El com­ba­te al ro­bo de com­bus­ti­ble mi­de la fuer­za de Ló­pez Obra­dor

La fal­ta de con­cre­ción gol­pea al pre­si­den­te me­xi­cano, que en­ca­ra la ne­ce­si­dad de acla­rar la re­la­ción de la es­ta­tal Pe­mex con los hua­chi­co­le­ros

El País (América) - - PORTADA - L. P. BEAUREGARD / P. FE­RRI S. CO­RO­NA,

El pre­si­den­te me­xi­cano, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, ha ini­cia­do una ofen­si­va con­tra el ro­bo de com­bus­ti­ble, un de­li­to que ha go­za­do de im­pu­ni­dad en los se­xe­nios an­te­rio­res y cu­yo com­ba­te ha im­pac­ta­do en el día a día de mi­les de me­xi­ca­nos. Los Es­ta­dos más afec­ta­dos por los ro­bos su­fren aho­ra el des­abas­to por las nue­vas me­di­das adop­ta­das, al­go que el Go­bierno no ha po­di­do ex­pli­car con cla­ri­dad y que su­pera en al­gu­nas ciu­da­des los 10 días. El man­da­ta­rio se ha ne­ga­do a po­ner fe­cha al fin del pro­ble­ma.

La lu­cha con­tra el ro­bo de ga­so­li­na evi­den­cia tam­bién un se­cre­to a vo­ces: la re­la­ción de la pe­tro­le­ra es­ta­tal, Pe­mex, con los hur­tos. Tres fun­cio­na­rios han sido acu­sa­dos pe­nal­men­te y el ex­je­fe de se­gu­ri­dad de la em­pre­sa está sien­do in­ves­ti­ga­do por su par­ti­ci­pa­ción en la red. El pro­pio Ló­pez Obra­dor ha ase­gu­ra­do que la tra­ma ha ger­mi­na­do des­de el co­ra­zón de la pe­tro­le­ra, en su se­de en Ciu­dad de Mé­xi­co, y se ha ex­ten­di­do has­ta las zo­nas ru­ra­les del cen­tro y oc­ci­den­te del país. El Es­ta­do pier­de ca­da año has­ta 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res por cul­pa de los ro­bos.

Pri­me­ro fue la ba­ta­lla de aus­te­ri­dad. El Go­bierno de Ló­pez Obra­dor arran­có en di­ciem­bre lu­chan­do con­tra los pri­vi­le­gios y ex­ce­sos de los al­tos fun­cio­na­rios de la bu­ro­cra­cia. La ba­ta­lla ge­ne­ró re­sis­ten­cias y las con­se­cuen­cias pa­sa­ron des­aper­ci­bi­das pa­ra mu­chos. El con­flic­to no ha con­clui­do por­que está a la es­pe­ra de que los jue­ces ava­len la pri­me­ra gran nor­ma de la era del Mo­vi­mien­to de Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal (Mo­re­na). Eso no ha im­pe­di­do al lí­der iz­quier­dis­ta en­ca­rar una nue­va tor­men­ta ge­ne­ra­da por su ofen­si­va con­tra el ro­bo de com­bus­ti­ble.

El hua­chi­co­leo es un de­li­to que ha go­za­do de la im­pu­ni­dad en los se­xe­nios an­te­rio­res y cu­yo com­ba­te ha im­pac­ta­do en la vi­da dia­ria de mi­les de me­xi­ca­nos.

La si­tua­ción no ha sido bien ges­tio­na­da por la Ad­mi­nis­tra­ción de Ló­pez Obra­dor. A pe­sar de que el pre­si­den­te ha ha­bla­do del des­abas­to to­dos los días en las con­fe­ren­cias de pren­sa ma­tu­ti­na, el Go­bierno no ha po­di­do ex­pli­car con cla­ri­dad la con­tin­gen­cia. El man­da­ta­rio se ha ne­ga­do a po­ner fe­cha pa­ra el fin del pro­ble­ma. “No quie­ro de­cir cuán­do por­que no quie­ro fa­llar a la gen­te”, ase­gu­ró Ló­pez Obra­dor el vier­nes.

Las fa­llas de co­mu­ni­ca­ción pue­den ver­se con cla­ri­dad en el Es­ta­do de Gua­na­jua­to, una de las en­ti­da­des más afec­ta­das por el des­abas­to y que más ha su­fri­do el ro­bo de com­bus­ti­ble. Su go­ber­na­dor, Die­go Sin­hué, con­fia­ba el lu­nes que la si­tua­ción es­ta­ría nor­ma­li­za­da a me­dia se­ma­na. Sin em­bar­go, el jue­ves so­lo 115 de 600 ga­so­li­ne­ras te­nían ga­so­li­na en el Es­ta­do. Sin­hué via­jó a Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra es­cu­char de la bo­ca de los al­tos fun­cio­na­rios

de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos (Pe­mex) la com­ple­ji­dad del pro­ble­ma, que iba des­de fa­llas en los duc­tos has­ta la fal­ta de un adi­ti­vo pa­ra pre­pa­rar la ga­so­li­na.

