El op­ti­mis­mo ale­mán fren­te al gru­ñi­do po­pu­lis­ta

El par­ti­do eco­lo­gis­ta triun­fa en las en­cues­tas con un dis­cur­so po­si­ti­vo y ale­ja­do de exi­gen­cias ma­xi­ma­lis­tas

El País (América) - - INTERNACIONAL - ANA CAR­BA­JO­SA,

El ru­ti­lan­te co­lí­der de los Ver­des, Ro­bert Ha­beck, anun­ció es­ta se­ma­na que se ba­ja­ba de Twit­ter des­pués de me­ter la pa­ta por se­gun­da vez en po­cos me­ses en la red so­cial. Sus tro­pie­zos cons­ti­tu­yen una ra­re­za en la re­cien­te tra­yec­to­ria de un lí­der y so­bre to­do de un par­ti­do en im­pa­ra­ble as­cen­so. El bu­que in­sig­nia del eco­lo­gis­mo po­lí­ti­co eu­ro­peo en­ca­de­na triun­fos en elec­cio­nes re­gio­na­les y se ha con­ver­ti­do en el se­gun­do par­ti­do en in­ten­ción de vo­to en Ale­ma­nia, su­peran­do con cre­ces a la so­cial­de­mo­cra­cia. Los Ver­des ale­ma­nes han sido ca­pa­ces de ofre­cer una al­ter­na­ti­va atrac­ti­va al po­pu­lis­mo, con un re­la­to op­ti­mis­ta, eu­ro­peís­ta y to­le­ran­te, en la era del ca­breo ciu­da­dano y la in­dig­na­ción per­ma­nen­te. De mo­men­to, les fun­cio­na.

“Nos he­mos con­ver­ti­do en la voz del op­ti­mis­mo, de­ci­mos cla­ra­men­te lo que que­re­mos”, sos­tie­ne Fran­zis­ka Brant­ner, una de las lí­de­res de Los Ver­des en el Par­la­men­to ale­mán y por­ta­voz de política eu­ro­pea. Su éxi­to, re­co­no­ce sin em­bar­go, obe­de­ce en par­te al de­cli­ve de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les ale­ma­nes, que atra­vie­san ho­ras muy ba­jas. “Sin­ce­ra­men­te, par­te de nues­tro éxi­to res­pon­de tam­bién a la de­bi­li­dad de los de­más par­ti­dos. Los so­cial­de­mó­cra­tas (SPD) es­tán muy de­bi­li­ta­dos, la CDU y Die Lin­ke es­tán in­mer­sos en sus pe­las in­ter­nas. No­so­tros sin em­bar­go, en el úl­ti­mo año he­mos es­ta­do muy uni­dos”, ase­gu­ra Brant­ner.

Mos­trar uni­dad de­jan­do atrás la eter­na pelea en­tre realos —prag­má­ti­cos— y fun­dis —ra­di­ca­les— y mos­trar­se co­mo un par­ti­do fle­xi­ble y dis­pues­to al com­pro­mi­so son sus prin­ci­pa­les ba­zas, aún a ries­go de que su iden­ti­dad aca­be por di­luir­se. “Tie­nes que ser ra­di­cal en tus ob­je­ti­vos de sal­var al pla­ne­ta y sal­var Eu­ro­pa, pe­ro tie­nes que ser fle­xi­ble a la ho­ra de de­ci­dir có­mo al­can­zar esos ob­je­ti­vos”, sos­tie­ne Brant­ner. “El mun­do se ha con­ver­ti­do en un lu­gar muy com­ple­jo. To­do cam­bia muy rá­pi­do y hay que ser ca­paz de ser fle­xi­ble y adap­tar­se”, di­ce sin com­ple­jo la re­pre­sen­tan­te de un par­ti­do que po­co tie­ne que ver con aque­lla for­ma­ción an­ti­es­ta­blish­ment y pa­ci­fis­ta ra­di­cal, que en los ochen­ta se pre­sen­ta­ba con za­pa­ti­llas de de­por­te y flo­res en las ma­nos.

