Luis Suá­rez ho­me­na­jea a Mes­si

El Ba­rça completa un buen ra­to de fút­bol des­pués de que el ar­gen­tino mar­que an­te el Ei­bar el gol nú­me­ro 400 en su tra­yec­to­ria li­gue­ra

El País (América) - - DEPORTES - RA­MON BE­SA, Bar­ce­lo­na

El Ba­rça pa­re­cía aguar­dar el gol 400 de Mes­si en LaLi­ga. No rom­pía a ju­gar ni por un mo­men­to y los par­ti­dos dis­cu­rrían úl­ti­ma­men­te de for­ma mo­nó­to­na in­clu­so en el Camp Nou. No se ha­bla­ba de fút­bol, ni si­quie­ra del cam­peón de in­vierno, sino de la flo­je­ra de los su­plen­tes, de los ma­los fi­cha­jes, del pre­cio de Cou­tin­ho y del po­co pe­so de la Ma­sia. Mar­có el 10 y du­ran­te un ra­to se es­tre­me­ció el es­ta­dio con unas cuan­tas in­ter­ven­cio­nes de Cou­tin­ho y so­bre to­do de Luis Suá­rez que evo­ca­ron la me­jor ver­sión del Bar­ce­lo­na. Aun­que la ale­gría du­ró po­co, por­que el equi­po re­cu­pe­ró en­se­gui­da la frial­dad y el ofi­cio que le dis­tin­guen aho­ra mis­mo, va­lió la pe­na hon­rar co­mo era me­nes­ter el tan­to nú­me­ro 400 de Mes­si.

El Ei­bar aplau­dió el gol inevi­ta­ble del 10 y re­cu­pe­ró des­pués el hi­lo del en­cuen­tro an­te el be­ne­plá­ci­to del ya sa­tis­fe­cho Bar­ce­lo­na. Hay po­cos equi­pos que con­di­cio­nen tan­to el jue­go co­mo el ar­me­ro, in­clu­so cuan­do el adversario es el Bar­ce­lo­na, un plan­tel fle­xi­ble y ver­sá­til con Val­ver­de. Al téc­ni­co le pa­re­ció que Art­hur y Cou­tin­ho ase­gu­ra­ban una me­jor sa­li­da y ma­ne­jo del ba­lón an­te la pre­sión e in­ten­si­dad que pro­po­nen las for­ma­cio­nes de Men­di­li­bar. Más que la ener­gía de Vidal y el des­equi­li­brio de Dem­bé­lé, se im­po­nía la fi­nu­ra bra­si­le­ña pa­ra com­ba­tir a un con­tra­rio que no da res­pi­ro, co­rre y ro­ba, po­ne cen­tros y re­ma­tes sin pa­rar, igual de fie­ro en ca­sa que fue­ra, siem­pre aba­ti­do de to­das ma­ne­ras por el Ba­rça. Y te­nía ra­zón Val­ver­de.

Aun­que ja­más re­nun­cia a su iden­ti­dad, el Ei­bar ha per­di­do el hi­lo de LaLi­ga des­de que goleó al Ma­drid des­pués de una ac­tua­ción ple­tó­ri­ca de Cu­cu­re­lla, el la­te­ral que com­pe­tía con Mi­ran­da pa­ra ser el re­cam­bio de Jor­di Al­ba. Cu­cu­re­lla vi­si­tó el Camp Nou co­mo ti­tu­lar del Ei­bar, mien­tras Mi­ran­da ju­ga­ba en el Mi­nies­ta­di, y por su flan­co, re­con­ver­ti­do el ca­ta­lán en in­te­rior zur­do, res­pi­ró muy bien su equi­po, tan­to que Ra­ki­tic te­nía que do­blar a Ser­gi Roberto. El jue­go com­pac­to del Ei­bar con­tras­ta­ba con el fút­bol pa­cien­te del Ba­rça. No arries­ga­ba el Bar­ce­lo­na sino que gi­ra­ba siem­pre al­re­de­dor del ba­lón res­guar­da­do por el fia­ble y asea­do Art­hur.

