Un cir­co de in­vierno

Ma­rio Gas re­cu­pe­ra la de­sola­ción de la re­cor­da­da pe­lí­cu­la de Fe­lli­ni, en una ver­sión in­ter­pre­ta­da por los ac­to­res Al­fre­do La­ra, Ve­ró­ni­ca Eche­gui y Al­ber­to Igle­sias

El País (América) - - TEATRO CRÍTICAS - POR MAR­COS OR­DÓ­ÑEZ

AMa­rio Gas le aso­ma el al­ma uru­gua­ya en La Stra­da. Veo la fun­ción e ima­gino a su madre en Mon­te­vi­deo, lle­ván­do­le en bra­zos, avan­zan­do con­tra el vien­to y la ga­rúa del as­ti­lle­ro, y pien­so en aque­llo que di­jo Onet­ti: “Co­mo un día de llu­via en que me traen un abri­go em­pa­pa­do para po­nér­me­lo”. Ese es el cli­ma y la tris­te­za arra­sa­do­ra de la pe­lí­cu­la de Fe­lli­ni, que no re­cor­da­ba tan os­cu­ra. Gas le ha aña­di­do, para em­pe­zar, tres pa­ya­sos es­pec­tra­les que nos re­ci­ben en La Aba­día ves­ti­dos de ne­gro, con som­bre­ros bec­ket­tia­nos y na­ri­ces ro­jas. En el es­ce­na­rio, tres pan­ta­llas don­de se pro­yec­tan frag­men­tos en blan­co y ne­gro (con des­te­llos en ro­jo) de una pe­lí­cu­la so­ña­da, a car­go del maes­tro Ál­va­ro Lu­na, co­mo res­tos arro­ja­dos a la pla­ya. Y en la es­tam­pa fi­nal ve­re­mos a los tres, per­di­dos, eter­nos fan­tas­mas, fren­te al mar.

En el es­ce­na­rio, un ca­rro­ma­to re­co­rre los ca­mi­nos de­sola­dos, gé­li­dos. La luz de Fe­li­pe Ra­mos pin­ta ga­mas de gri­ses. Más tar­de bro­ta­rán lu­ces al­tas en la no­che, y car­te­lo­nes, en co­lo­res des­leí­dos, de un cir­co ima­gi­na­rio, inal­can­za­ble. Más que es­tam­pas de la pos­gue­rra ita­lia­na, la es­ce­no­gra­fía de Juan Sanz ha­ce pen­sar en los oa­kies de Las uvas de la ira en los días de la de­pre­sión. No hay mí­ti­ca. Zam­pa­nò no tie­ne na­da que ver con el in­ven­ci­ble Lo­ta­rio de Las aven­tu­ras de Man­dra­ke. El for­zu­do del ca­rro­ma­to ha­ce lo úni­co que sa­be ha­cer: rom­per una ca­de­na con el pe­cho. Al­fre­do La­ra en­car­na a un Zam­pa­nò vio­len­to, tur­bio, frío, in­ca­paz de amar. Yo le vi esos per­fi­les cuan­do fue el bru­tal Wal­ter de Emilia, de Clau­dio Tol­ca­chir, don­de me de­jó es­tre­me­ci­do. Pen­sé en Ja­mes Gan­dol­fi­ni, y aquí es más Gan­dol­fi­ni que nun­ca, aun­que, si lo pien­so, me vie­ne a la ca­be­za un jo­ven Jean Ga­bin, por­que la pe­lí­cu­la de Fe­lli­ni es­tá muy cer­ca, a mis ojos, del ci­ne de­ses­pe­ra­do de Mar­cel Car­né.

