Es­ca­to­lo­gías

El País (Andalucía) - - PÁGINA 2 -

Jor­ge M. Re­ver­te

No hay que ex­tra­ñar­se de­ma­sia­do, pe­ro la Se­ma­na San­ta sue­le ser un tiem­po pro­pi­cio pa­ra que al­gu­nas per­so­nas de la es­fe­ra pú­bli­ca, co­mo lo son los po­lí­ti­cos, los pe­rio­dis­tas y, mu­chas ve­ces, los his­to­ria­do­res, arro­jen obs­ce­ni­da­des y es­ca­to­lo­gías pa­ra el con­su­mo de los pe­rros de la ca­lle. Pue­de ser que los mo­men­tos de re­co­gi­mien­to de los cre­yen­tes ex­ci­ten más los ba­jos instintos de esas gen­tes.

Es­tá de mo­da aho­ra, y no so­lo en Ca­ta­lu­ña, bus­car ana­lo­gías his­tó­ri­cas en­tre el ex­pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puig­de­mont, y su an­te­ce­sor en el car­go, Lluís Com­panys.

Al­gu­na re­la­ción hay en­tre los dos, es cier­to. Por ejem­plo, que am­bos fue­ron pro­ta­go­nis­tas de sen­dos gol­pes de Es­ta­do de es­ca­sí­si­ma du­ra­ción. Uno, Com­panys, apo­ya­do en la es­ca­sa fuer­za ar­ma­da de una com­pa­ñía de Mos­sos fren­te a un ejér­ci­to res­pal­da­do por una Cons­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca; el otro, en la es­ca­sa ma­yo­ría de es­ca­ños con­tra la ma­yo­ría de los vo­tos de los ca­ta­la­nes y con­tra unas mi­no­rías am­pa­ra­das por el Es­ta­tut, la Cons­ti­tu­ción y las bue­nas ma­ne­ras.

Las si­mi­li­tu­des en las tra­yec­to­rias aca­ban ahí. Es cier­to que los dos se mar­chan de Es­pa­ña per­se­gui­dos. Pe­ro uno lo ha­ce por­que le si­guen los pe­rros del fas­cis­mo pa­ra que pa­gue por su fi­de­li­dad (nue­va) a la Re­pú­bli­ca a la que una vez trai­cio­nó, mien­tras que el otro se fu­ga pa­ra in­ten­tar no res­pon­der an­te un juez que le re­cla­ma, con la Cons­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca en la mano, res­pon­sa­bi­li­da­des por la for­ma en que qui­so ins­tau­rar un nue­vo ré­gi­men pa­ra Ca­ta­lu­ña.

Aún son ma­yo­res las di­fe­ren­cias si nos ate­ne­mos a las com­pli­ci­da­des en la de­ten­ción. No hay que bus­car mu­cho. Las di­fe­ren­cias en­tre el ré­gi­men fran­cés del ve­rano de 1940 y la Ale­ma­nia de 2018 son es­can­da­lo­sas has­ta pa­ra el más ler­do de los pu­bli­cis­tas del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán. Cau­sa ru­bor te­ner que re­cor­dar las di­fe­ren­cias en­tre la Es­pa­ña de­mo­crá­ti­ca que hoy re­cla­ma a Puig­de­mont y el re­pug­nan­te ré­gi­men fran­quis­ta que bus­ca­ba a Com­panys pa­ra sa­ciar su sed de ven­gan­za.

La bus­ca de ar­gu­men­tos a fa­vor de Puig­de­mont y en con­tra de la ca­li­dad de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la es­tá lle­gan­do a lí­mi­tes mar­ca­dos por la mis­ma in­sen­sa­tez del pro­cés. No se pue­de en­ten­der, sin esa con­si­de­ra­ción, to­do el con­jun­to de au­tén­ti­cas bar­ba­ri­da­des que se han di­cho des­de el in­de­pen­den­tis­mo so­bre Es­pa­ña, so­bre los que se con­si­de­ran es­pa­ño­les y so­bre la his­to­ria.

¿De ve­ras han lle­ga­do a pen­sar al­gu­na vez los se­ce­sio­nis­tas que al­te­rar la his­to­ria y las his­to­rias po­dría sa­lir gra­tis?

La Se­ma­na San­ta qui­zá les ins­pi­ró, por­que vie­ron en ese tiem­po el de la es­ca­to­lo­gía y la men­ti­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.