Pro­ble­ma eu­ro­peo

La cri­sis de los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’ es uti­li­za­da pa­ra so­ca­var las ins­ti­tu­cio­nes

El País (América) - - OPINIÓN -

Des­pués de dos me­ses de mo­vi­li­za­cio­nes en to­da Fran­cia y 10 sá­ba­dos con­se­cu­ti­vos de ma­ni­fes­ta­cio­nes en Pa­rís y otras ciu­da­des, los cha­le­cos ama­ri­llos si­guen con­di­cio­nan­do la agen­da fran­ce­sa y, en par­te, eu­ro­pea. Cual­quier es­pe­ran­za del pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron de que las pro­tes­tas se apa­ga­sen con las fies­tas na­vi­de­ñas, se ale­ja. Los ac­ti­vis­tas han per­di­do ca­pa­ci­dad de con­vo­ca­to­ria y apo­yo po­pu­lar res­pec­to a las pri­me­ras se­ma­nas, pe­ro man­tie­nen el pul­so en la ca­lle mien­tras sus ele­men­tos más ra­di­ca­les asu­men ma­yor pro­ta­go­nis­mo.

La revuelta, que co­men­zó a me­dia­dos de no­viem­bre pa­ra re­cla­mar la anu­la­ción de la subida del pre­cio del car­bu­ran­te, ha ins­ta­la­do a Fran­cia en un am­bien­te de po­la­ri­za­ción y des­con­fian­za. El aco­so a po­lí­ti­cos, pe­rio­dis­tas y po­li­cías, uni­do a epi­so­dios de ra­cis­mo y an­ti­se­mi­tis­mo, se­ña­la una evo­lu­ción preo­cu­pan­te. El dis­cur­so del odio se ha ins­ta­la­do en el cen­tro del mo­vi­mien­to y ame­na­za con em­pon­zo­ñar el res­to del man­da­to de Ma­cron. Pe­ro se­ría un error ce­ñir la lec­tu­ra del mo­vi­mien­to de los cha­le­cos ama­ri­llos a su de­ri­va más an­ti­pá­ti­ca: el ma­les­tar que ex­pre­san es real y tie­ne raí­ces pro­fun­das.

Ma­cron, acu­sa­do de go­ber­nar con arro­gan­cia des­de que ga­nó las elec­cio­nes de 2017, pa­re­ce ha­ber­lo en­ten­di­do. Las me­di­das pa­ra au­men­tar el po­der ad­qui­si­ti­vo, que se ci­fran en 10.000 mi­llo­nes de eu­ros, y la aper­tu­ra de un gran de­ba­te na­cio­nal don­de los fran­ce­ses de a pie po­drán ex­po­ner sus re­cla­ma­cio­nes, son un pri­mer paso. Las agre­sio­nes y dis­tur­bios que se han vis­to en las ca­lles di­fi­cul­tan una de­li­be­ra­ción so­se­ga­da, pe­ro se­ría equi­vo­ca­do re­du­cir­lo to­do a un pro­ble­ma de or­den pú­bli­co. Las me­di­das eco­nó­mi­cas, la or­ga­ni­za­ción de ese gran de­ba­te y la ne­ce­sa­ria res­tau­ra­ción del or­den pú­bli­co se­rán in­su­fi­cien­tes si el pre­si­den­te no abor­da las cau­sas de al­go que lle­va dé­ca­das ges­tán­do­se.

De los Es­ta­dos Uni­dos de Trump al Reino Uni­do del Bre­xit, los sín­to­mas son co­mu­nes a mu­chos paí­ses desa­rro­lla­dos: una ero­sión cons­tan­te de la per­cep­ción que tie­nen las cla­ses me­dias de sí mis­mas, la reali­dad de la desin­dus­tria­li­za­ción com­bi­na­da con las in­cer­ti­dum­bres de la ro­bo­ti­za­ción, el au­men­to de la de­sigual­dad en­tre ri­cos y po­bres y en­tre las gran­des me­tró­po­lis y la pe­ri­fe­ria va­cía, la des­con­fian­za an­te las éli­tes y el cues­tio­na­mien­to de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va. Las so­lu­cio­nes tam­po­co pue­den ser úni­ca­men­te na­cio­na­les.

La di­vi­sión de la UE, y la sim­pa­tía de al­gu­nos su­pues­tos so­cios de Pa­rís por los cha­le­cos ama­ri­llos, evi­den­cia lo com­pli­ca­do que se­rá la ta­rea, y mar­ca­rá en par­te la cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes eu­ro­peas de ma­yo. Miem­bros des­ta­ca­dos del Go­bierno ita­liano han apo­ya­do el es­fuer­zo de al­gu­nos cha­le­cos ama­ri­llos por so­ca­var las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de un so­cio co­mu­ni­ta­rio e in­clu­so pro­vo­car la caí­da del pre­si­den­te fran­cés. Las de­cla­ra­cio­nes de Lui­gi Di Maio, vi­ce­pre­si­den­te de Ita­lia y je­fe del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas, y de Mat­teo Sal­vi­ni, mi­nis­tro del In­te­rior y hom­bre fuer­te en Ro­ma, no son ano­di­nas.

Ma­cron y sus alia­dos eu­ro­peís­tas no de­ben ce­der el te­rreno a los ex­tre­mis­tas que bus­can en la revuelta una pa­lan­ca pa­ra con­quis­tar el po­der o des­truir a otros go­ber­nan­tes de la UE. De­be­rán ha­cer­lo sin ig­no­rar el men­sa­je de des­con­ten­to que ex­pre­san en las ur­nas mi­llo­nes de vo­tan­tes. El fu­tu­ro de la UE se di­ri­me en el res­pe­to de los mé­to­dos de­mo­crá­ti­cos y de las nor­mas del Es­ta­do de de­re­cho, y tam­bién, en la ca­pa­ci­dad pa­ra afron­tar una có­le­ra co­mún sin ata­jos po­pu­lis­tas ni au­to­ri­ta­ris­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.