Apren­der a es­cu­char las olas

La sur­fis­ta in­vi­den­te Car­men Ló­pez se en­tre­na con el re­to de ir a los Jue­gos Pa­ra­lím­pi­cos de To­kio

El País (América) - - TIEMPO -

Car­men Ló­pez nun­ca ha vis­to el mar. Y, sin em­bar­go, sur­fea. Es cie­ga de na­ci­mien­to y siem­pre ha he­cho de­por­te. Pa­ti­na­je ar­tís­ti­co, gim­na­sia rít­mi­ca, equi­ta­ción, snow­board, ti­ro con ar­co… ¿Ti­ro con ar­co? “Sí, sí, ti­ro con ar­co. Nun­ca me di­je­ron que no a na­da de lo que pro­po­nía”, ex­pli­ca sen­ta­da en una ca­fe­te­ría en la pla­ya de Sa­li­nas, a ori­llas del Can­tá­bri­co.

Ove­ten­se de 21 años. Es­tu­dian­te de In­te­gra­ción So­cial. El pa­sa­do di­ciem­bre com­pi­tió en el Cam­peo­na­to del Mun­do de surf adap­ta­do en La Jo­lla (Ca­li­for­nia). Pri­me­ra mu­jer española que par­ti­ci­pa en la prue­ba. Lo­gró el cuar­to pues­to. Me­da­lla de co­bre.

Car­men es un tor­be­llino. Ha­bla a to­da ve­lo­ci­dad y con un mar­ca­do acen­to as­tu­riano. Son­ríe y se ríe per­ma­nen­te­men­te. Con­ju­ga con na­tu­ra­li­dad los ver­bos ver y mi­rar. Es ol­vi­da­di­za has­ta el pun­to de ha­ber ol­vi­da­do “el pa­lo” (así lla­ma ella al bas­tón) en al­gu­na oca­sión. Y pien­sa rá­pi­do. Una pro­fe­so­ra le pre­gun­tó: “¿Tú eres la cie­ga?”. Y ella le con­tes­tó: “Sí, y con el gri­to que me aca­bas de pe­gar, aho­ra tam­bién soy la sor­da”.

Co­no­ció el surf gra­cias a unas jor­na­das so­li­da­rias en 2013 en Gi­jón. Pe­ro fue en ju­nio de 2018 cuan­do de­ci­dió que quería com­pe­tir. Con so­lo 10 en­tre­na­mien­tos se plan­tó en el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña ce­le­bra­do en Val­do­vi­ño (Fe­rrol). Lo ga­nó. “Tie­ne ha­bi­li­dad pa­ra el de­por­te y equi­li­brio”, co­men­ta su en­tre­na­dor, Lu­cas Gar­cía (Sa­li­nas, 45 años), dos ve­ces sub­cam­peón del mun­do. Aun­que no quie­ren de­cir­lo, tra­ba­jan con el ob­je­ti­vo de acu­dir a los Jue­gos Pa­ra­lím­pi­cos de To­kio.

En­tre­nan tres o cua­tro días a la se­ma­na siem­pre que el mar lo per­mi­te —la de Sa­li­nas es una pla­ya muy ex­pues­ta—, ade­más de otras tres se­sio­nes de gim­na­sio. Dan igual las con­di­cio­nes —hoy el agua es­tá a 14 gra­dos y el am­bien­te a dos—. Lle­va un tra­je de en­tre cua­tro y cin­co mi­lí­me­tros de gro­sor. Uti­li­za ga­fas de bu­ceo. En los ini­cios, Car­men y Lu­cas se me­tían jun­tos al agua, pe­ro en los ocho me­ses de en­tre­na­mien­to ha ga­na­do in­de­pen­den­cia. “An­tes en­tra­ba y me em­pu­ja­ban las olas, aho­ra es­toy apren­dien­do a es­cu­char­las”, cuen­ta Car­men. “En el agua no me sien­to dis­tin­ta de na­die. Mi mo­men­to pre­fe­ri­do es la ba­ja­da. Es emo­cio­nan­te sen­tir cómo te des­li­zas so­bre la ola, co­mo si las dos fué­ra­mos una. Y me en­can­ta cuan­do es al­go un po­co más di­fí­cil de lo ha­bi­tual”.

Pa­ra que lle­gue ese ins­tan­te, pri­me­ro hay que es­co­ger la ola co­rrec­ta. A ve­ces has­ta la im­pa­cien­cia. “En el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña veía pa­sar olas y olas y no sa­bía cuán­do iba a lle­gar el mo­men­to”, di­ce Car­men. Una vez so­bre la ola, se com­pe­ne­tran gra­cias a los sil­bi­dos de Lu­cas. Uno, a la de­re­cha, dos, a la iz­quier­da. Aun­que aún tie­nen que per­fec­cio­nar la técnica: “El otro día Lu­cas me gri­to ¡va­ya olón! y yo en­ten­dí ¡un ti­bu­rón! y eché a na­dar pa­ra el otro la­do”.

Ma­rián Gar­cía (Oviedo, 51 años) es la ma­dre de Car­men y una de las ar­tí­fi­ces de la con­ta­gio­sa ac­ti­vi­dad de su hi­ja. “Cuan­do na­ció cla­ro que es­tu­ve un po­co plof. Su­pon­go que es nor­mal. Lue­go en­tien­des que pue­des me­ter­la en una bur­bu­ja. La in­te­gra­ción em­pie­za en ca­sa. Si no la in­te­gro yo en la so­cie­dad, la so­cie­dad no la va a in­te­grar… Cuan­do me vino con lo del surf, la ver­dad, lo veía di­fí­cil, pe­ro co­mo siem­pre le he di­cho que hay que pro­bar to­do lo que uno quie­ra…”. Fue­ra de ca­sa, la in­fan­cia y la ado­les­cen­cia de Car­men no es­tu­vo exen­ta de ig­no­ran­cia dis­fra­za­da de cruel­dad.

Ya sea pa­ra co­ger la ola en la di­rec­ción ade­cua­da, o pa­ra imi­tar un ges­to, Car­men mues­tra ins­tin­to. Y lo acom­pa­ña con una ex­pre­sión muy em­pá­ti­ca. “Lo más guay es cuan­do la gen­te pien­sa que veo y me lo pre­gun­ta a mí”, di­ce con orgullo.

De to­da es­ta aven­tu­ra, se que­da con “el va­lor que pue­de te­ner pa­ra otras per­so­nas, que a lo me­jor en­cuen­tran una mo­ti­va­ción”, y, se­gún ex­pli­ca, con te­ner aho­ra los ojos verdes. “Na­cí con ellos azu­les, pe­ro siem­pre qui­se te­ner­los verdes. Un día per­dí una pró­te­sis en el agua, y las nue­vas me las pu­se verdes en lu­gar de azu­les”. ¿Y cómo te ima­gi­nas el mar? “No lo pien­so”.

ELOY ALON­SO (REU­TERS)

Car­men Ló­pez, en un en­tre­na­mien­to el pa­sa­do di­ciem­bre en la pla­ya de Sa­li­nas, jun­to a su en­tre­na­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.