La ti­bie­za con Ma­du­ro agi­ta la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Mé­xi­co

El ba­lón de oxí­geno da­do por Ló­pez Obra­dor al ré­gi­men cha­vis­ta gol­pea a la di­plo­ma­cia del país

El País (América) - - PORTADA - JA­VIER LAFUENTE, Mé­xi­co

La de­ci­sión del Go­bierno me­xi­cano de no se­cun­dar al Gru­po de Li­ma en su con­de­na al nue­vo man­da­to de Ni­co­lás Ma­du­ro ha su­pues­to un pun­to de in­fle­xión en la pre­sión so­bre el ré­gi­men cha­vis­ta. Aun­que fuen­tes pró­xi­mas al pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ase­gu­ran que la me­di­da no im­pli­ca des­co­no­cer la vio­la­ción de los derechos hu­ma­nos en Ve­ne­zue­la, lo cier­to es que Ma­du­ro ya sa­ca pro­ve­cho de esa am­bi­güe­dad: el “¡vi­va Mé­xi­co!” que gri­tó en su in­ves­ti­du­ra el lí­der ve­ne­zo­lano, ca­da vez con me­nos apo­yos, pre­ten­día dar a en­ten­der que, ade­más de Ru­sia, Chi­na y Tur­quía, cuen­ta con el res­pal­do de una gran po­ten­cia la­ti­noa­me­ri­ca­na. Fuen­tes del en­torno del pre­si­den­te ase­gu­ran que la in­ten­ción es ex­plo­rar cual­quier mar­gen, por pe­que­ño que sea, con Caracas y evi­tar rom­per re­la­cio­nes has­ta com­pro­bar si el ma­du­ris­mo es­tá dis­pues­to a dia­lo­gar.

La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, es­pe­cial­men­te la la­ti­noa­me­ri­ca­na, es­cru­ta es­tos días la nue­va po­si­ción de Mé­xi­co ha­cia Ve­ne­zue­la tras la lle­ga­da al po­der del iz­quier­dis­ta An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. La de­ci­sión de no acom­pa­ñar al Gru­po de Li­ma en su con­de­na al nue­vo man­da­to de Ni­co­lás Ma­du­ro ha su­pues­to un pun­to de in­fle­xión en la pre­sión al ré­gi­men. Mé­xi­co, que se es­cu­da en una po­lí­ti­ca de no in­ter­ven­ción, en­ca­ra la dia­tri­ba de lan­zar un men­sa­je que le dis­tan­cie del ma­du­ris­mo o se­guir ali­men­tan­do es­pe­cu­la­cio­nes so­bre un res­pal­do al ré­gi­men.

Mien­tras, el lí­der ve­ne­zo­lano, ca­da vez con me­nos apo­yos en Amé­ri­ca La­ti­na, pre­ten­de sa­car pro­ve­cho de la am­bi­güe­dad me­xi­ca­na.

Mé­xi­co de­ci­dió la se­ma­na pa­sa­da no sus­cri­bir el do­cu­men­to del Gru­po de Li­ma con el que los otros 13 paí­ses de la alian­za se com­pro­me­tían a no re­co­no­cer el nue­vo man­da­to de Ma­du­ro. La nue­va pos­tu­ra de la se­gun­da po­ten­cia re­gio­nal tras Bra­sil, con un pe­so cru­cial en la re­gión, ha su­pues­to un freno en el ais­la­mien­to de Ma­du­ro que pre­ten­dían pro­fun­di­zar el res­to de po­ten­cias. La de­ci­sión, fuer­te­men­te cri­ti­ca­da en Mé­xi­co y por miem­bros de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na, no ha si­do cues­tio­na­da, sin em­bar­go, por nin­guno de los paí­ses que in­te­gran el Gru­po de Li­ma.

La pri­me­ra con­se­cuen­cia es que el lí­der ve­ne­zo­lano tra­tó de sa­car ta­ja­da de la equi­dis­tan­cia me­xi­ca­na. Du­ran­te el ju­ra­men­to del nue­vo man­da­to, a la que asis­tió el en­car­ga­do de ne­go­cios de la Em­ba­ja­da, Ma­du­ro —que sí acu­dió a la to­ma de po­se­sión de Ló­pez Obra­dor ha­ce un mes— gri­tó un “¡vi­va Mé­xi­co!”, con el que pre­ten­día dar a en­ten­der que ade­más de Ru­sia, Chi­na y Tur­quía, que lo sus­ten­tan mi­li­tar y eco­nó­mi­ca­men­te, cuen­ta con el res­pal­do di­plo­má­ti­co de una gran po­ten­cia la­ti­noa­me­ri­ca­na.

El Go­bierno de Mé­xi­co se es­cu­da en lo que ha de­fen­di­do Ló­pez Obra­dor des­de su cam­pa­ña pre­si­den­cial y ha vuel­to a re­pe­tir en los úl­ti­mos días: que no in­ter­ven­drá en asun­tos in­ter­nos de otros paí­ses, por­que no le gus­ta­ría que lo hi­cie­sen con Mé­xi­co. La cri­sis po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial que vi­ve Ve­ne­zue­la, co­mo ocu­rre tam­bién en Ni­ca­ra­gua, no obs­tan­te, ya no es un me­ro pro­ble­ma in­terno. La de­ri­va au­to­ri­ta­ria de Ma­du­ro ha for­za­do en los úl­ti­mos años el éxo­do de más de dos mi­llo­nes de per­so­nas, mu­chos de los cua­les han re­ca­la­do en Mé­xi­co.

