Los go­les tam­bién se fa­bri­can en Al­ba­ce­te

Al­ba Re­don­do, pri­me­ra al­ba­ce­te­ña y del equi­po man­che­go en ju­gar con Es­pa­ña, pe­lea por el pi­chi­chi sin mi­li­tar en un gran­de

El País (América) - - DEPORTES - DAVID VÁZ­QUEZ, Ma­drid

El con­jun­to lle­va 27 tan­tos en 17 par­ti­dos. Re­don­do ha mar­ca­do 11

En una ma­ña­na fría de in­vierno, una ni­ña de seis años es­tá in­dig­na­da con su en­tre­na­do­ra, Lla­nos Ace­bal. Al­ba Re­don­do (Al­ba­ce­te, 22 años) ha­ce no­tar el mo­ti­vo de su en­fa­do a to­do aquel que se acer­ca a pre­gun­tar: quie­re ju­gar cer­ca del área pa­ra me­ter más go­les. Co­rre la tem­po­ra­da 2003-2004 y son buenos tiem­pos pa­ra el pri­mer equi­po mas­cu­lino del Al­ba­ce­te Ba­lom­pié, que ha vuel­to a Pri­me­ra Di­vi­sión. El fe­me­nino es otra his­to­ria: nun­ca ha al­can­za­do la má­xi­ma ca­te­go­ría. Los téc­ni­cos se afa­nan en in­ten­tar ha­cer en­trar en ra­zón a la pe­que­ña ar­gu­men­tan­do que de­be apren­der a ju­gar en to­das las po­si­cio­nes.

“Co­mo era tan com­pe­ti­ti­va, que ju­ga­se de de­fen­sa era una ga­ran­tía de que no íba­mos a re­ci­bir go­les, mien­tras que en reali­dad no ne­ce­si­ta­ba ju­gar muy arri­ba pa­ra mar­car. Co­gía el ba­lón en el cen­tro del cam­po y re­ga­tea­ba a to­dos”, con­fie­sa, años des­pués, la pro­pia Ace­bal cuan­do se le re­fie­re la anéc­do­ta. Re­don­do, hoy de­lan­te­ra del Al­ba­ce­te, re­cuer­da a su pri­me­ra en­tre­na­do­ra co­mo un re­fe­ren­te: “Cuan­do es­ta­ba con ella, pen­sa­ba que si una chi­ca po­día lle­gar a en­tre­nar, tam­bién po­día lle­gar a ser ju­ga­do­ra”, afir­ma. Aque­lla ma­ña­na ob­ser­va­ba la es­ce­na Ma­tías Martínez, coor­di­na­dor del fút­bol fe­me­nino y en­tre­na­dor del pri­mer equi­po fe­me­nino del Al­ba­ce­te. Ni Martínez ni Re­don­do lo sa­bían aún, pe­ro no que­da­ban mu­chos años pa­ra que fir­ma­sen jun­tos al­gu­nas de las pá­gi­nas más bri­llan­tes del club.

“Nos di­mos cuen­ta muy pron­to de que era es­pe­cial”, co­men­ta el téc­ni­co. Él se­ría más tar­de el res­pon­sa­ble de guiar los pa­sos de Al­ba Re­don­do y con­ver­tir su am­bi­ción en al­go po­si­ti­vo. No lo tu­vo

“¿El Mun­dial? No sé si me lla­ma­rán; me con­si­de­ro una no­va­ti­lla”

es­pe­cial­men­te di­fí­cil, co­mo ex­pli­ca: “La re­cuer­do siem­pre con las ore­jas abier­tas. Si le de­cías que te­nía que dar­se con­tra un mu­ro, po­días es­tar se­gu­ro de que el mu­ro iba a caer”.

El club tra­zó una es­tra­te­gia es­pe­cial pa­ra ella y pa­ra las ju­ga­do­ras de su ge­ne­ra­ción. Da­do el ni­vel de­si­gual de las li­gas que es­tán com­pues­tas por equi­pos ex­clu­si­va­men­te fe­me­ni­nos, Martínez pe­leó con las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra po­der ar­mar equi­pos mix­tos has­ta los 13 años. El téc­ni­co lo lo­gró, y Re­don­do tu­vo en­ton­ces que in­ge­niár­se­las en las ca­te­go­rías in­fe­rio­res del equi­po man­che­go.

