Lo con­tra­rio de lo que di­go, ha­go

El País (América) - - TEATRO CRÍTICAS - POR JAVIER VA­LLE­JO

Un tí­tu­lo equí­vo­co. Le­jos de im­po­ner­les un cas­ti­go jus­to a su es­po­sa y a su hi­jo, el du­que de Fe­rra­ra co­me­te con ellos un cri­men ho­rrí­sono. El cas­ti­go sin ven­gan­za es ejem­plo de có­mo abor­dó el tea­tro es­pa­ñol un gé­ne­ro al que los in­gle­ses bau­ti­za­ron re­ven­ge tra­gedy, el cual tu­vo a Sha­kes­pea­re y Midd­le­ton en­tre sus cul­ti­va­do­res. Lo­pe de Vega, más ele­gan­te, no in­vi­ta al pú­bli­co a ban­que­tes san­gui­no­len­tos co­mo el de Ti­tus An­dro­ni­cus ni siem­bra la tie­rra de ca­dá­ve­res co­mo Webs­ter ha­ce en La du­que­sa de Amal­fi. En es­ta obra, lo tru­cu­len­to que­da pa­ra el desen­la­ce: lo que Lo­pe aho­rra en cas­que­ría, lo in­vier­te en psi­co­lo­gía.

Tie­ne mi­ga in­tros­pec­ti­va el trián­gu­lo in­ces­tuo­so que for­man sus pro­ta­go­nis­tas: el du­que de Fe­rra­ra, cu­yas ba­jas pa­sio­nes abo­can a su Es­ta­do a la des­apa­ri­ción; su hi­jo Fe­de­ri­co, a quien el amor cos­ta­rá la vi­da, y Ca­san­dra, luz in­ter­mi­ten­te en­tre dos som­bras. En El cas­ti­go sin ven­gan­za, el “cri­men re­pa­ra­ble so­lo con un cri­men ma­yor” no se pro­du­ce has­ta bien en­tra­da la pie­za: las dos pri­me­ras jor­na­das en­tre­te­jen un dra­ma psi­co­ló­gi­co avant la let­tre. Ti­tu­lán­do­lo así, Lo­pe qui­so de­cir que el du­que, maes­tro de la can­ca­mu­sa, con­si­gue car­gar so­bre las es­pal­das de su hi­jo un cri­men del que es ino­cen­te.

Ori­lla­do du­ran­te sus úl­ti­mos años, el au­tor de El ar­te nue­vo de ha­cer co­me­dias se im­pu­so el re­to de es­cri­bir una al gus­to de las que se es­ti­la­ban por aque­llos años. Pa­ra­fra­seán­do­le: cuan­do Lo­pe qui­so, pu­do. El cas­ti­go… es un tour de for­ce in­ter­pre­ta­ti­vo por el mo­do en el cual su tra­ma en­tre­ve­ra luz y ti­nie­bla, por los plie­gues de los afec­tos que sien­ten sus pro­ta­go­nis­tas y el do­ble fi­lo de los par­la­men­tos que de­ben pro­nun­ciar. Aga­rrar al­guno de es­tos re­quie­re tan­to va­lor co­mo pa­rar la aco­me­ti­da de un ri­val su­je­tan­do su cu­chi­llo por la ho­ja a mano des­nu­da.

El mon­ta­je de Helena Pimenta abun­da en el es­ti­lo acu­ña­do allá por sus años de Trabajos de amor per­di­dos, pro­fun­di­za­do des­de que se pu­so al fren­te de la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Tea­tro Clá­si­co y ca­rac­te­ri­za­do por el uso de ves­tua­rio y atre­zo anacró­ni­cos, el tra­zo mo­nu­men­tal del es­pa­cio es­cé­ni­co y la bús­que­da de una at­mós­fe­ra fic­cio­nal. Tie­ne to­do ello em­pa­que, pe­ro qui­zá no es­tá tan bien traí­do aquí co­mo en otras oca­sio­nes.

La fun­ción no dis­cu­rre con el tono trá­gi­co exac­to y el dra­ma en­se­ña la ore­ja, a pe­sar de la bon­dad de sus in­tér­pre­tes. En su pa­pel axial, Joa­quín No­ta­rio la­bra con gu­bia la anag­nó­ri­sis del du­que: con­si­gue pa­sar de la co­me­dia a la tra­ge­dia cual an­fi­bio, sin que se ad­vier­ta es­fuer­zo al­guno en el trán­si­to. Tie­nen fus­te las in­ter­pre­ta­cio­nes que Ra­fa Cas­te­jón y Bea­triz Ar­güe­llo ha­cen de la pa­re­ja in­ces­tuo­sa (su Ca­san­dra se vuel­ve leona cuan­do Fe­de­ri­co le anun­cia su tác­ti­ca), pe­ro ¿hay química en­tre ellos?

Fe­roz, la Cin­tia de Lo­la Bal­drich. Ladino y afi­la­do, el gra­cio­so de Carlos Cha­ma­rro. Elo­cuen­te, en la tra­di­ción del men­sa­je­ro que anun­cia las nue­vas en el tea­tro grie­go, el Ri­car­do de Ale­jan­dro Pau.

El cas­ti­go sin ven­gan­za

Lo­pe de Vega. Di­rec­ción: Helena Pimenta Com­pa­ñía Na­cio­nal de Tea­tro Clá­si­co. Tea­tro de la Co­me­dia. Ma­drid. Has­ta el 9 de fe­bre­ro de 2019

SERGIO PA­RRA

Ima­gen de El cas­ti­go sin ven­gan­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.