Mu­chos de­dos se­ña­lan a Pe­mex

La lu­cha con­tra el ro­bo de ga­so­li­na, que ha des­abas­te­ci­do y pro­vo­ca­do la alar­ma en bue­na par­te del país, evi­den­cia un se­cre­to a vo­ces: la re­la­ción de la pe­tro­le­ra con los hua­chi­co­le­ros

El País (América) - - INTERNACIONAL - PA­BLO FE­RRI / SO­NIA CO­RO­NA

El Es­ta­do pier­de ca­da año has­ta 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res por ro­bos La len­ti­tud en la dis­tri­bu­ción con ca­mio­nes ha pro­vo­ca­do es­ca­sez

El due­ño de una ga­so­li­ne­ra de la fran­ja del hua­chi­col del Es­ta­do de Puebla, ho­ra y me­dia al sur de Ciu­dad de Mé­xi­co, re­cor­da­ba es­ta se­ma­na los años ma­los. Los tiem­pos en que su mun­do se pu­so pa­tas arri­ba y un ne­go­cio ren­ta­ble co­mo la ven­ta de ga­so­li­na era, de re­pen­te, un ti­ra­de­ro de di­ne­ro. Una em­pre­sa con pér­di­das. To­do era cul­pa del hua­chi­col, el ro­bo de com­bus­ti­ble de los duc­tos de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos (Pe­mex) y su ven­ta clan­des­ti­na; la pre­sión de los la­dro­nes, ti­pos que se en­ri­que­cie­ron de la no­che a la ma­ña­na a cos­ta de ne­go­cios co­mo el su­yo, que ca­si ca­si pa­re­cían un anacro­nis­mo.

Durante un tiem­po, to­do el mun­do en la fran­ja del hua­chi­col, una vein­te­na de pue­blos hu­mil­des que ya­cen a la ve­re­da de la ca­rre­te­ra fe­de­ral, al sur de la ciu­dad de Puebla, sa­bía dón­de com­prar com­bus­ti­ble ro­ba­do. En la cen­tral de abas­tos de Huixcolotla, que da ser­vi­cio al sur del es­ta­do, ven­dían ga­so­li­na ba­ra­ta a ple­na luz del día, jun­to a ca­jas de to­ma­tes, chi­les y pi­ñas. Ya en­ton­ces, el due­ño de la ga­so­li­ne­ra, un hom­bre me­diano, li­ge­ra­men­te obe­so, buen con­ver­sa­dor, te­nía sus sos­pe­chas de dón­de ve­nía to­do.

La ga­so­li­ne­ra lu­ce va­cía a me­dia ma­ña­na. Al fondo se in­tu­ye el Pi­co de Ori­za­ba cu­bier­to de nie­ve. Hay días en que se ve, otros no. Los tan­ques de la ga­so­li­ne­ra es­tán lle­nos y es­ta tar­de lle­ga­rán dos pi­pas, una con die­sel y otra con re­gu­lar. El due­ño de la ga­so­li­ne­ra, que pre­fie­re ocul­tar su nom­bre por se­gu­ri­dad, tie­ne cla­ro que los tra­ba­ja­do­res de Pe­mex es­tu­vie­ron in­vo­lu­cra­dos en el hua­chi­col des­de el prin­ci­pio. Él mis­mo lo ha vis­to. “¡Los mis­mos dis­tri­bui­do­res de Pe­mex te ofre­cían ro­ba­do!”, ex­cla­ma, co­mo quien lle­va tiem­po di­cien­do lo mis­mo.

Ha­ce años, na­rra, cuan­do el li­tro de com­bus­ti­ble re­gu­lar es­ta­ba a 14 o 15 pe­sos, 75 cen­ta­vos de dó­lar, “cho­fe­res fle­te­ros” se lo ofre­cían a 10 pe­sos. Con­duc­to­res de ca­mio­nes cis­ter­na de Pe­mex. “Ve­nían fo­rá­neos y tam­bién lo­ca­les. Se ofre­cían a traer­te un via­je —una cis­ter­na, 20.000 o 30.000 li­tros—, en­ton­ces yo pe­día la fac­tu­ra y ellos de­cían: ‘No, tú sa­bes que es­te vie­ne ca­lien­te”. Aí­da Ra­mí­rez, re­pre­sen­tan­te de los ga­so­li­ne­ros de la zo­na, aña­de: “Era un se­cre­to a vo­ces que eso es­ta­ba ocu­rrien­do. Y si hay co­rrup­ción es muy di­fí­cil ha­cer esas de­nun­cias, por­que se jue­ga uno que le re­ti­ren la fran­qui­cia o que le ha­gan ins­pec­cio­nes de más”.