En esa reunión, el go­ber­na­dor oyó un da­to que di­men­sio­na el pro­ble­ma del ro­bo de com­bus­ti­ble en el país. “Aho­ra con la cri­sis, las ga­so­li­ne­ras es­tán fac­tu­ran­do más que ha­ce tres me­ses… Si aho­ra es­ta­mos re­ci­bien­do el 15-20% de ga­so­li­na eso quie­re de­cir que el 80% de la ga­so­li­na que se ven­día era ile­gal”, afir­mó Sin­hué es­ta se­ma­na en una en­tre­vis­ta. Gua­na­jua­to re­gis­tró durante 2018 más de 1.500 to­mas clan­des­ti­nas pa­ra el ro­bo de hi­dro­car­bu­ros. So­lo su­pe­ra­do por los Es­ta­dos de Hi­dal­go (1.815) y Puebla (1.726). Las to­mas clan­des­ti­nas cre­cie­ron al me­nos un 20% en el úl­ti­mo año de Go­bierno de En­ri­que Pe­ña Nieto, pa­san­do de 10.363 en 2017 a 12.581 con­ta­bi­li­za­das has­ta oc­tu­bre.

“La es­tra­te­gia mi­li­tar pa­ra po­ner or­den en las re­fi­ne­rías y en las ter­mi­na­les de al­ma­ce­na­mien­tos era ne­ce­sa­ria, pe­ro no te­nía por qué ha­ber in­flui­do en la dis­tri­bu­ción de la ga­so­li­na”, con­si­de­ra Da­vid Shields, un con­sul­tor en ma­te­ria ener­gé­ti­ca. El cie­rre de tra­mos en una com­ple­ja red de duc­tos que su­pera los 17.000 ki­ló­me­tros obli­gó a mo­ver el com­bus­ti­ble por tie­rra en ca­mio­nes cis­ter­nas. Es­to ori­gi­nó un des­abas­to en cien­tos de ga­so­li­ne­ras en va­rias re­gio­nes del cen­tro del país en una tem­po­ra­da de al­to con­su­mo co­mo es di­ciem­bre y enero. El error de cálcu­lo ha sido ad­mi­ti­do por la pro­pia se­cre­ta­ria de Ener­gía, Ro­cío Nah­le.

Sis­te­ma frá­gil

“Se tie­ne un sis­te­ma frá­gil, con po­ca ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to don­de to­do fun­cio­na co­mo un re­loj. Es­to ha sido dis­lo­ca­do, po­ner nue­va­men­te el sis­te­ma en fun­cio­na­mien­to va a ser muy com­pli­ca­do”, agre­ga Shields. El es­pe­cia­lis­ta cree que era un mi­la­gro que es­ta cri­sis, que ha afec­ta­do a nue­ve en­ti­da­des de las 32 de Mé­xi­co, no ha­ya lle­ga­do an­tes. Fi­nal­men­te su­ce­dió lo que se te­mía en el arran­que de un nue­vo Go­bierno.

Es­ta si­tua­ción re­pre­sen­ta una “gran opor­tu­ni­dad” pa­ra la pro­me­sa de le­ga­li­dad que ha dado el Go­bierno de Ló­pez Obra­dor. “¿Có­mo va a ata­car es­te es­pa­cio de co­rrup­ción tan es­truc­tu­ral co­mo es­te?”, se pre­gun­ta Ma­ría No­voa, coor­di­na­do­ra del pro­gra­ma de jus­ti­cia de la aso­cia­ción Mé­xi­co Eva­lúa. “Aho­ra es cuan­do pue­de man­dar­se un men­sa­je cla­ro y efec­ti­vo de que se va con­tra la co­rrup­ción”, ase­gu­ra la es­pe­cia­lis­ta.

Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos ex­pre­sa­ba su frus­tra­ción con la im­pu­ni­dad en su in­for­me anual de 2017. De las más de 10.000 de­nun­cias que pre­sen­tó aquel año re­la­cio­na­das con el mer­ca­do ilí­ci­to de com­bus­ti­ble so­lo 1.162 lle­ga­ron a un pro­ce­so pe­nal. De 1.827 de­te­ni­dos so­lo el 6% se le dic­tó pri­sión pre­ven­ti­va co­mo me­di­da cau­te­lar.

/ FRAN­CIS­CA ME­ZA (EFE)

El pre­si­den­te de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, el vier­nes en Gue­rre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.