Sar­kozy se sen­ta­rá en el ban­qui­llo por co­rrup­ción y trá­fi­co de in­fluen­cias

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL - MARC BASSETS,

La ma­ra­ña judicial atra­pa ca­da día más a Ni­co­las Sar­kozy. Una se­ma­na des­pués de ser impu­tado por la su­pues­ta fi­nan­cia­ción de su cam­pa­ña de 2007 con di­ne­ro li­bio, los jue­ces de­ci­die­ron sen­tar al ex­pre­si­den­te fran­cés en el ban­qui­llo por co­rrup­ción y trá­fi­co de in­fluen­cias en el lla­ma­do ca­so de las es­cu­chas. Sar­kozy es­tá acu­sa­do de ha­ber in­ten­ta­do ob­te­ner, jun­to a su abo­ga­do, in­for­ma­ción de un juez so­bre otro ca­so de fi­nan­cia­ción en el que lue­go sa­lió ab­suel­to.

La de­ci­sión de lle­var­le a un tri­bu­nal de pri­me­ra ins­tan­cia, re­ve­la­da el jue­ves por Le Mon­de, re­pre­sen­ta­rá, si se aca­ba ce­le­bran­do, el se­gun­do jui­cio pa­ra el ex­pre­si­den­te. Los abo­ga­dos de Sar­kozy quie­ren re­cu­rrir­la. A prin­ci­pios de 2017, los jue­ces anun­cia­ron que le sen­ta­rían en el ban­qui­llo por la fi­nan­cia­ción de la cam­pa­ña de 2012, el lla­ma­do ca­so Byg­ma­lion. To­da­vía no hay fe­cha pa­ra el ini­cio de nin­gu­na de las dos vis­tas. El an­te­ce­sor y men­tor po­lí­ti­co de Sar­kozy, Jac­ques Chirac, ha si­do has­ta aho­ra el úni­co pre­si­den­te de la V Re­pú­bli­ca juz­ga­do. En 2012, cuan­do ya ha­bía aban­do­na­do el po­der, fue con­de­na­do a dos años de pri­sión exen­tos de cum­pli­mien­to.

La acu­mu­la­ción de impu­tacio­nes y jui­cios pa­ra Sar­kozy ero­sio­na to­da­vía más la repu­tación del po­lí­ti­co con­ser­va­dor, que go­ber­nó Fran­cia en­tre 2007 y 2012 y que, pe­se a es­tar ofi­cial­men­te re­ti­ra­do, si­gue ejer­cien­do un pa­pel tu­te­lar en la de­re­cha de es­te país. Su cu­rrí­cu­lum judicial con­tras­ta con la ho­ja im­po­lu­ta, por aho­ra, de sus su­ce­so­res, Fra­nçois Ho­llan­de y Em­ma­nuel Ma­cron, que em­pren­die­ron re­for­mas con el fin de mo­ra­li­zar la vi­da pú­bli­ca.

El ca­so de las es­cu­chas —tam­bién lla­ma­do ca­so Paul Bis­muth, por el pseu­dó­ni­mo que Sar­kozy usa­ba en las con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas con su abo­ga­do, Thierry Her­zog— es el vér­ti­ce en el que con­flu­yen dos de los ca­sos cla­ve que han per­se­gui­do a Sar­kozy

es­to años. Uno es el ca­so Bet­ten­court, en el que era in­ves­ti­ga­do por su­pues­to abu­so de la de­bi­li­dad de la mul­ti­mi­llo­na­ria Li­lia­ne Bet­ten­court pa­ra ob­te­ner fon­dos pa­ra su se­gun­da cam­pa­ña —que per­dió an­te Ho­llan­de— y por el que fue ab­suel­to. El otro es el de los su­pues­tos pa­gos del ré­gi­men del dic­ta­dor li­bio Mua­mar el Ga­da­fi pa­ra fi­nan­ciar la cam­pa­ña que lle­vó a Sar­kozy al pa­la­cio del Elí­seo en 2007.

En 2014, los jue­ces que in­ves­ti­ga­ban la fi­nan­cia­ción li­bia de la cam­pa­ña pre­si­den­cial pin­cha­ron la lí­nea te­le­fó­ni­ca ofi­cial de Sar­kozy, en­ton­ces ya ex­pre­si­den­te. Fue así co­mo des­cu­brie­ron que él y su abo­ga­do, Her­zog, usa­ban otra lí­nea ex­tra­ofi­cial, te­lé­fo­nos por­tá­ti­les que los in­ter­lo­cu­to­res uti­li­za­ban ba­jo una iden­ti­dad fal­sa pa­ra sus con­ver­sa­cio­nes se­cre­tas.

En es­tas es­cu­chas, los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron que Sar­kozy y Her­zog ha­bla­ban de có­mo ob­te­ner in­for­ma­cio­nes pri­vi­le­gia­das so­bre un re­cur­so en el Tri­bu­nal de Ca­sa­ción en el mar­co del ca­so Bet­ten­court, y có­mo apro­ve­char­se de la pre­sen­cia en es­te tri­bu­nal del ma­gis­tra­do Gil­bert Azi­bert, con­si­de­ra­do pró­xi­mo al ex­pre­si­den­te. Las con­ver­sa­cio­nes da­ban a en­ten­der que, a cambio de la ayu­da de Azi­bert en aquel ca­so, el ex­pre­si­den­te es­ta­ría dis­pues­to a ofre­cer­le un car­go en el prin­ci­pa­do de Mó­na­co.

La in­ves­ti­ga­ción, que ter­mi­nó en 2016, con­clu­yó que Sar­kozy y Her­zog “se be­ne­fi­cia­ron de la pre­si­den­cia de Gil­bert Azi­bert den­tro

/ P. LOPEZ (AFP)

El ex­pre­si­den­te Ni­co­las Sar­kozy, el miér­co­les en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.