El due­ño de la ga­so­li­ne­ra ex­pli­ca que aho­ra to­dos sus com­pa­ñe­ros que com­pra­ron com­bus­ti­ble ro­ba­do es­tán asus­ta­dos por si las au­to­ri­da­des les per­si­guen. Lo que tie­ne cla­ro es que si los nue­vos ges­to­res quie­ren lim­piar la ca­sa, lo ha­rán. Hay da­tos de so­bra.

Pe­mex, ex­pli­ca, con­tro­la el vo­lu­men de com­pras y ven­tas de ca­da una de las ga­so­li­ne­ras del país. Ca­da ven­ta pa­sa au­to­má­ti­ca­men­te a un soft­wa­re, que co­nec­ta la compu­tado­ra de los due­ños, ge­ren­tes o ges­to­res, con la pe­tro­le­ra. “Ca­da cuatro ho­ras, el sis­te­ma man­da un in­for­me al SAT”, ex­pli­ca el due­ño, en re­fe­ren­cia a la agen­cia tri­bu­ta­ria. Si un in­for­me no lle­ga, Pe­mex lla­ma y lo exi­ge. En ese mis­mo sis­te­ma, los ge­ren­tes de las es­ta­cio­nes in­tro­du­cen los da­tos de ca­da com­pra de com­bus­ti­ble. Ver si lo que ven­de ca­da una es com­bus­ti­ble com­pra­do le­gal­men­te re­sul­ta tan sen­ci­llo co­mo cru­zar los da­tos.

El Go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ha lle­ga­do a re­mo­ver con fuer­za to­dos los ci­mien­tos de Pe­mex, el pi­lar de la in­dus­tria me­xi­ca­na del pe­tró­leo, so­bre el que quie­re sos­te­ner su política ener­gé­ti­ca. El pri­mer pa­so ha sido el cie­rre de al me­nos seis duc­tos que dis­tri­bu­yen com­bus­ti­ble en el cen­tro y el oc­ci­den­te de Mé­xi­co, con el fin de evi­tar el hua­chi­col, el ro­bo de die­sel y ga­so­li­na. Se­gún da­tos ofi­cia­les, el Es­ta­do pier­de ca­da año has­ta 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res por cul­pa del hua­chi­col. El ro­bo ha caí­do, pe­ro el cie­rre de los duc­tos y la len­ti­tud en la dis­tri­bu­ción, que aho­ra se ha­ce con ca­mio­nes cis­ter­na, ha pro­vo­ca­do una se­ve­ra es­ca­sez de ga­so­li­nas en va­rios Es­ta­dos, en Ciu­dad de Mé­xi­co y ha desata­do la alar­ma de la po­bla­ción, en­tre la fal­ta de con­cre­ción de las au­to­ri­da­des so­bre las me­di­das adop­ta­das y el mie­do de que­dar­se sin com­bus­ti­ble por par­te de los me­xi­ca­nos.

El plan del Go­bierno con­tra el ro­bo echa luz so­bre una si­tua­ción de la que se ha­bía ha­bla­do mu­cho en Mé­xi­co: al­gu­nos tra­ba­ja­do­res de Pe­mex han co­la­bo­ra­do con los hua­chi­co­le­ros. Uno de los ca­sos más lla­ma­ti­vos, re­ve­la­do por Ló­pez Obra­dor, es el ha­llaz­go de una man­gue­ra de tres ki­ló­me­tros que sa­ca­ba com­bus­ti­ble de la re­fi­ne­ría de Sa­la­man­ca, en Gua­na­jua­to, has­ta instalaciones clan­des­ti­nas. Tres fun­cio­na­rios, de los que se des­co­no­ce su nom­bre y ran­go, han sido acu­sa­dos pe­nal­men­te por los hur­tos y el ex­je­fe de se­gu­ri­dad de la em­pre­sa, el ge­ne­ral Eduar­do León, está sien­do in­ves­ti­ga­do por su par­ti­ci­pa­ción en la red. Ló­pez Obra­dor ha ase­gu­ra­do que la tra­ma ha ger­mi­na­do des­de el co­ra­zón de la pe­tro­le­ra, en su se­de en Ciu­dad de Mé­xi­co, y ha ex­ten­di­do sus tentáculos has­ta las zo­nas ru­ra­les del cen­tro y oc­ci­den­te del país.

