Otra mi­ra­da

Ha­ce fal­ta li­qui­dar de una vez las cuen­tas pen­dien­tes con la dic­ta­du­ra

El País (Andalucía) - - OPINIÓN -

Las desave­nen­cias que han sur­gi­do en­tre el Co­mi­sio­na­do de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca y el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid a pro­pó­si­to de un me­mo­rial en el ce­men­te­rio de la Al­mu­de­na vuel­ven a po­ner de re­lie­ve cuán com­pli­ca­da si­gue sien­do la re­la­ción de los po­de­res de­mo­crá­ti­cos con el pa­sa­do de la Gue­rra Ci­vil y la dic­ta­du­ra fran­quis­ta. La dispu­ta, en es­te ca­so, sur­ge a pro­pó­si­to de la pro­pues­ta de in­cluir en di­cho me­mo­rial los nom­bres de las 2.934 per­so­nas eje­cu­ta­das en ese lu­gar por las fuer­zas fran­quis­tas en­tre 1939 y 1944. Los ex­per­tos han re­co­men­da­do que el me­mo­rial sea anó­ni­mo, ya que en­tre los re­pre­sa­lia­dos creen que hay che­quis­tas y res­pon­sa­bles de al­gu­nos de los crí­me­nes que se pro­du­je­ron en te­rri­to­rio re­pu­bli­cano. Des­de el Ayun­ta­mien­to ar­gu­men­tan que los nom­bres sir­ven pa­ra “so­cia­li­zar el co­no­ci­mien­to de las víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra y de los re­sis­ten­tes a la mis­ma”. ¿Qué de­be ha­cer una de­mo­cra­cia si en­tre esos nom­bres es­tán los de al­gu­nos ase­si­nos?

Han pa­sa­do ya más de ochen­ta años des­de que se pro­du­jo el gol­pe de Es­ta­do con­tra la Re­pú­bli­ca, y lue­go la te­rri­ble gue­rra y la bru­tal re­pre­sión fran­quis­ta, y to­da­vía no se ha en­con­tra­do la ma­ne­ra de pa­sar pá­gi­na. La dispu­ta so­bre el ci­ta­do me­mo­rial sir­ve pa­ra ilus­trar que a ve­ces ni si­quie­ra hay acuer­do en­tre los que pro­cu­ran cum­plir las dis­po­si­cio­nes de la lla­ma­da ley de me­mo­ria his­tó­ri­ca.

Al­go se ha he­cho mal. Y to­da­vía si­guen pen­dien­tes de re­pa­ra­ción y re­co­no­ci­mien­to mu­chas de las víc­ti­mas del ban­do ven­ce­dor, se con­ser­van ex­cen­tri­ci­da­des co­mo una Fun­da­ción Fran­co, no se sa­be qué ha­cer con el Va­lle de los Caí­dos, que­dan aún nom­bres de cé­le­bres fran­quis­tas en ca­lles y pla­zas. Ha­ce unas se­ma­nas el Go­bierno ejer­ció su de­re­cho de ve­to y pa­ra­li­zó una re­for­ma de la lla­ma­da ley de me­mo­ria his­tó­ri­ca que el PSOE pre­sen­tó en di­ciem­bre de 2017. La ini­cia­ti­va pro­po­ne que se de­cla­ren nu­los los jui­cios ce­le­bra­dos por el fran­quis­mo —lo que per­mi­ti­ría re­cla­ma­cio­nes de pa­tri­mo­nio—, que el Es­ta­do se ocu­pe de lo­ca­li­zar y ex­hu­mar los res­tos de más de 100.000 re­pre­sa­lia­dos o re­ti­rar los res­tos de Fran­co del Va­lle de los Caí­dos, en­tre otros pun­tos. El Go­bierno con­si­de­ra que ha­rían fal­ta unos 214 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra apli­car las pro­pues­tas, y es un gas­to que no es­tá dis­pues­to a ha­cer.

El con­flic­to es­tá de nue­vo ser­vi­do. Lo di­fí­cil de ges­tio­nar un pa­sa­do trau­má­ti­co es que se ope­ra so­bre un te­rri­to­rio car­ga­do de emociones y so­bre las po­si­cio­nes en­fren­ta­das que el gol­pe mi­li­tar de 1936 obli­gó a to­mar a ca­da es­pa­ñol cuan­do aque­llo se con­vir­tió en una lar­ga gue­rra. Es en­dia­bla­da­men­te di­fí­cil elu­dir el en­fren­ta­mien­to por­que las co­sas vuel­ven a plan­tear­se co­mo un com­ba­te en­tre los he­re­de­ros de las víc­ti­mas y los he­re­de­ros de los vic­ti­ma­rios.

Mien­tras los par­ti­dos no re­nun­cien a uti­li­zar la Gue­rra Ci­vil y la dic­ta­du­ra co­mo ar­ti­lle­ría con la que ba­tir­se en las po­lí­ti­cas de hoy, va a ser di­fí­cil en­con­trar la ma­ne­ra de re­pa­rar y re­co­no­cer a las víc­ti­mas. Los res­tos de los muer­tos que que­dan en cu­ne­tas y fo­sas co­mu­nes de­ben ser ex­hu­ma­dos y de­vuel­tos a sus fa­mi­lia­res. Y es ta­rea del Es­ta­do, ca­si siem­pre au­sen­te, en­con­trar la ma­ne­ra de ha­cer­lo por en­ci­ma de las lu­chas par­ti­dis­tas. Ur­ge ter­mi­nar con las cuen­tas pen­dien­tes de la dic­ta­du­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.