La po­li­cía ha­lla ras­tros de gas ve­ne­no­so en la puer­ta de la ca­sa del es­pía

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL - P. TUBELLA,

La uni­dad an­ti­te­rro­ris­ta de Scotland Yard ha re­ve­la­do que el agen­te tó­xi­co uti­li­za­do en el in­ten­to de ase­si­na­to del es­pía Ser­guéi Skri­pal y su hi­ja Yu­lia el pa­sa­do 4 de mar­zo fue co­lo­ca­do en la puer­ta de la ca­sa fa­mi­liar en Sa­lis­bury (sur de In­gla­te­rra).

La mu­jer, de 33 años, “me­jo­ra rá­pi­da­men­te y su con­di­ción ya no es crí­ti­ca”, con­fir­ma­ron es­te jue­ves fuen­tes hos­pi­ta­la­rias. Mien­tras, el an­ti­guo co­ro­nel de la in­te­li­gen­cia mi­li­tar ru­sa, de 66 años, si­gue “en es­ta­do crí­ti­co, pe­ro es­ta­ble”, se­gún des­ta­có la doc­to­ra Ch­ris­ti­ne Blans­hard en un co­mu­ni­ca­do di­fun­di­do pa­ra con­tra­rres­tar las de­cla­ra­cio­nes de una so­bri­na de Skri­pal a la BBC ho­ras an­tes, en las que ase­gu­ra­ba de que las po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia de los dos pa­cien­tes eran ca­si nu­las.

El coor­di­na­dor na­cio­nal del ser­vi­cio de con­tra­te­rro­ris­mo, Dean Hay­don, se ha mos­tra­do con­ven­ci­do de que el agen­te ner­vio­so em­plea­do con­tra los Skri­pal fue de­po­si­ta­do fren­te a la en­tra­da prin­ci­pal de su ca­sa, y no en el cen­tro co­mer­cial don­de am­bos fue­ron ha­lla­dos in­to­xi­ca­dos por un po­li­cía que tam­bién re­ci­bió tra­ta­mien­to, pe­ro ya fue da­do de al­ta ha­ce una se­ma­na.“Nues­tros es­pe­cia­lis­tas han iden­ti­fi­ca­do la más al­ta con­cen­tra­ción del gas ner­vio­so has­ta la fe­cha en la puer­ta del do­mi­ci­lio”, ha afir­ma­do Hay­don. La in­ves­ti­ga­ción apun­ta al gas No­vi­chok, un agen­te ner­vio­so desa­rro­lla­do por los mi­li­ta­res en los tiem­pos de la Unión So­vié­ti­ca.

Ser­guéi Skri­pal lle­va­ba ocho años ins­ta­la­do en Sa­lis­bury. El an­ti­guo ofi­cial del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia mi­li­tar ru­so ha­bía si­do con­de­na­do en Ru­sia a 13 años de pri­sión. Lo­gró la li­be­ra­ción en 2010 en el mar­co de un in­ter­cam­bio de es­pías en­tre Moscú y Washington.

es­tán asig­na­dos a la mi­sión di­plo­má­ti­ca an­te Na­cio­nes Uni­das. Moscú se to­mó las acu­sa­cio­nes y las ex­pul­sio­nes pos­te­rio­res co­mo una ame­na­za que no po­día acep­tar, y a la que aho­ra res­pon­de con una me­di­da si­mi­lar. No es la pri­me­ra vez que An­tó­nio Gu­te­rres di­ce que le preo­cu­pa­ba que se es­té en­tran­do en una di­ná­mi­ca pa­re­ci­da a la Gue­rra Fría.

En su pri­mer dis­cur­so an­te la Asam­blea Ge­ne­ral el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre, ad­vir­tió de que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal se es­ta­ba “de­sin­te­gran­do” por­que la con­fian­za en­tre los paí­ses se veía las­tra­da por las di­vi­sio­nes cre­cien­tes. El apo­yo de Ru­sia a las san­cio­nes pro­pues­tas por EE UU con­tra Co­rea del Nor­te se en­ten­dió co­mo un signo de aper­tu­ra, pe­ro re­sul­tó ser so­lo un arre­glo tem­po­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.