Oriol Jun­que­ras con­vier­te en ale­ga­to po­lí­ti­co su es­cri­to de de­fen­sa

El País (América) - - ESPAÑA - D. C. S., Bar­ce­lo­na

El abo­ga­do de Oriol Jun­que­ras y Raül Ro­me­va pre­sen­ta­rá un es­cri­to de de­fen­sa por el jui­cio del 1-O en el que de­man­da­rá su ab­so­lu­ción por los de­li­tos de re­be­lión, se­di­ción y mal­ver­sa­ción. Pe­ro el es­cri­to es tam­bién un ale­ga­to po­lí­ti­co en fa­vor del re­fe­rén­dum y en el que acu­sa al Es­ta­do de ha­ber con­ver­ti­do la cau­sa “en un ejem­plo de ins­tru­men­ta­li­za­ción del pro­ce­so pe­nal pa­ra la per­se­cu­ción de un mo­vi­mien­to que an­he­la un ob­je­ti­vo po­lí­ti­co le­gí­ti­mo en de­mo­cra­cia”, se­gún avan­zó ayer TV3.

Se­gún el do­cu­men­to, en el pro­ce­so judicial “la pre­sun­ción de inocen­cia ha si­do des­trui­da a tra­vés de una cam­pa­ña de cri­mi­na­li­za­ción de los in­ves­ti­ga­dos y pos­te­rior­men­te acu­sa­dos efec­tua­da des­de ins­tan­cias ofi­cia­les del po­der po­lí­ti­co, judicial o de la Fis­ca­lía”, ex­pli­ca el tex­to con el que ba­sa­rán su es­tra­te­gia de de­fen­sa Oriol Jun­que­ras y Raül Ro­me­va.

El abo­ga­do An­dreu Van den Eyn­de de­fen­de­rá en el jui­cio so­bre la con­sul­ta ile­gal del 1-O la ab­so­lu­ción de quie­nes fue­ron el vi­ce­pre­si­den­te eco­nó­mi­co de la Ge­ne­ra­li­tat, Jun­que­ras, y el con­se­je­ro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Raül Ro­me­va, dos de los en­car­ga­dos de la eje­cu­ción de la con­sul­ta. El le­tra­do ar­gu­men­ta que no pue­den ser acu­sa­dos de los tres de­li­tos que se les impu­tan: re­be­lión, se­di­ción y mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos. La de­fen­sa re­cla­ma­rá la li­be­ra­ción de los dos po­lí­ti­cos se­ce­sio­nis­tas, se­gún cons­ta en el es­cri­to que uti­li­za­rá su de­fen­sa, al con­si­de­rar que, de se­guir en pri­sión, se vul­ne­ra­rá su de­re­cho a la de­fen­sa. Asi­mis­mo re­cla­ma que el jui­cio, aun­que si­ga ins­tru­yén­do­lo el Tribunal Su­pre­mo, se tras­la­de a Bar­ce­lo­na.

El es­cri­to, se­gún re­co­ge TV3, afir­ma que am­bos po­lí­ti­cos “an­tes que in­de­pen­den­tis­tas, son de­mó­cra­tas y pa­ci­fis­tas”, por lo que des­car­ta que pu­die­ran in­cu­rrir en un de­li­to de re­be­lión, que im­pli­ca el uso de la vio­len­cia.

De la mis­ma for­ma, con­si­de­ra

que am­bos di­ri­gen­tes, res­pon­sa­bles des­de sus car­gos en la Ge­ne­ra­li­tat de la eje­cu­ción de la con­sul­ta, no son cul­pa­bles de se­di­ción, ya que se li­mi­ta­ron a ejer­cer “derechos fun­da­men­ta­les bá­si­cos”, ni tam­po­co de mal­ver­sa­ción, “al no exis­tir nin­gún ac­to co­me­ti­do por au­to­ri­dad de su­fra­gar de for­ma ilí­ci­ta gas­tos con­tra­rios al de­ber de fi­de­li­dad a la cus­to­dia de fon­dos pú­bli­cos”.

El do­cu­men­to, de más de 100 pá­gi­nas, car­ga con­tra di­fe­ren­tes es­ta­men­tos del Es­ta­do por su pa­pel du­ran­te las se­ma­nas pre­vias y pos­te­rio­res al re­fe­rén­dum. La de­fen­sa ale­ga que la Ge­ne­ra­li­tat in­ten­tó man­te­ner el diá­lo­go con el Go­bierno cen­tral pa­ra al­can­zar un acuer­do. Jun­que­ras y Ro­me­va úni­ca­men­te re­co­no­cen ha­ber ac­tua­do de for­ma uni­la­te­ral en una oca­sión: cuan­do de­ci­die­ron con­vo­car e im­pul­sar la con­sul­ta.

Se­gún relata el es­cri­to, ese re­fe­rén­dum se ha­bría con­ver­ti­do en la ex­cu­sa del Es­ta­do pa­ra crear un re­la­to so­bre el mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta. Acu­san a la se­cre­ta­ria judicial del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 13 de ha­ber apor­ta­do “una ver­sión ter­gi­ver­sa­da que sir­vió de per­fec­ta ex­cu­sa pa­ra la cons­truc­ción de un re­la­to apo­ca­líp­ti­co” de los he­chos que se pro­du­je­ron el 20 de sep­tiem­bre an­te el De­par­ta­men­to de Eco­no­mía y Ha­cien­da, y que con­lle­va­ron a la en­car­ce­la­ción de los pre­si­den­tes de la ANC, Jor­di Sàn­chez, y de Òmnium, Jor­di Cui­xart. Asi­mis­mo, res­pec­to a la vio­len­ta re­pre­sión po­li­cial que se pu­do ver en los cen­tros de vo­ta­ción ha­bi­li­ta­dos el 1 de oc­tu­bre, el es­cri­to ase­gu­ra que tan­to la Po­li­cía Na­cio­nal co­mo la Guar­dia Ci­vil se cen­tra­ron “en ge­ne­rar imá­ge­nes de vio­len­cia inusi­ta­das que pu­die­ran ate­mo­ri­zar a los vo­tan­tes e im­pe­dir su par­ti­ci­pa­ción”.

Van den Eyn­de tam­bién arre­me­te con­tra el Tribunal Cons­ti­tu­cio­nal, al que acu­sa de pro­vo­car una “si­tua­ción inau­di­ta”, la “cri­mi­na­li­za­ción del de­ba­te”, ya que el Cons­ti­tu­cio­nal “prohi­bía al Par­la­ment, ba­jo ame­na­za de co­me­ter de­li­to, de­ba­tir en el pleno y tra­mi­tar pro­pues­tas que tu­vie­ran co­mo te­ma el ejer­ci­cio del de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción”. Con­clu­ye que ac­tuó co­mo “cen­sor”.

/ AL­BERT GAR­CIA

Oriol Jun­que­ras y Raül Ro­me­va, en sep­tiem­bre de 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.