Es­te dia­rio ha so­li­ci­ta­do in­for­ma­ción a Pe­mex so­bre el mo­do en el que el ro­bo se ha pro­du­ci­do des­de las en­tra­ñas de la com­pa­ñía, sin que has­ta el mo­men­to exis­ta un res­pues­ta. La in­cóg­ni­ta per­ma­ne­ce en la re­la­ción de los tra­ba­ja­do­res im­pli­ca­dos en el hur­to con las or­ga­ni­za­cio­nes que se han pues­to al fren­te del trá­fi­co de ga­so­li­nas. “No es fá­cil de­cir­le que no al car­tel cuan­do la vi­da de sus fa­mi­lias está de por me­dio”, apun­ta Gonzalo Mon­roy, con­sul­tor en ener­gía y di­rec­tor de GMEC.

A dos ki­ló­me­tros de la ga­so­li­ne­ra de Puebla, un vie­jo la­drón tra­ta de cal­cu­lar la can­ti­dad de li­tros de ga­so­li­na ro­ba­da que lle­gó a al­ma­ce­nar en su bo­de­ga. “No mu­chos”, di­ce, “40.000 o así, por­que en­se­gui­da se los lle­va­ban”. El la­drón cuen­ta que sus com­pra­do­res eran par­ti­cu­la­res, pe­ro tam­bién gen­te que se lle­va­ba mi­les de li­tros. ¿Quie­nes eran esos?, se le cues­tio­na. Él di­ce que no sa­be, por­que no pre­gun­ta­ba. Pe­ro que a lo lar­go de tres años, de prin­ci­pios de 2015 has­ta el 12 de di­ciem­bre del año pa­sa­do, cuan­do lo de­jó por fal­ta de ma­te­ria pri­ma, sir­vió com­bus­ti­ble a no me­nos de 60 pi­pas. Es­to es, de­pó­si­tos ro­dan­tes, con ca­pa­ci­dad de has­ta 30.000 li­tros. O 60.000, por­que hay al­gu­nos ca­mio­nes que car­gan dos de­pó­si­tos de 30.000.

¿Pa­ra quié­nes eran esas pi­pas? Pa­ra par­ti­cu­la­res se­gu­ro que no. So­lo que­dan dos po­si­bi­li­da­des: ga­so­li­ne­ras o em­pre­sas.

De ven­de­dor a hua­chi­co­le­ro

El vie­jo la­drón pa­re­ce tan nor­mal co­mo el due­ño. Y es igual de buen con­ver­sa­dor. Las ga­nas de ha­cer di­ne­ro de uno y otro se pa­re­cen. So­lo que el pri­me­ro op­tó por la vía fá­cil. Co­men­zó co­mo ven­den­dor a prin­ci­pios de 2015. Cuen­ta que le in­vi­ta­ron. Un ami­go de un ami­go le di­jo que es­ta­ban ven­dien­do ga­so­li­na ro­ba­da y ne­ce­si­ta­ban dis­tri­bui­do­res. De­di­ca­do a la com­pra y ven­ta de co­ches de se­gun­da mano, no du­dó en acep­tar.

El ne­go­cio era así: a los nue­vos, los hua­chi­co­le­ros, los que per­fo­ran el duc­to y sacan el com­bus­ti­ble, les ven­dían mil li­tros. Ca­da li­tro a ocho pe­sos, 40 cen­ta­vos de dó­lar, al­go me­nos la mi­tad de lo que cos­ta­ba en­ton­ces. Los nue­vos lo re­ven­dían a 10. A la se­gun­da, los hua­chi­co­le­ros de­ja­ban 2.000 li­tros. El ven­de­dor pa­ga­ba mil y se que­da­ba los otros mil a cré­di­to. A la ter­ce­ra de­ja­ban 4.000 y el

ven­de­dor pa­ga­ba 2.000 y se que­da­ba la otra mi­tad a cré­di­to. El vie­jo la­drón ex­pli­ca que to­do con­sis­tía en no fa­llar en los pa­gos.

Al fi­nal, cuan­do ya ma­ne­ja­ba can­ti­da­des su­pe­rio­res a 20.000 li­tros, le in­vi­ta­ron a par­ti­ci­par co­mo so­cio. El pri­mer año, guar­dó el com­bus­ti­ble en va­rios de­pó­si­tos en­te­rra­dos en su pa­tio, unos 750 metros cua­dra­dos. Con una ex­ca­va­do­ra hi­zo agu­je­ros en el sue­lo e ins­ta­ló los tan­ques. Pa­ra bom­bear­la a los vehícu­los de sus clien­tes na­da más ne­ce­si­ta­ba una bom­ba co­mo la que usan los de­pó­si­tos de ga­so­li­na de los co­ches. Le co­lo­ca­ba una man­gue­ra más lar­ga y la ins­ta­la­ba en los de­pó­si­tos. Lue­go la co­nec­ta­ba a la ba­te­ría de su pro­pia ca­mio­ne­ta y listo. El vie­jo la­drón ha­bía con­ver­ti­do su ca­sa en una ga­so­li­ne­ra.