Un buen Cou­tin­ho

Y a par­tir de una trian­gu­la­ción ar­ma­da por Art­hur, con Bus­quets, Cou­tin­ho y Luis Suá­rez co­mo pro­ta­go­nis­tas, mar­có el Ba­rça. La ju­ga­da fue rá­pi­da y pre­ci­sa, al pri­mer to­que, di­fí­cil de de­fen­der y tam­bién de re­ma­tar pa­ra cual­quier 9. El es­cor­zo de Suá­rez, go­lea­dor en cua­tro de los úl­ti­mos cin­co par­ti­dos, fue ex­ce­len­te y el cue­ro se co­ló jun­to al pos­te iz­quier­do de Ries­go en la pri­me­ra oca­sión bar­ce­lo­nis­ta y an­te la mi­ra­da de Mes­si. El ar­gen­tino fue sor­pren­den­te­men­te es­pec­ta­dor del 1-0. In­ter­ve­nía po­co el 10 en un equi­po me­ti­do en una ca­mi­sa de fuer­za, so­lo li­be­ra­do por los cam­bios de orien­ta­ción de Pi­qué y las ace­le­ra­cio­nes de Cou­tin­ho.

Val­ver­de no quie­re per­der a nin­gún fut­bo­lis­ta a mi­tad de ca­mino y me­nos a Cou­tin­ho. El bra­si­le­ño ne­ce­si­ta sen­tir­se im­por­tan­te aun cuan­do su ti­tu­la­ri­dad su­pon­ga la su­plen­cia de Dem­bé­lé. Y Cou­tin­ho res­pon­dió a la con­fian­za del en­tre­na­dor con un som­bre­ro y una ac­tua­ción más que no­ta­ble, co­ro­na­da con su par­ti­ci­pa­ción en el 2-0 que su­pu­so el gol de Mes­si, des­pués de un ro­bo de Luis Suá­rez, un co­lo­so an­te el Ei­bar. El 10 cru­zó el ba­lón con la zur­da y pro­pi­ció unos mi­nu­tos ex­ce­len­tes del Ba­rça. El úni­co que no res­pon­dió al en­tu­sias­mo ge­ne­ral fue, asom­bro­sa­men­te, el pro­pio Mes­si, ne­ga­do en dos lle­ga­das an­te Ries­go.

El por­te­ro le sa­có un ca­be­za­zo de gol a Luis Suá­rez an­tes de que el uru­gua­yo le vol­vie­ra a ba­tir con un to­que sen­sa­cio­nal a la sa­li­da de un fue­ra de ban­da bo­ta­do por Ser­gi Roberto, quien en­tró en la rue­da de cam­bios des­pués de ser muy exi­gi­do y a me­nu­do su­pe­ra­do por Cu­cu­re­lla. El Ei­bar ju­gó igual con 0-0 que con 3-0, sin op­cio­nes des­pués del tan­to de Mes­si, mien­tras el Bar­ce­lo­na se re­la­mía con el guion del cho­que, in­clu­so con la en­tra­da de Dem­bé­lé.

Al equi­po de Val­ver­de le ha sa­li­do un col­mi­llo, per­so­ni­fi­ca­do en el con­tun­den­te Luis Suá­rez, cuan­do es­ta­ba más acos­tum­bra­do a la be­lle­za ex­pre­sa­da en Mes­si. Aca­ba­da la pri­me­ra vuel­ta, es un plan­tel más se­gu­ro y efec­ti­vo que bri­llan­te, ca­paz de aco­mo­dar­se en su can­cha y con­fia­do en los arre­ba­tos de sus fi­gu­ras, vi­si­bles an­te el Ei­bar. El plan con­sis­te en no co­me­ter erro­res y no co­rrer ries­gos sino aguar­dar al mo­men­to opor­tuno pa­ra re­sol­ver el par­ti­do, co­mo pa­só con el gol 400 de Mes­si.

/ MIKEL TRI­GUE­ROS (GTRES)

Mes­si se dis­po­ne a dis­pa­rar a puer­ta en la ac­ción que su­pu­so su gol nú­me­ro 400 en LaLi­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.