Un mi­li­tan­te ver­de de Lan­gen (oes­te de Ale­ma­nia), ex­pli­ca el mag­ne­tis­mo que ejer­ce ese prag­ma­tis­mo. “Ha­ce­mos cam­pa­ñas en la ca­lle to­dos los do­min­gos y la gen­te nos di­ce que tie­ne la sen­sa­ción de que ya no so­mos un par­ti­do de opo­si­ción fun­da­men­tal, que so­mos más prag­má­ti­cos y que es­ta­mos dis­pues­tos a en­con­trar ob­je­ti­vos rea­lis­tas. El ma­xi­ma­lis­mo es­pan­tó a mu­cha gen­te en el pa­sa­do”, in­ter­pre­ta Olaf Her­mann, de 52 años.

Jür­gen Fal­ter, po­li­tó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Mainz ex­pli­ca que “los nue­vos vo­tan­tes de Los Ver­des ya no se sien­ten re­pre­sen­ta­dos por par­ti­dos tra­di­cio­na­les. Los Ver­des tie­nen una ima­gen de par­ti­do mo­derno y mo­de­ra­do, que se ocu­pa de te­mas que le im­por­tan a la gen­te co­mo el cam­bio cli­má­ti­co o el trans­por­te. Co­mo mu­chos ale­ma­nes, son ade­más fir­mes de­fen­so­res de la in­te­gra­ción eu­ro­pea”. Y aña­de que “con su con­cep­to de pa­trio­tis­mo po­si­ti­vo han sa­bi­do ade­más con­ven­cer a la gen­te de que re­pre­sen­tan ala Hei­mat [un tér­mino a me­dio ca­mino en­tre pa­tria, co­mu­ni­dad y sen­ti­do de per­te­nen­cia], de que son ca­pa­ces de pre­ser­var el cam­po y el pai­sa­je ale­mán”.

Aho­ra no hay un ca­ta­li­za­dor úni­co y sí hay una co­yun­tu­ra, el au­ge del po­pu­lis­mo, que ame­na­za con per­ma­ne­cer. Klei­nert ex­pli­ca que Los Ver­des, con su ha­lo pro­gre­sis­ta, jo­ven y ur­ba­ni­ta re­pre­sen­tan las an­tí­po­das de la ul­tra­de­re­cha (Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia, AfD). AfD lu­cha con­tra las trans­for­ma­cio­nes so­cia­les pro­gre­sis­tas que Los Ver­des han con­tri­bui­do a for­jar. “Re­pre­sen­tan los dos po­los opues­tos. Tam­bién en cuan­to a ac­ti­tud, y eso es un fac­tor muy im­por­tan­te. Si pa­ra unos, to­do es de­ge­ne­ra­ción y de­cli­ve, Los Ver­des, aun­que ha­blen de cri­sis eco­ló­gi­ca, son ca­pa­ces de vin­cu­lar­lo con un es­pí­ri­tu po­si­ti­vo”, aña­de Klei­nert. Los co­lí­de­res Ro­bert Ha­beck y An­na­le­na Baer­bock, te­le­gé­ni­cos y ar­ti­cu­la­dos, que caen sim­pá­ti­cos, han con­tri­bui­do en bue­na ma­ne­ra a mar­car un tono de bue­nas vi­bra­cio­nes, fren­te al gru­ñi­do po­pu­lis­ta.

Las elec­cio­nes en Ba­vie­ra de oc­tu­bre fue­ron una mues­tra de la cre­cien­te fuer­za de Los Ver­des. “Al mar­gen de que au­men­tá­ra­mos en vo­tos —lo­gra­ron con un 17,6% que­brar la his­tó­ri­ca he­ge­mo­nía con­ser­va­do­ra—, lo­gra­mos de fac­to desafiar el re­la­to de Afd. Al fi­nal de la cam­pa­ña, la CSU [los to­do­po­de­ro­sos con­ser­va­do­res bá­va­ros] tu­vie­ron que cam­biar su dis­cur­so en cuan­to a in­mi­gra­ción. Con­tri­bui­mos a cen­trar el de­ba­te”, di­ce Brant­ner.

/ A. WEIGEL (GETTY)

Miem­bros de Los Ver­des de Ba­vie­ra en un con­gre­so del par­ti­do ce­le­bra­do el 20 de oc­tu­bre pa­sa­do en Ra­tis­bo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.