Sa­lir ade­lan­te día a día en Ve­ne­zue­la

La gra­ve cri­sis y el mo­de­lo cha­vis­ta obli­gan a mi­llo­nes de per­so­nas a so­bre­vi­vir co­mo pue­den

El País (América) - - PORTADA - FRAN­CES­CO MANETTO,

Ma­ria­na Sil­va, de 43 años, y sus tres hi­jos vi­ven ca­da día la ru­le­ta ve­ne­zo­la­na. “No­so­tros nun­ca fui­mos mi­llo­na­rios, pe­ro co­mía­mos”, re­la­ta. “En es­ta ca­sa co­mer hoy en día un sánd­wich de ja­món y que­so es un lu­jo. Si con­si­go pas­ta a pre­cios re­gu­la­dos, co­me­mos cin­co días pas­ta”. Con­tac­tos, in­ge­nio y suer­te. La inusi­ta­da emer­gen­cia eco­nó­mi­ca trans­for­ma el día a día de mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos en un jue­go an­gus­tio­so. ¿De dón­de sa­le el di­ne­ro pa­ra so­bre­vi­vir? En el ca­so de Ma­ria­na Sil­va, de la ven­ta de ob­je­tos de la fa­mi­lia, de la so­li­da­ri­dad y del apo­yo de los alle­ga­dos. Ella no quie­re ir­se co­mo han he­cho más de tres mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos. Ni­co­lás Ma­du­ro to­mó po­se­sión el pa­sa­do jue­ves has­ta 2025, y des­per­tar en el país es, ca­da ma­ña­na, el pa­so pre­vio a una pre­gun­ta vi­tal: ¿Ha lle­ga­do el mo­men­to de ir­se?

Des­per­tar en Ve­ne­zue­la es, ca­da ma­ña­na, el pa­so pre­vio a una pre­gun­ta vi­tal. ¿Ha lle­ga­do el mo­men­to de ir­se? Se la ha­cen los jó­ve­nes, las fa­mi­lias, los que se que­dan a la es­pe­ra de las re­me­sas, las cla­ses po­pu­la­res que so­bre­vi­ven a du­ras pe­nas con las ayu­das del Go­bierno y los que nun­ca ha­bían te­mi­do el fan­tas­ma de la mi­se­ria. La lu­cha por la vi­da co­ti­dia­na gol­pea a to­dos, aun­que gol­pea con fuer­za de­sigual. La to­ma de po­se­sión el pa­sa­do jue­ves de Ni­co­lás Ma­du­ro, que man­ten­drá el po­der has­ta 2025, es el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de una de­ri­va ins­ti­tu­cio­nal sin freno. A eso se aña­de una emer­gen­cia eco­nó­mi­ca que con­vier­te la ru­ti­na de mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos en un jue­go an­gus­tio­so en el que hay que com­bi­nar con­tac­tos, in­ge­nio y suer­te. Aun­que, al fi­nal, to­do aca­ba pa­re­cién­do­se a una ru­le­ta.

Los días de Ma­ria­na Sil­va, de 43 años, son un ejem­plo de có­mo se afron­ta esa ca­rre­ra de obs­tácu­los den­tro de una fa­mi­lia de Caracas que en el pa­sa­do tu­vo los re­cur­sos pa­ra pa­gar unas va­ca­cio­nes sin lu­jos en Es­pa­ña o en Ro­ma. Tras es­tu­diar Fi­lo­so­fía, tra­ba­jó en el Museo de Be­llas Ar­tes, en la Ga­le­ría de Ar­te Na­cio­nal y en ga­le­rías pri­va­das y aho­ra ha­ce equi­li­brios ca­da vez que sa­le a com­prar co­mi­da pa­ra sus hi­jos —de 23, 13 y 10 años— y un jo­ven del que se ha­ce car­go.

