Una nue­va ca­ra­va­na mi­gran­te alarma a Cen­troa­mé­ri­ca

Una con­vo­ca­to­ria en re­des so­cia­les po­ne en guar­dia a EE UU, cu­yo pre­si­den­te ame­na­za con re­pre­sa­lias si no se de­tie­ne

El País (América) - - PORTADA - JA­CO­BO GAR­CÍA San Pe­dro Sula (Hon­du­ras)

Po­cas o ve­ces un ru­mor ha­bía cau­sa­do tan­ta in­quie­tud en tan­tos paí­ses a la vez sin que na­die ten­ga cla­ro ni el ta­ma­ño ni el im­pac­to de una con­vo­ca­to­ria. Ba­jo el le­ma “En Hon­du­ras nos ma­tan”, un nue­vo lla­ma­mien­to cir­cu­la en re­des so­cia­les y anun­cia otra ca­ra­va­na mi­gran­te que sal­drá la ma­dru­ga­da del ma­ña­na des­de San Pe­dro Sula, en Hon­du­ras. Es­ta­dos Uni­dos, Hon­du­ras, El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Mé­xi­co se ha­llan en aler­ta. El Go­bierno me­xi­cano di­ce que se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra la lle­ga­da del gru­po y ase­gu­ra que los mi­gran­tes que so­li­ci­ten vi­sas po­drán en­trar le­gal­men­te en el país. El pre­si­den­te de EE UU, Do­nald Trump, ha pu­bli­ci­ta­do la con­vo­ca­to­ria con un tuit en el que ame­na­za a Gua­te­ma­la, Hon­du­ras y El Sal­va­dor con cor­tar las ayu­das si no la im­pi­den. En dos me­ses, ca­si 10.000 mi­gran­tes han sa­li­do de Cen­troa­mé­ri­ca con in­ten­ción de lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos.

Cin­co paí­ses —Es­ta­dos Uni­dos, Hon­du­ras, El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Mé­xi­co— es­tán en aler­ta an­te la con­for­ma­ción de una nue­va ca­ra­va­na en Hon­du­ras. Con la le­yen­da “En Hon­du­ras nos ma­tan”, la nue­va con­vo­ca­to­ria que cir­cu­la en re­des so­cia­les pro­po­ne sa­lir la ma­dru­ga­da del mar­tes des­de San Pe­dro Sula, al nor­te del país. En ca­so de que fa­lle, se pro­mue­ve otra mar­cha que sal­dría cin­co días des­pués, el 20 de enero, des­de San­ta Bárbara, lo­ca­li­dad con­ti­gua a la ciu­dad hon­du­re­ña.

Po­cas o ve­ces un ru­mor ha­bía cau­sa­do tan­ta in­quie­tud en tan­tos paí­ses a la vez, sin que na­die ten­ga cla­ro ni el ta­ma­ño ni el im­pac­to de una con­vo­ca­to­ria que se or­ga­ni­za en Fa­ce­book pe­ro co­rre co­mo la pól­vo­ra de bo­ca en bo­ca por los ba­rrios más de­pri­mi­dos del país cen­troa­me­ri­cano. De for­ma pa­ra­le­la, el anemó­me­tro po­lí­ti­co se mue­ve de can­ci­lle­ría en can­ci­lle­ría in­ten­tan­do fre­nar la con­for­ma­ción de una tor­men­ta de im­pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias an­te la im­po­si­bi­li­dad de con­te­ner una ma­sa hu­ma­na em­pe­ci­na­da en lle­gar al Nor­te.

El Go­bierno me­xi­cano di­ce que se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra la lle­ga­da del gru­po. “Una nue­va ca­ra­va­na se es­tá for­man­do pa­ra en­trar en nues­tro país a me­dia­dos de enero (…) y ya es­ta­mos to­man­do las me­di­das pa­ra ga­ran­ti­zar que en­tre de ma­ne­ra se­gu­ra y or­de­na­da”, di­jo la Se­cre­ta­ria de Go­ber­na­ción de Mé­xi­co, Ol­ga Sán­chez Cor­de­ro. Se­gún Cor­de­ro, es­ta vez se mo­vi­li­za­rá a cien­tos de agen­tes a lo lar­go de una fron­te­ra con más de 370 cru­ces ile­ga­les, pa­ra “con­tro­lar la en­tra­da y evi­tar

el in­gre­so de in­do­cu­men­ta­dos”, aun­que in­si­nuó que los mi­gran­tes que so­li­ci­ten vi­sas po­drán in­gre­sar le­gal­men­te al país.

