Cho­que de ma­yo­rías

El País (Andalucía) - - PÁGINA 2 -

De­ri­va au­to­ri­ta­ria. Re­gre­sión de­mo­crá­ti­ca. Re­torno del ré­gi­men. Son epí­te­tos que se apli­can a la reac­ción del Es­ta­do an­te el pro­yec­to uni­la­te­ral in­de­pen­den­tis­ta. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que se apres­ten a enun­ciar­los quie­nes, en­tre sep­tiem­bre y oc­tu­bre de 2017, im­pu­sie­ron los de­seos de me­nos de un 50% de los vo­tan­tes ca­ta­la­nes so­bre la otra mi­tad, ge­ne­ran­do una rup­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal sin pre­ce­den­tes que mul­ti­pli­có la frac­tu­ra social exis­ten­te.

Si pu­li­mos la dis­cu­sión li­brán­do­nos de hi­pér­bo­les in­ne­ce­sa­rias nos da­re­mos cuen­ta rá­pi­da­men­te de que asis­ti­mos a un cho­que de ma­yo­rías: la in­de­pen­den­tis­ta en Ca­ta­lu­ña con­tra la an­ti­se­ce­sio­nis­ta en el res­to de Es­pa­ña. Es es­ta la pe­sa­di­lla de cual­quier de­mo­cra­cia te­rri­to­rial­men­te frag­men­ta­da, por­que ten­sa las cos­tu­ras del sis­te­ma.

Por un la­do, ten­sa la se­pa­ra­ción de po­de­res. No por­que no exis­ta, sino por­que el Eje­cu­ti­vo cen­tral de­le­ga por inac­ción en el po­der judicial. Que la ac­ción ju­rí­di­ca sea au­tó­no­ma e im­pa­ra­ble no quie­re de­cir que de­ba ser úni­ca. La bús­que­da de prag­má­ti­cos en el ban­do con­tra­rio es par­te de la la­bor de un Go­bierno in­mer­so en un con­flic­to cons­ti­tu­cio­nal. Sal­vo que desee en­ro­car­se en su ma­yo­ría.

Pe­ro so­bre to­do y por en­ci­ma de to­do ten­sa las ins­ti­tu­cio­nes de au­to­go­bierno. Lo ha­ce cuan­do la otra ma­yo­ría tam­bién es­co­ge man­te­ner su trin­che­ra, usan­do la au­to­no­mía co­mo es­cu­do. A cual­quier pre­cio, in­clu­yen­do las ca­be­zas de los prag­má­ti­cos en su pro­pio ban­do. Si cual­quier de­mo­cra­cia avan­za­da as­pi­ra a evi­tar la dic­ta­du­ra de la mi­tad más uno de su po­bla­ción, una de ca­rác­ter fe­de­ral quie­re con­se­guir­lo en to­dos los te­rri­to­rios que la com­po­nen. Es por eso por lo que no hay ma­yor fra­ca­so pa­ra una fe­de­ra­ción de­mo­crá­ti­ca que un cho­que de ma­yo­rías. Sig­ni­fi­ca que las ins­ti­tu­cio­nes que an­tes per­mi­tían con­sen­sos, que fa­ci­li­ta­ban la ges­tión con­jun­ta de la nor­ma, es­tán aho­ra al al­bur de la pe­lea más vie­ja de la his­to­ria: la lu­cha por do­mi­nar un te­rri­to­rio. No es nin­gu­na de­ri­va au­to­ri­ta­ria ex­cep­cio­nal, sino que se tra­ta del ejer­ci­cio des­nu­do, clá­si­co e inevi­ta­ble de la so­be­ra­nía. Co­di­fi­ca­da en cual­quier Cons­ti­tu­ción; tam­bién, sí, en la es­pa­ño­la. Jor­ge Ga­lin­do

@jor­ge­ga­lin­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.