Co­mo so­cio, la co­sa cam­bió. Ya no era so­lo re­ci­bir la ga­so­li­na, te­nía que ir a bus­car­la. In­vir­tió en un ca­mión ti­po Tor­ton y 10 con­te­ne­do­res de 1.200 li­tros ca­da uno. El día que le de­cían, acu­día al duc­to jun­to con de­ce­nas de ca­mio­nes y pi­pas y es­pe­ra­ba su turno. Pri­me­ro, “el due­ño del tu­bo” abría un agu­je­ro y lue­go iban de dos en dos a car­gar. En vez de ocho pe­sos, el li­tro se lo de­ja­ban a 3,5. El beneficio era ma­yúscu­lo.

So­lo en el pue­blo del vie­jo la­drón, cuen­ta, eran en­tre 10 y 15 ven­de­do­res ma­yo­ris­tas. Y su pue­blo es de los pe­que­ños. En Te­ca­ma­chal­co, Pal­mar de Bravo o Acat­zin­go ha­bía mu­chos más. No en vano, Puebla aca­bó 2018 con una mar­ca ex­tra­or­di­na­ria. En 12 me­ses, las au­to­ri­da­des ubi­ca­ron 1.815 to­mas clan­des­ti­nas en el es­ta­do, más que nin­gún otro en el país. En to­do Mé­xi­co, so­lo el año pa­sa­do, fue­ron 12.581, 2.000 más que el año an­te­rior.

Pe­mex de prin­ci­pio a fin

El ro­bo de com­bus­ti­ble es un fe­nó­meno que sur­gió ha­ce años. Sin em­bar­go, fue par­tir de 2017 cuan­do las ban­das al­can­za­ron un po­der sor­pren­den­te, has­ta el pun­to de en­fren­tar a las au­to­ri­da­des. Los hua­chi­co­le­ros jue­gan con el fa­vor de la gen­te. Ro­ban al­go que no es de na­die y lo ven­den en con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles. En 2017, mi­llo­nes de me­xi­ca­nos pu­die­ron ver en te­le­vi­sión a mul­ti­tu­des lle­ván­do­se com­bus­ti­ble en cu­be­tas por cul­pa de una fu­ga en un duc­to. Un error de los hua­chi­co­le­ros, un

agu­je­ro mal he­cho. Una for­ma tam­bién de ga­nar­se al pue­blo.

En los me­dios se ha ha­bla­do de los lí­de­res de las ban­das de la­dro­nes, de sus en­fren­ta­mien­tos con el Ejér­ci­to o la po­li­cía, ca­so por ejem­plo de la ba­ta­lla de Pal­ma­ri­to, don­de un gru­po de la­dro­nes se en­fren­tó con mi­li­ta­res, cau­san­do la muer­te de seis ci­vi­les y cuatro mi­li­ta­res. De lo que se ha ha­bla­do me­nos es de có­mo se ha­cen agu­je­ros en los duc­tos, por don­de cir­cu­la el com­bus­ti­ble a gran pre­sión.

A me­dia­dos de 2017, el je­fe de po­li­cía de uno de los pue­blos de la fran­ja del hua­chi­col ex­pli­ca­ba a

El ex­je­fe de se­gu­ri­dad de la em­pre­sa está sien­do in­ves­ti­ga­do

En to­do el país, so­lo el año pa­sa­do fue­ron 12.581 las to­mas ile­ga­les

es­te dia­rio que to­do ha­bía em­pe­za­do por Pe­mex. “Ha­bía un ingeniero que vi­vía por aquí. Ese cua­te des­apa­re­ció ha­ce años. Cuan­do no­so­tros lle­ga­mos en 2014, ese cua­te ya no es­ta­ba. Ese cua­te les ha­cía las to­mas a los hua­chi­co­le­ros, pe­ro em­pe­zó a to­mar mu­cho al­cohol y dro­ga. Y se em­pe­zó a des­viar un po­co. Pe­ro le en­se­ñó a mu­cha gen­te. El co­bra­ba 25.000 pe­sos por to­ma, 1.250 dó­la­res”.

