­mi­da­ble in­fluen­cia. La se­gun­da coin­ci­den­cia sig­ni­fi­ca­ti­va en­tre Pad­gett y Jar­musch guar­da re­la­ción con la fi­gu­ra de Wi­lliam Carlos Wi­lliams. Ron Pad­gett te­nía 23 años cuan­do se pre­sen­tó ino­pi­na­da­men­te en la ca­sa de Wi­lliams, epi­so­dio de gran va­lor sim­bó­li­co que 50 años des­pués evo­ca así: “Wi­lliams ha­bía muer­to ha­cía po­co cuan­do un gru­po de ami­gos nos pre­sen­ta­mos sin anun­ciar­nos en ca­sa de su viu­da, Flos­sie, y lla­ma­mos a la puer­ta. Flos­sie nos de­jó pa­sar, nos in­vi­tó a ga­lle­tas y cer­ve­za, y nos mos­tró el lu­gar don­de tra­ba­ja­ba su ma­ri­do”. La pe­re­gri­na­ción de Jar­musch a los lu­ga­res sa­gra­dos de la ima­gi­na­ción de Wi­lliams tu­vo lu­gar más de tres dé­ca­das des­pués, a fi­na­les de los no­ven­ta, cuan­do acu­dió a la lo­ca­li­dad de Pa­ter­son, evo­ca­da por el poe­ta en una de sus obras fun­da­men­ta­les, Pa­ter­son,

New Jer­sey. Con las ca­ta­ra­tas del río Pas­saic can­ta­das por Wi­lliams co­mo tras­fon­do, Jar­musch de­ci­dió que al­gún día di­ri­gi­ría una pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por un poe­ta que lle­va­ría el mis­mo nom­bre que la ciu­dad: Pa­ter­son.

Pad­gett no su­po de la exis­ten­cia de Jim Jar­musch has­ta que un día su hi­jo vio Ex­tra­ños en el pa­raí­so y, asom­bra­do por la afi­ni­dad del ci­neas­ta con la sen­si­bi­li­dad poé­ti­ca de su pa­dre, le ins­tó a ver la pe­lí­cu­la. Im­pac­ta­do, Pad­gett pro­ce­dió a ver la fil­mo­gra­fía com­ple­ta de Jar­musch has­ta la fe­cha. Años des­pués, Pad­gett y Jar­musch coin­ci­die­ron por fin en per­so­na en una ce­na or­ga­ni­za­da por Paul Aus­ter en su ca­sa de Brooklyn. Du­ran­te el via­je de re­gre­so a Man­hat­tan en ta­xi, el ci­neas­ta y el poe­ta con­fe­sa­ron co­no­cer en pro­fun­di­dad sus obras res­pec­ti­vas, dan­do así co­mien­zo una só­li­da amis­tad. Al­gún tiem­po des­pués, en 2014, Jar­musch lla­mó a Pad­gett pa­ra de­cir­le que ne­ce­si­ta­ba su ayu­da. La ho­ra de ha­cer reali­dad la pe­lí­cu­la que se le ocu­rrió cuan­do fue a Pa­ter­son ca­si 20 años an­tes ha­bía lle­ga­do. Su pro­ta­go­nis­ta era un con­duc­tor de au­to­bús que es­cri­bía poe­mas y tra­ba­ja­ba en una ciu­dad que, co­mo él, res­pon­día al nom­bre de Pa­ter­son. La idea del fil­me es­ta­ba per­fi­la­da en to­dos sus de­ta­lles sal­vo uno: Jar­musch ne­ce­si­ta­ba que al­guien es­cri­bie­ra los poe­mas del pro­ta­go­nis­ta, y ha­bía pen­sa­do en en­car­gár­se­los a él. Pad­gett acep­tó. “De re­pen­te soy fa­mo­so”, ex­cla­ma con re­go­ci­jo al final de la en­tre­vis­ta, pun­tua­li­zan­do a con­ti­nua­ción: “Me sien­to fe­liz y es­toy or­gu­llo­so de que se me aso­cie con una pe­lí­cu­la tan her­mo­sa”.

Una de las con­se­cuen­cias de la co­la­bo­ra­ción es que, gra­cias a la cin­ta, por fin se ha tra­du­ci­do la poe­sía de Pad­gett al es­pa­ñol, en un de­li­ca­do vo­lu­men que re­co­ge una se­lec­ción de sus poe­mas y que lle­va por tí­tu­lo el de uno de sus li­bros más ce­le­bra­dos:

Có­mo ser per­fec­to. El hu­mor, la sa­ga­ci­dad, la iro­nía, la su­til in­te­li­gen­cia y sa­bi­du­ría pa­ten­tes en las obras del poe­ta de la ima­gen que es Jar­musch se com­pe­ne­tran a la per­fec­ción con los ver­sos de Pad­gett. El lec­tor en es­pa­ñol es­tá de en­ho­ra­bue­na.

PAS­CAL PE­RICH

Jun­to a es­tas lí­neas, fo­to­gra­ma de la pe­lí­cu­la Pa­ter­son. A la iz­quier­da, Ron Pad­gett, re­tra­ta­do la se­ma­na pa­sa­da en su ca­sa de Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.