A la ac­triz Ve­ró­ni­ca Eche­gui le to­ca el di­fi­ci­lí­si­mo rol de Gel­so­mi­na, que fue la re­ve­la­ción (y la con­sa­gra­ción) de Giu­liet­ta Ma­si­na. Gel­so­mi­na es un co­ra­zón ge­ne­ro­so, inocen­te co­mo una pe­rri­lla, fiel in­clu­so a quien la pa­tea. Eche­gui es la en­car­na­ción de la pu­re­za. Ex­ha­la en­can­to y do­lor. Pe­ro, a mi mo­do de ver, es de­ma­sia­do gua­pa para que me la crea co­mo Gel­so­mi­na. Me cues­ta tra­gar­me que su madre se la ven­dió a Zam­pa­nò por cua­tro cha­vos. En cam­bio, es muy con­vin­cen­te su com­po­si­ción aními­ca, el tem­blor de esa po­bre ca­be­za ca­da vez más per­di­da, y me des­ga­rra su des­va­río fi­nal, cuan­do lla­ma a gri­tos al Lo­co, y la me­lo­día de su trom­pe­ta, una de las me­jo­res com­po­si­cio­nes de Nino Ro­ta, sue­na co­mo el vien­to. Al­ber­to Igle­sias, del que to­da­vía re­cuer­do sus seis per­so­na­jes en In­cen­dios, es el Lo­co. Un fu­nám­bu­lo exis­ten­cia­lis­ta, un pa­ya­so lú­ci­do, son­rien­te pe­ro amar­go, que pre­vé su pro­pia muer­te. No creo que a Igle­sias le ha­ga fal­ta esa ri­sa con la que qui­zás se bus­ca su­ge­rir su la­do os­cu­ro: esa reite­ra­ción (úni­ca pe­ga) me re­sul­ta ar­ti­fi­cio­sa y un tan­to can­si­na.

Me gus­tan mu­cho los diá­lo­gos de Fe­lli­ni, Flaiano y Pi­ne­lli, en la ver­sión que Gerard Váz­quez pu­bli­có en 1999. Y me gus­tan las “vo­ces mu­si­ca­les”: ca­da per­so­na­je tie­ne un ins­tru­men­to que le de­fi­ne. El vio­lín del Lo­co guía la trom­pe­ta de Gel­so­mi­na, que sue­na con­mo­ve­do­ra­men­te des­afi­na­da, con una es­cuá­li­da ale­gría. El tam­bor de Zam­pa­nò sue­na co­mo el la­dri­do de un pe­rro que no sa­be pe­dir de otra ma­ne­ra. La par­ti­tu­ra de Ores­tes Gas tie­ne pa­sa­jes ro­mán­ti­cos y te­ne­bro­sos, que a ve­ces vie­ne a ser lo mis­mo, y crea una at­mós­fe­ra muy bien ce­ñi­da, en la que tam­bién des­ta­can los si­len­cios en­tre Gel­so­mi­na y Zam­pa­nò.

¿Qué echo en fal­ta? Al­gu­nas es­ta­cio­nes del ca­mino, al­gu­nos per­so­na­jes se­cun­da­rios. En­tien­do que Gas quie­re un mon­ta­je muy des­nu­do, y op­ta por li­mi­tar­se a los tres pro­ta­go­nis­tas para con­den­sar la his­to­ria, ha­cer­la más hon­da, sin des­car­gos, aun­que se agra­de­cen los mo­men­tos de hu­mor, co­mo la es­tu­pen­da es­ce­na en la que el Lo­co arrui­na el nú­me­ro de Zam­pa­nò.

El prin­ci­pal ries­go de la fun­ción es, qui­zás, su len­ti­tud. No es lar­ga (una ho­ra y 35 mi­nu­tos), pe­ro avan­za a un rit­mo un tan­to pre­mio­so. La ga­rúa em­pa­pa po­co a po­co, cier­to, y tra­ge­dia y de­sola­ción no siem­pre avan­zan con ra­pi­dez, pe­ro po­dar o ace­le­rar al­gu­nas la­si­tu­des qui­zás no ven­dría mal.

Una idea sen­sa­cio­nal: la apa­ri­ción fil­ma­da de Glo­ria Mu­ñoz, la due­ña del bar don­de Zam­pa­nò re­ci­be la más tris­te no­ti­cia. Y no­so­tros. Una es­ce­na que no re­cor­da­ba en la pe­lí­cu­la. La ac­triz, bri­llan­do li­te­ral y me­ta­fó­ri­ca­men­te en un su­ti­lí­si­mo blan­co y ne­gro, tal­men­te otro per­so­na­je de Mar­cel Car­né. O de no­ve­la de Si­me­non: La viu­da Cou­derc, por ejem­plo.

Tam­bién he vis­to y aplau­di­do L’ha­bi­ta­ció del cos­tat (The Vi­bra­tor Play), una de­li­ca­da y sor­pren­den­te pie­za de Sarah Ruhl, mon­ta­da por Ju­lio Man­ri­que en la Villarroel bar­ce­lo­ne­sa. El pró­xi­mo sá­ba­do se lo cuen­to.

La Stra­da

Federico Fe­lli­ni. Di­rec­ción: Ma­rio Gas Tea­tro de La Aba­día. Ma­drid Has­ta el 30 de di­ciem­bre

SER­GIO PA­RRA

Una es­ce­na de la obra tea­tral La Stra­da, di­ri­gi­da por Ma­rio Gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.