Más allá de la ver­sión ofi­cial, en la Can­ci­lle­ría me­xi­ca­na que di­ri­ge Mar­ce­lo Ebrard, y por en­de en el Go­bierno de Ló­pez Obra­dor, cun­de la idea de que Mé­xi­co pue­de ju­gar un pa­pel ac­ti­vo en la bús­que­da de una sa­li­da a la cri­sis ve­ne­zo­la­na. Dos fuen­tes cer­ca­nas al pre­si­den­te ase­gu­ran que la in­ten­ción es ex­plo­rar cual­quier mar­gen, por pe­que­ño que sea, con el Go­bierno ve­ne­zo­lano y evi­tar rom­per con el ma­du­ris­mo has­ta com­pro­bar si es­tán dis­pues­tos a ello. Las mis­mas fuen­tes in­sis­ten en que no ha­ber apo­ya­do al Gru­po de Li­ma no im­pli­ca que a Mé­xi­co no le im­por­te la vio­la­ción de los derechos hu­ma­nos en Ve­ne­zue­la, por lo que aven­tu­ran un men­sa­je en es­ta lí­nea pró­xi­ma­men­te.

Em­pe­zar de ce­ro

Pe­se a que las evi­den­cias de las vio­la­cio­nes a los derechos hu­ma­nos en Ve­ne­zue­la du­ran­te los úl­ti­mos años son inequí­vo­cas, los pla­nes de la nue­va di­plo­ma­cia de Mé­xi­co pa­san, en cier­ta ma­ne­ra, por em­pe­zar de ce­ro. Por un la­do, pa­ra dis­tan­ciar­se de Go­bier­nos opues­tos ideo­ló­gi­ca­men­te, co­mo el Bra­sil de Jair Bol­so­na­ro, pe­ro tam­bién de la Co­lom­bia de Iván Du­que, que de­fien­den las po­si­cio­nes más be­li­ge­ran­tes con­tra Ma­du­ro. Ade­más, la Ad­mi­nis­tra­ción de Ló­pez Obra­dor tie­ne por má­xi­ma no asu­mir por de­cre­to el le­ga­do de Pe­ña Nie­to. Ti­bio du­ran­te la ma­yor par­te del se­xe­nio res­pec­to a Ve­ne­zue­la —fue, por ejem­plo, uno de los úl­ti­mos lí­de­res en re­ci­bir a Li­lian Tin­to­ri, la es­po­sa del pre­so po­lí­ti­co Leopoldo Ló­pez—, con la lle­ga­da de Luis Vi­de­ga­ray a la Can­ci­lle­ría, Mé­xi­co se eri­gió en el prin­ci­pal crí­ti­co con Ma­du­ro en la re­gión. Tras fra­ca­sar los in­ten­tos de con­de­nar al ré­gi­men ve­ne­zo­lano en el mar­co de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), fue uno de los im­pul­so­res del Gru­po de Li­ma y participó en la fra­ca­sa­da ne­go­cia­ción en­tre el Go­bierno y la opo­si­ción en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Mé­xi­co se­ña­ló, tras no su­mar­se al do­cu­men­to del Gru­po de Li­ma, que con­fía en una sa­li­da ne­go­cia­da pa­ra la cri­sis ve­ne­zo­la­na. No obs­tan­te, las fuen­tes con­sul­ta­das, nie­gan que es­té en mar­cha un nue­vo in­ten­to de con­ver­sa­cio­nes. La pos­tu­ra de la opo­si­ción a es­te res­pec­to, al me­nos has­ta el mo­men­to, es de re­cha­zo ab­so­lu­to, pues con­si­de­ran que Ma­du­ro no tie­ne nin­gu­na in­ten­ción de ne­go­ciar su po­si­ble sa­li­da, co­mo que­dó de­mos­tra­do en los in­ten­tos con El Va­ti­cano o el de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, y lo úni­co que bus­ca es ga­nar tiem­po pa­ra per­pe­tuar­se en el po­der

Ve­ne­zue­la se ha vuel­to a con­ver­tir tam­bién en un asun­to de po­lí­ti­ca in­ter­na me­xi­ca­na. La opo­si­ción re­cu­rre a la cri­sis del país ca­ri­be­ño pa­ra gol­pear al pre­si­den­te, mien­tras en el seno de Mo­re­na, el par­ti­do de Ló­pez Obra­dor, son con­ti­nuas las vo­ces

que no ocul­tan su sim­pa­tía con el ré­gi­men de Ma­du­ro. Los rit­mos di­plo­má­ti­cos que pre­ten­de ma­ne­jar la Can­ci­lle­ría cho­can con las de­cla­ra­cio­nes, por ejem­plo, de Por­fi­rio Mu­ñoz Le­do, pre­si­den­te de la Me­sa del Con­gre­so, quien ase­gu­ró que Mé­xi­co ha­bía te­ni­do elec­cio­nes “más tor­ci­das” que Ve­ne­zue­la en los úl­ti­mos años. O las de la pre­si­den­ta de Mo­re­na, Yeidc­kol Po­levnsky, que ca­li­fi­có al Gru­po de Li­ma co­mo una “abe­rra­ción”.

/ EFE

Ló­pez Obra­dor, el sá­ba­do en un ac­to en el Es­ta­do de Mo­re­los.

/ E. CLA­VE­RO (EFE)

Can­ci­lle­res del Gru­po de Li­ma, el pa­sa­do día 3.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.