En­tre un es­ta­dis­ta ju­bi­la­do y un bo­xea­dor de la po­lí­ti­ca

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL -

Seis años des­pués de ha­ber aban­do­na­do el pa­la­cio del Elí­seo, a Ni­co­las Sar­kozy le cues­ta en­con­trar su pa­pel. Du­ran­te un tiem­po pa­re­ció que se re­ti­ra­ba. Des­pués re­gre­só a es­ce­na pa­ra re­fun­dar su par­ti­do y as­pi­rar de nue­vo a la pre­si­den­cia. Fra­ca­só. Des­de ese mo­men­to, a fi­na­les de 2016, ha in­ten­ta­do asu­mir el pa­pel de je­fe de Es­ta­do re­ti­ra­do: el po­lí­ti­co ex­pe­ri­men­ta­do que se si­túa por en­ci­ma de la pe­lea par­ti­dis­ta y pro­di­ga con­se­jos y ad­ver­ten­cias a los po­lí­ti­cos más jó­ve­nes que él. Las úl­ti­mas no­ti­cias ju­di­cia­les —ma­las, pa­ra él, pe­ro no ines­pe­ra­das— han frus­tra­do el in­ten­to de ele­var­se a la ca­te­go­ría de sa­bio es­ta­dis­ta. En unos días —des­de su in­te­rro­ga­to­rio la se­ma­na pa­sa­da so­bre los su­pues­tos pa­gos de Ga­da­fi a su cam­pa­ña— ha vuel­to a ba­jar al ba­rro, con ata­ques vi­ru­len­tos a los ad­ver­sa­rios y la de­nun­cia de cons­pi­ra­cio­nes, en las que par­ti­ci­pan co­la­bo­ra­do­res y fa­mi­lia­res de dic­ta­do­res ya muer­tos, pe­rio­dis­tas y jue­ces. Es un te­rreno en el que Sar­kozy, un bo­xea­dor de la po­lí­ti­ca, lu­cha­dor a con­tra­co­rrien­te, no se sien­te in­có­mo­do. del Tri­bu­nal de Ca­sa­ción”, se­gún la re­qui­si­to­ria de la Fis­ca­lía Fi­nan­cie­ra Na­cio­nal, crea­da en 2013 por Ho­llan­de. “Tam­bién per­mi­tió es­ta­ble­cer que Gil­bert Azi­bert su­po sa­car ven­ta­ja de la si­tua­ción, so­li­ci­tan­do, y ob­te­nien­do, co­mo re­com­pen­sa y contrapartida, la in­ter­ven­ción de Ni­co­las Sar­kozy pa­ra res­pal­dar su can­di­da­tu­ra pa­ra un car­go judicial en Mó­na­co”. En es­te do­cu­men­to, ci­ta­do por Le Mon­de, los ma­gis­tra­dos de la Fis­ca­lía Fi­nan­cie­ra Na­cio­nal com­pa­ra­ban las prác­ti­cas del ex­pre­si­den­te y de su abo­ga­do con las de “de­lin­cuen­tes ex­pe­ri­men­ta­dos”. Am­bos, jun­to a Azi­bert, de­be­rán ser juz­ga­dos.

Impu­tación

Por aho­ra Sar­kozy no ha si­do de­cla­ra­do cul­pa­ble en nin­guno de los ca­sos ci­ta­dos, ni si­quie­ra juz­ga­do, pe­ro su ca­rre­ra des­de que aban­do­nó el Elí­seo en 2012 ha si­do un con­ti­nuo go­teo de acu­sa­cio­nes, una con­ti­nua ba­ta­lla po­lí­ti­co-judicial. Su úl­ti­mo in­ten­to de re­gre­sar a la pri­me­ra fi­la de la po­lí­ti­ca fue en las pri­ma­rias de Los Re­pu­bli­ca­nos, el gran par­ti­do de la de­re­cha fran­ce­sa. Que­dó eli­mi­na­do en la pri­me­ra vuel­ta, y uno de los ar­gu­men­tos de sus ad­ver­sa­rios fue pre­ci­sa­men­te que al­guien impu­tado en va­rios ca­sos no era digno de as­pi­rar y ocu­par la fun­ción pre­si­den­cial.

El ca­so po­ten­cial­men­te más gra­ve pa­ra el ex­pre­si­den­te es el de la fi­nan­cia­ción li­bia. La se­ma­na pa­sa­da, tras 25 ho­ras de de­cla­ra­ción ba­jo cus­to­dia po­li­cial, los jue­ces le impu­taron por co­rrup­ción pa­si­va, fi­nan­cia­ción ile­gal de cam­pa­ña elec­to­ral y des­vío de fon­dos pú­bli­cos li­bios. Va­rios tes­ti­mo­nios —del en­torno de Ga­da­fi y de un in­ter­me­dia­rio fran­co-li­ba­nés— y al­gu­nos do­cu­men­tos de ori­gen li­bio coin­ci­den en que Ga­da­fi en­tre­gó mi­llo­nes de eu­ros a Sar­kozy pa­ra su elec­ción en 2007. Las ci­fras men­cio­na­das os­ci­lan en­tre los 5 y los 50 mi­llo­nes. Tras que­dar en li­ber­tad ne­gó con vehe­men­cia en una en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va las acu­sa­cio­nes y las atri­bu­yó a un com­plot de la “ban­da de Ga­da­fi, que es una ban­da de ase­si­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.