Bo­nos so­cia­les in­ser­vi­bles

El País (Andalucía) - - OPINIÓN -

El des­cen­so drás­ti­co de los be­ne­fi­cia­rios del bono social te­le­fó­ni­co, jun­to con la caí­da en pi­ca­do de los so­li­ci­tan­tes del nue­vo bono social eléc­tri­co, es una prue­ba más de que la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca ges­tio­na con más ne­gli­gen­cia de la de­bi­da las ayu­das a los gru­pos de po­bla­ción con me­nos ren­ta, fal­tos de ser­vi­cios pú­bli­cos esen­cia­les. El bono social te­le­fó­ni­co es un des­cuen­to que se apli­ca a ju­bi­la­dos y pen­sio­nis­tas con ren­tas anua­les in­fe­rio­res a 8.950 eu­ros. En la prác­ti­ca, se ha con­ver­ti­do en una ayu­da es­té­ril por­que so­lo se con­ce­de a los con­tra­tos in­di­vi­dua­les de te­lé­fono fi­jo; bas­ta que el fi­jo es­té in­clui­do en un con­tra­to con otros ser­vi­cios (co­mo el mó­vil, la fi­bra o el ADSL) pa­ra que el usua­rio, por ba­ja que sea su ren­ta, no ten­ga de­re­cho a él.

Es una re­gu­la­ción im­pro­pia de la si­tua­ción ac­tual del mer­ca­do de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. El mó­vil ha des­pla­za­do abru­ma­do­ra­men­te al te­lé­fono fi­jo y las co­mu­ni­ca­cio­nes por In­ter­net for­man par­te de las ne­ce­si­da­des dia­rias de ca­si to­das las fa­mi­lias y em­plea­dos. Lo ra­zo­na­ble es bo­ni­fi­car el con­jun­to de ser­vi­cios que pue­de ofre­cer una com­pa­ñía. La nor­ma de­be­ría ex­ten­der la con­ce­sión del bono a los ser­vi­cios in­te­gra­dos de la te­le­fo­nía si quie­re ser un ins­tru­men­to útil pa­ra el con­jun­to de los ciu­da­da­nos sin ex­cep­cio­nes.

Aun­que los ca­sos del bono social eléc­tri­co y te­le­fó­ni­co son di­fe­ren­tes (en es­te úl­ti­mo, es un ele­men­to más del ser­vi­cio uni­ver­sal de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes ad­ju­di­ca­do a Te­le­fó­ni­ca), en am­bos se apre­cia que las ayu­das re­gu­la­das so­lo son efec­ti­vas si los ges­to­res pú­bli­cos son ca­pa­ces de ade­cuar las nor­mas a los cam­bios so­cia­les y tec­no­ló­gi­cos y si los re­qui­si­tos exi­gi­dos pa­ra con­ce­der los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos no es­pan­tan, por su com­ple­ji­dad, a los po­ten­cia­les be­ne­fi­cia­rios. El des­ti­na­ta­rio de los bo­nos so­cia­les de­be es­tar muy cla­ro, las re­glas de con­ce­sión tie­nen que ser sen­ci­llas y en nin­gún ca­so de­ben res­trin­gir el ac­ce­so a tec­no­lo­gías de uso nor­mal (co­mo el mó­vil).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.