“No­so­tros nun­ca fui­mos mi­llo­na­rios, pe­ro co­mía­mos. Co­gías una are­pa y po­nía­mos ja­món, que­so… Hoy es una are­pa con que­so blan­co ra­lla­do, que es el más eco­nó­mi­co. Voy por los su­per­mer­ca­dos ca­zan­do. Si, por ejem­plo, con­si­go un pes­ca­do de esos con­ge­la­dos a pre­cios vie­jos, ayer en­con­tré unos fi­le­tes a 900 bo­lí­va­res el ki­lo [me­nos de 50 cén­ti­mos de dó­lar], en­ton­ces com­pro 10 pa­que­tes y pa­sa­mos 10 días co­mien­do pes­ca­do”, re­la­ta. “En es­ta ca­sa co­mer hoy en día un sánd­wich de ja­món y que­so es un lu­jo y no me da pe­na de­cir­lo. Si con­si­go pas­ta a pre­cios re­gu­la­dos, co­me­mos cin­co días pas­ta. Lo más iró­ni­co es que a to­do es­to ten­go que dar las gra­cias a Dios, gra­cias por un mal­vi­vir”.

Des­de su te­rra­za, en la ur­ba­ni­za­ción de Los Na­ran­jos, se di­vi­sa una ciu­dad que, des­pués de dos dé­ca­das de cha­vis­mo, si­gue ba­jo el yu­go de la bre­cha so­cial. Pe­ro aho­ra la in­men­sa ma­yo­ría, tras la des­apa­ri­ción ca­si ab­so­lu­ta de las cla­ses me­dias, está más cer­ca de la po­bre­za o in­mer­sa en las pe­nu­rias. Pue­de per­mi­tir­se vi­vir allí por­que unos ami­gos que mi­gra­ron le al­qui­la­ron una ca­sa por 100 dó­la­res men­sua­les. A ese gas­to su­ma el co­le­gio pri­va­do de sus dos hi­jas, Cons­tan­za y Anas­ta­sia.

“En no­viem­bre pa­gá­ba­mos 3.000 bo­lí­va­res por ca­da ni­ña [al­go más de un dó­lar], en di­ciem­bre subió a 12.000 y aho­ra a 22.000 más una cuo­ta de 30 dó­la­res por fa­mi­lia. Pe­ro cuan­do tú ves lo que ha­ce un pro­fe­sor, que a lo me­jor vi­ve en Pe­ta­re, que se aga­rra cin­co au­to­bu­ses pa­ra lle­gar a las sie­te de la ma­ña­na, pa­ra pa­sar tiem­po con tus hi­jos, ¿qué ha­ce un pro­fe­sor con 4.500 bo­lí­va­res al mes, que es lo que va­le un car­tón de hue­vos?”. Esa can­ti­dad equi­va­le a un sa­la­rio mí­ni­mo, lo que per­ci­ben al­re­de­dor del 70% de los tra­ba­ja­do­res con em­pleo for­mal. Ayer pre­ci­sa­men­te en el ba­rrio po­pu­lar de Pe­ta­re, Jo­sé Flo­ren­tino, co­no­ci­do por los ve­ci­nos co­mo El Por­tu­gués des­de los años del es­ta­lli­do so­cial del Ca­ra­ca­zo, ven­día el ki­lo de bis­tec a 4.600 bo­lí­va­res y el ja­món ahu­ma­do a 6.000. To­dos es­pe­ran aho­ra de Ma­du­ro el anun­cio de un pa­que­te de me­di­das eco­nó­mi­cas, por­que la co­la­bo­ra­ción co­mer­cial con Chi­na, Ru­sia y Tur­quía que ex­hi­be el Go­bierno aún no se ha no­ta­do en la ca­lle.