Mar­car la di­fe­ren­cia

“Se­gún pa­sa­ron los años, co­mo fí­si­ca­men­te ya eran más gran­des que ella, nos di­mos cuen­ta de que Al­ba se ha­bía acos­tum­bra­do a ju­gar siem­pre a dos o tres to­ques, que ha­bía me­jo­ra­do mu­cho su técnica. Lue­go, cuan­do dio el sal­to al fút­bol fe­me­nino, iba dos o tres mar­chas por en­ci­ma del res­to”, cuen­ta el en­tre­na­dor.

El ca­so de la al­ba­ce­te­ña es sin­gu­lar. Por ejem­plo, Ewa Pa­jor es pi­chi­chi de la Bun­des­li­ga en el Wolfs­bur­go con 15 go­les que su­po­nen el 27,2% de los to­ta­les de su equi­po; Ada He­ger­berg ha­ce lo pro­pio con otros 15 en el Olym­pi­que de Lyon, que re­pre­sen­tan el 23,4% del equi­po. En In­gla­te­rra, Vi­vian­ne Mie­de­ma es la má­xi­ma goleadora de la li­ga con 14 dia­nas que sig­ni­fi­can el 30,4% de la pro­duc­ción del Ar­se­nal. El Al­ba­ce­te, dé­ci­mo cla­si­fi­ca­do de 16 equi­pos, ape­nas ha lo­gra­do 27 tan­tos en 17 par­ti­dos: 11 de ellos, el 40,7%, lle­va la au­to­ría de Al­ba Re­don­do, se­gun­da má­xi­ma goleadora de la com­pe­ti­ción, tras Charlyn Co­rral, del Le­van­te: 13.

“Bueno, es un tra­ba­jo de to­das, yo no pue­do re­ga­tear­me al equi­po con­tra­rio so­la”, di­ce la de­lan­te­ra. Del Valle no re­ba­ja tan­to el mé­ri­to: “Es­tá ha­cien­do una tem­po­ra­da es­pec­ta­cu­lar. Al­ba es­tá mar­can­do las di­fe­ren­cias. No tie­ne te­cho”. La de­lan­te­ra de­bu­tó en el com­bi­na­do na­cio­nal ab­so­lu­to el pa­sa­do no­viem­bre, y ha si­do ade­más la pri­me­ra man­che­ga en ha­cer­lo mi­li­tan­do aún en el Al­ba­ce­te, tan­to fe­me­nino co­mo mas­cu­lino. Ha en­tra­do en la úl­ti­ma con­vo­ca­to­ria de Jor­ge Vil­da, pe­ro ca­si ni quie­re ha­blar del Mun­dial de Fran­cia de es­te ve­rano: “No sé si me lla­ma­rán; me con­si­de­ro una no­va­ti­lla. So­lo de ima­gi­nar­lo se me po­ne el ve­llo de pun­ta”.

Po­cos sa­ben que an­tes de su pri­mer par­ti­do con Es­pa­ña y an­tes, in­clu­so, de de­bu­tar en Pri­me­ra, Re­don­do ce­rró un círcu­lo abier­to ha­ce 15 años. En la tem­po­ra­da 2013-2014, en el Car­los Bel­mon­te, con Ma­tías Martínez, su des­cu­bri­dor, en el ban­qui­llo, el Al­ba­ce­te de­rro­tó 2-0 al Gra­na­di­lla Te­ne­ri­fe Sur pa­ra as­cen­der por pri­me­ra vez en su his­to­ria a la má­xi­ma ca­te­go­ría del fút­bol fe­me­nino. Los dos go­les fue­ron de Al­ba Re­don­do, una jo­ven de 17 años que, cuan­do era ni­ña, se en­fa­da­ba si no ju­ga­ba cer­ca del área.

/ SAN­TI BUR­GOS

Al­ba Re­don­do, el sá­ba­do en el es­ta­dio de Ma­ta­pi­ño­ne­ra, don­de ju­gó con­tra el Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.