La nue­va ca­ra­va­na quie­re imi­tar la mar­cha de desarra­pa­dos que sa­cu­dió la re­gión en oc­tu­bre, cuan­do mi­les de cen­troa­me­ri­ca­nos se unie­ron pa­ra ca­mi­nar ha­cia Es­ta­dos Uni­dos hu­yen­do del ham­bre y la vio­len­cia. Cuan­do la an­te­rior ca­ra­va­na lle­gó a Mé­xi­co, las au­to­ri­da­des ce­rra­ron el puen­te del Su­chia­te, uno de los prin­ci­pa­les cru­ces fron­te­ri­zos, pe­ro mi­les de emi­gran­tes tum­ba­ron las puer­tas y con­ti­nua­ron por el país has­ta Ti­jua­na, a ca­si 3.947 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

Go­bierno ami­go

Es­ta vez en Mé­xi­co en­con­tra­rán un nue­vo Go­bierno, el de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, que ha pro­me­ti­do em­pleos y ser­vi­cios so­cia­les a los cen­troa­me­ri­ca­nos que in­gre­sen de for­ma or­de­na­da y por los pun­tos ofi­cia­les de la fron­te­ra, dos ideas que li­gan mal con una mul­ti­tud que se ca­rac­te­ri­za por des­bor­dar fron­te­ras y des­co­no­cer ga­ri­tas y fun­cio­na­rios.

La con­vo­ca­to­ria de es­ta nue­va ca­ra­va­na era un se­cre­to que se mo­vía ex­clu­si­va­men­te en re­des so­cia­les pe­ro que el pre­si­den­te de EE UU. Do­nald Trump se en­car­gó de pu­bli­ci­tar­la con un tuit en el que ame­na­za­ba a Gua­te­ma­la, Hon­du­ras y El Sal­va­dor con cor­tar las ayu­das si no la im­pe­dían.

La ta­rea no es fá­cil. Aun­que el Go­bierno de Hon­du­ras per­si­gue a los pre­sun­tos or­ga­ni­za­do­res con ame­na­zas de cár­cel, es­te no pue­de im­pe­dir la con­cen­tra­ción pú­bli­ca de mi­les de per­so­nas en San Pe­dro Sula ni su pos­te­rior trán­si­to por los paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca, don­de un acuer­do en­tre los paí­ses del Triángulo Nor­te les per­mi­te mo­ver­se sin do­cu­men­tos.

Des­de que ha­ce un mes mi­les de hon­du­re­ños se pu­sie­ron de acuer­do pa­ra ca­mi­nar jun­tos ha­cia el Nor­te, el fe­nó­meno cam­bió el ros­tro de la mi­gra­ción y al­te­ró las re­la­cio­nes en­tre cin­co paí­ses. En oc­tu­bre sa­lió la pri­me­ra ca­ra­va­na. Ca­si dos me­ses des­pués, de los ca­si los 10.000 mi­gran­tes que pre­ten­dían lle­gar al nor­te, me­nos de 3.000 con­ti­núan en Ti­jua­na, se­gún di­jo a es­te dia­rio Iri­neo Mú­ji­ca, coor­di­na­dor de la or­ga­ni­za­ción de Pue­blo Sin Fron­te­ras que acom­pa­ñó la ca­ra­va­na.

El res­to, la ma­yo­ría, han pe­di­do la re­pa­tria­ción vo­lun­ta­ria a su país. Otros po­cos lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos y otros se dis­per­sa­ron por la fron­te­ra ha­cia zo­nas me­nos vi­gi­la­das. So­lo unos po­cos se que­da­ron en los mu­ni­ci­pios de Mé­xi­co por los que pa­sa­ron. Una ten­den­cia que po­dría cam­biar an­te la pues­ta en mar­cha de va­rios me­ga­pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra en el sur de Mé­xi­co, que re­que­ri­rán de mi­les de tra­ba­ja­do­res.

/ M. TAMA (GETTY)

Una ma­dre hon­du­re­ña y su hi­ja, el pa­sa­do día 9 en Ti­jua­na, a don­de lle­ga­ron en una ca­ra­va­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.