¿De dón­de sa­le el di­ne­ro pa­ra so­bre­vi­vir? En el ca­so de Ma­ria­na Sil­va, de la ven­ta de al­gu­nas de las obras de ar­te de la fa­mi­lia —su pa­dre fue crí­ti­co—, de la so­li­da­ri­dad, del apo­yo de los alle­ga­dos. Su ex­ma­ri­do de­jó su tra­ba­jo de bom­be­ro, se fue a vi­vir a Ou­ren­se, don­de trans­por­ta vi­gas en las obras. Ella no quie­re ir­se co­mo han he­cho más de tres mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos, se­gún Na­cio­nes Uni­das. Lo in­ten­tó ha­ce seis años. Ven­dió su vi­vien­da e in­vir­tió ese di­ne­ro en una ca­sa de subas­tas en Bo­go­tá. Los gas­tos la con­su­mie­ron. “A los tres años me ha­bía co­mi­do to­dos mis aho­rros. Eso fue en 2014 y yo sa­bía que Ve­ne­zue­la iba a peor. Los ve­ne­zo­la­nos no mi­gra­mos por­que no nos gus­ta el país, por­que no nos gus­tan los ve­ne­zo­la­nos, lo ha­ce­mos obli­ga­dos”.

Un éxo­do for­za­do

Esa es la per­cep­ción que te­nían, el pa­sa­do miércoles, los que es­pe­ra­ban pa­ra com­prar un bi­lle­te de au­to­bús en la ter­mi­nal La Ban­de­ra de la ca­pi­tal. Ir­se en bus­ca de opor­tu­ni­da­des no es una aven­tu­ra ilu­sio­nan­te, sino un éxo­do for­za­do, que se em­pren­de a me­nu­do con an­gus­tia e in­cer­ti­dum­bre. La mi­gra­ción se­pa­ró fa­mi­lias, afec­tos que a ve­ces se re­com­po­nen en al­gún país de la re­gión, so­bre to­do Co­lom­bia. Carmen Eli­sa Rubio, de 45 años, aguar­da­ba con sus cin­co hi­jos pa­ra po­der ha­cer­se con un pa­sa­je. Su plan era via­jar a la ciu­dad de San An­to­nio, cer­ca de la fron­te­ra, cru­zar a pie has­ta Cú­cu­ta y lle­gar fi­nal­men­te a Medellín, don­de su es­po­so tra­ba­ja co­mo herrero.

Otra ma­dre, Ro­sa Ma­ri­bel Gó­mez, ex­fun­cio­na­ria de un con­se­jo co­mu­nal, pla­nea lle­gar al país ve­cino, don­de ya re­si­den más de un mi­llón de ve­ne­zo­la­nos, a tra­vés de una tro­cha o pa­so fron­te­ri­zo ile­gal. Ase­gu­ra que ya ha en­con­tra­do em­pleo co­mo in­ter­na en una ca­sa de Va­lle­du­par, nor­te del país, por unos 600.000 pe­sos men­sua­les, me­nos de 200 dó­la­res que in­ten­ta­rá aho­rrar pa­ra ali­viar la vi­da de sus hi­jos, que se que­dan con la abue­la. To­mó esa de­ci­sión por­que la hi­per­in­fla­ción, que la úl­ti­ma re­con­ver­sión mo­ne­ta­ria no ha lo­gra­do con­te­ner, y la do­la­ri­za­ción de la eco­no­mía con­vir­tie­ron su ru­ti­na en una ba­ta­lla cons­tan­te con­tra los pre­cios. “Ve­ne­zue­la me obli­gó a mi­grar”, la­men­ta. Esa Ve­ne­zue­la que hoy es sím­bo­lo no so­lo de la de­ri­va ins­ti­tu­cio­nal del cha­vis­mo sino de una lu­cha por la su­per­vi­ven­cia sin pre­ce­den­tes.

Ma­ria­na, de 43 años: “Si hay pes­ca­do a pre­cios vie­jos, lo co­me­mos 10 días”

/ YU­RI COR­TEZ (AFP)

Un hom­bre lee un pe­rió­di­co ayer en una ca­lle de Caracas.

/ YU­RI COR­TEZ (AFP)

Gen­te al­re­de­dor del co­che de un ven­de­dor am­bu­lan­te de ba­na­nas, ayer en Caracas.

Carmen Eli­sa Rubio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.