El vie­jo la­drón di­ce que aho­ra es el “due­ño del duc­to” quien se en­car­ga de ha­cer la to­ma. Lo di­bu­ja bas­tan­te fá­cil: qui­tas la cu­bier­ta del duc­to, suel­das una es­pe­cie de lla­ve de pa­so y abres un agu­je­ro con un ber­bi­quí, un ta­la­dro ma­nual. Lue­go hay que es­tar pen­dien­te de co­lo­car la man­gue­ra y listo. Durante años, Pe­mex ha po­di­do ver qué duc­tos per­dían pre­sión por to­mas clan­des­ti­nas y cuán­do lo ha­cían. Así lo han ex­pli­ca­do es­tas se­ma­nas los res­pon­sa­bles del nue­vo Go­bierno. El pro­ble­ma es que na­die ha­cía na­da.

Mien­tras tan­to, los me­xi­ca­nos es­pe­ran ho­ras pa­ra com­prar al­gu­nos li­tros de ga­so­li­na en es­ta­cio­nes de va­rios es­ta­dos. En aguas del Gol­fo, más de una de­ce­na de bu­ques es­pe­ran en las cos­tas a des­car­gar el com­bus­ti­ble en las ter­mi­na­les de Tux­pan y Coatzacoalcos. El hi­dro­car­bu­ro no pue­de in­gre­sar al sis­te­ma de dis­tri­bu­ción por el cie­rre de los duc­tos. Mé­xi­co po­see seis re­fi­ne­rías pe­ro nin­gu­na está fun­cio­nan­do en to­da su ca­pa­ci­dad. Al­gu­nas em­pre­sas ga­so­li­ne­ras pri­va­das han co­men­za­do a bus­car al­ter­na­ti­vas de abas­te­ci­mien­to —Ex­xon­Mo­bil y Ar­co ya lo ha­cían an­tes de la cri­sis—apro­ve­chan­do uno de los res­qui­cios de la re­for­ma ener­gé­ti­ca que Ló­pez Obra­dor re­cha­za. “To­do es­to pue­de es­pan­tar a los mer­ca­dos por­que de­mues­tra que, en Mé­xi­co, el pre­si­den­te te pue­de ce­rrar el duc­to cuan­do quie­ra”, ad­vier­te Mi­riam Gruns­tein, abo­ga­da ex­per­ta en ener­gía.

Le­jos de es­pan­tar­se, el due­ño de la ga­so­li­ne­ra res­pi­ra ali­via­do. Ha­ce un año y me­dio pen­sa­ba en ven­der el ne­go­cio, de­jar­lo es­tar. “En un día bueno yo ven­do 10.000 li­tros de com­bus­ti­ble”, cuen­ta. Pe­ro en aque­lla épo­ca, en los años fuer­tes del ro­bo de ga­so­li­na, en 2015, 2016, 2017, con suer­te ven­día 1.000 o 2.000.

Aho­ra la si­tua­ción está un po­co me­jor. “Se em­pe­zó a com­po­ner cuan­do ce­rra­ron el duc­to que pa­sa por aquí”, di­ce. Se re­fie­re al que vie­ne del sur de Ve­ra­cruz y pa­sa por Pal­mar de Bravo, Es­pe­ran­za, Que­cho­lac, Pal­ma­ri­to, Te­ca­ma­chal­co… El trián­gu­lo ro­jo, la ma­yor zo­na de ro­bo de com­bus­ti­ble de Mé­xi­co has­ta ha­ce po­co más de un año, cuan­do el Go­bierno de En­ri­que Pe­ña Nieto ce­rró el duc­to. “Aún que­da­ba el otro”, di­ce, pe­ro ya era me­nos. El otro, que pa­sa más al nor­te. Ese lo ce­rra­ron el pa­sa­do di­ciem­bre

Tie­ne fe en el plan del nue­vo Go­bierno. “No hay des­abas­to, eso se­gu­ro. Por­que yo voy a Ve­ra­cruz y trai­go mi com­bus­ti­ble”.

/ PE­DRO PAR­DO (AFP)

Un sol­da­do me­xi­cano vi­gi­la la en­tra­da a una re­fi­ne­ría de Pe­mex, el vier­nes en Hi­dal­go.

/ JO­NÁS COR­TÉS

Un an­ti­guo con­tra­ban­dis­ta, el vier­nes en Puebla.

/J.C.

La cen­tral de abas­tos en Huixcolotla, Puebla, el vier­nes, tras la fal­ta de su­mi­nis­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.