Un in­cen­dio por un mo­tín en una co­mi­sa­ría de Ve­ne­zue­la cau­sa al me­nos 68 muer­tos

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL - ALON­SO MOLEIRO,

Al me­nos 68 per­so­nas, en­tre ellas dos mu­je­res, mu­rie­ron el miér­co­les en un in­cen­dio que se pro­du­jo tras ini­ciar­se un mo­tín car­ce­la­rio en los ca­la­bo­zos de la Po­li­cía Re­gio­nal del Es­ta­do de Ca­ra­bo­bo, en la ciu­dad de Va­len­cia, a dos ho­ras de Caracas. La

Es­te gra­ve su­ce­so se su­ma al tor­men­to­so his­to­rial car­ce­la­rio ve­ne­zo­lano, que ya ha co­no­ci­do va­rios epi­so­dios de muer­tes ma­si­vas tras ri­ñas y mo­ti­nes por las con­di­cio­nes inade­cua­das de re­clu­sión. La dipu­tada Del­sa So­lór­zano, del par­ti­do opo­si­tor Un Nue­vo Tiem­po, pro­me­tió que la Asam­blea Na­cio­nal, que do­mi­na la opo­si­ción, abri­rá de ma­ne­ra ur­gen­te una in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va “pa­ra dar con la ver­dad de lo que es­tá ocu­rrien­do en las cár­ce­les ve­ne­zo­la­nas”. Tan­to ella, co­mo Juan Mi­guel Mat­heus, del par­ti­do Pri­me­ro Justicia, afir­man que los muer­tos pa­san de 70. “Hay ca­dá­ve­res que no han po­di­do ser iden­ti­fi­ca­dos por­que sus cuer­pos que­da­ron to­tal­men­te cal­ci­na­dos”, ase­gu­ró.

Tras un pro­lon­ga­do si­len­cio, el fis­cal ge­ne­ral, Ta­rek Wi­lliam Saab, re­co­no­ció fi­nal­men­te la exis­ten­cia “pre­li­mi­nar” de 68 muer­tos, en­tre ellos dos mu­je­res que vi­si­ta­ban a re­clu­sos, y ha nom­bra­do a cua­tro fis­ca­les, tres re­gio­na­les y uno na­cio­nal, pa­ra in­ves­ti­gar lo su­ce­di­do. Saab se com­pro­me­tió a es­ta­ble­cer in­me­dia­ta­men­te las res­pon­sa­bi­li­da­des.

El ca­la­bo­zo de Po­liCa­ra­bo­bo, co­mo to­dos los cen­tros car­ce­la­rios del país, pre­sen­ta al­tos ni­ve­les de ha­ci­na­mien­to. El mo­tín se pro­du­jo du­ran­te el día de vi­si­tas con­yu­ga­les. Se­gún va­rias in­for­ma­cio­nes, los reos atra­pa­ron a uno de los sol­da­dos de vi­gi­lan­cia y lo to­ma­ron co­mo rehén, hi­rién­do­lo con una na­va­ja. Uno de los ca­be­ci­llas de la re­be­lión con­di­cio­nó la li­be­ra­ción del agen­te a que re­vuel­ta se ori­gi­nó des­pués de que va­rios reos apre­sa­ran a un vi­gi­lan­te y exi­gie­ran con­di­cio­nes pa­ra li­be­rar­lo. Tras ser ig­no­ra­dos, pren­die­ron va­rios col­cho­nes y se des­en­ca­de­nó la tra­ge­dia. Dipu­tados y pe­rio­dis­tas sos­tie­nen que el sal­do to­tal de víc­ti­mas su­pera el ba­lan­ce ofi­cial y se ele­va a 78 muer­tos.

se cum­plie­ran va­rias exi­gen­cias, no co­no­ci­das por aho­ra, y ame­na­zó con lan­zar una gra­na­da. Co­mo no res­pon­die­ron a sus pe­ti­cio­nes, los reos co­men­za­ron a que­mar col­cho­nes, lo que des­en­ca­de­nó la tra­ge­dia.

Los fa­mi­lia­res de los pre­sos co­men­za­ron a de­ses­pe­rar­se y pro­tes­ta­ron en la se­de de la Po­li­cía del Es­ta­do Ca­ra­bo­bo. Los cuer­pos po­li­cia­les lan­za­ron gas pi­mien­ta a la tur­ba al­te­ra­da.

Efec­ti­vos de los bom­be­ros y la

po­li­cía tra­ba­ja­ron afa­na­da­men­te pa­ra abrir bo­que­tes en las pa­re­des que ali­via­ran la con­cen­tra­ción de hu­mo y que per­mi­tie­ran sa­lir de for­ma con­tro­la­da a los pre­sos. Los su­per­vi­vien­tes, as­fi­xia­dos, a pun­to del des­ma­yo, fue­ron co­lo­ca­dos en los pa­tios in­te­rio­res ba­jo vi­gi­lan­cia. La ma­yo­ría de las víc­ti­mas mu­rie­ron por as­fi­xia, pe­ro hay per­so­nas car­bo­ni­za­das y un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de he­ri­dos.

Los mo­ti­nes y tra­ge­dias car­ce­la­rias tie­nen ya tra­di­ción en Ve­ne­zue­la, in­clu­so de tiem­pos pre­vios a la lle­ga­da de Chá­vez. Sus cár­ce­les son de las más ha­ci­na­das y vio­len­tas de Amé­ri­ca La­ti­na. Fuen­tes co­no­ce­do­ras de las pri­sio­nes coin­ci­den en se­ña­lar que es­te es uno de los ac­ci­den­tes más gra­ves de la his­to­ria pe­nal del país. El pri­me­ro se re­gis­tró tras un in­cen­dio en la cár­cel de Sa­ba­ne­ta, en el Es­ta­do Zu­lia, ha­ce más de 20 años, con 108 muer­tos. El de es­te mar­tes se con­si­de­ra a día de hoy el se­gun­do más gra­ve del país.

Du­ran­te el Go­bierno de Chá­vez la si­tua­ción se agra­vó tan­to que mu­chos cen­tros pe­ni­ten­cia­rios pa­sa­ron a ser con­tro­la­dos por los pro­pios pre­sos. El Go­bierno cha­vis­ta de­ci­dió crear el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Pe­ni­ten­cia­rios ha­ce ocho años. Carlos Nie­to Pal­ma, de la ONG Una Ven­ta­na pa­ra la Li­ber­tad, cul­pó al Go­bierno por lo su­ce­di­do: “Que­re­mos res­pon­sa­bi­li­zar de ma­ne­ra di­rec­ta a la mi­nis­tra [Iris] Va­re­la y al Mi­nis­te­rio de Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio. Es­ta es una si­tua­ción que he­mos de­nun­cia­do des­de ha­ce va­rios años”.

/ C. GAR­CIA RAWLINS (REU­TERS)

En­tie­rro de una de las víc­ti­mas mor­ta­les del in­cen­dio, el jue­ves en Va­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.