El PP se la jue­ga en Ma­drid y Va­len­cia

El País (Andalucía) - - ESPAÑA - JUAN JOSÉ MA­TEO / ANA­BEL DÍEZ,

La di­rec­ción del PP ha si­tua­do la re­con­quis­ta de los Ayun­ta­mien­tos de Ma­drid y de Va­len­cia en el co­ra­zón de su es­tra­te­gia pa­ra las elec­cio­nes lo­ca­les y au­to­nó­mi­cas de 2019. Los con­se­je­ros

“Es co­mo en el fút­bol: Ma­drid y Va­len­cia son de pri­me­ra di­vi­sión”, resumen grá­fi­ca­men­te fuen­tes de la di­rec­ción na­cio­nal del PP so­bre dos ciu­da­des en las que la for­ma­ción ga­nó pe­ro no go­ber­nó en 2015. “Nos cen­tra­re­mos en ellas por­que tie­nen más po­bla­ción”, aña­den so­bre un pul­so elec­to­ral en el que las ca­pi­ta­les de­ben ser­vir co­mo tram­po­lín pa­ra im­pul­sar a Ci­fuen­tes —des­gas­ta­da por las du­das so­bre có­mo ob­tu­vo su más­ter so­bre De­re­cho Au­to­nó­mi­co— y Bo­nig —las­tra­da por sus años en la opo­si­ción—.

“La can­di­da­tu­ra de la ca­pi­tal en­ca­ja con el per­fil de Pa­blo Ca­sa­do, pe­ro no hay nin­gu­na de­ci­sión to­ma­da, y más en Ma­drid, que vi­ve años muy con­vul­sos”, ra­zo­na otro di­ri­gen­te del PP en re­fe­ren­cia a la di­mi­sión de Es­pe­ran­za Agui­rre y a las in­ves­ti­ga­cio­nes a po­lí­ti­cos im­pli­ca­dos en las tra­mas Pú­ni­ca, Le­zo y Gür­tel. “Ma­drid es un si­tio muy adap­ta­ble a cual­quier per­fil: ha ha­bi­do alcaldes na­ci­dos fue­ra, co­mo Juan Barranco, por lo que el can­di­da­to no tie­ne por qué ser un ga­to [ma­dri­le­ño] y tam­bién se pres­ta a per­fi­les in­de­pen­dien­tes de úl­ti­ma ho­ra, co­mo pa­só con Car­me­na”. de Ma­riano Ra­joy bus­can dos can­di­da­tos mu­ni­ci­pa­les ca­pa­ces de mul­ti­pli­car los apo­yos que ne­ce­si­tan sus nú­me­ros uno au­to­nó­mi­cos —en prin­ci­pio, Cris­ti­na Ci­fuen­tes e Isa­bel Bo­nig — pa­ra go­ber­nar en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid

Ca­sa­do se ha con­so­li­da­do co­mo al­ter­na­ti­va en la ca­pi­tal, pe­ro aún no hay na­da de­ci­di­do. Fuen­tes de la di­rec­ción na­cio­nal la­men­tan que se ex­pon­ga al vi­ce­se­cre­ta­rio a un in­ne­ce­sa­rio des­gas­te, pues­to que se le es­tá so­me­tien­do a un “pe­sa­je” de su ta­lla co­mo can­di­da­to sin ser­lo ofi­cial­men­te. Al tiem­po, tan­to la vi­ce­pre­si­den­ta, y en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na. Con Ciu­da­da­nos al al­za en am­bas pla­zas, la for­ma­ción con­ser­va­do­ra pre­pa­ra a sus prin­ci­pa­les fi­gu­ras pa­ra una cam­pa­ña que se con­si­de­ra co­mo una pri­me­ra vuel­ta de las pró­xi­mas ge­ne­ra­les.

So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, co­mo el por­ta­voz, Íñi­go Mén­dez de Vi­go —a los que al­gu­nos com­pa­ñe­ros ven co­mo can­di­da­tos—, pre­fie­ren man­te­ner sus ac­tua­les res­pon­sa­bi­li­da­des. Y la pre­si­den­ta del Con­gre­so, Ana Pas­tor, to­do un re­fe­ren­te del par­ti­do, en­ca­ja en ese per­fil de can­di­da­ta “po­ten­te” que gus­ta en el PP de Ma­drid.

En Va­len­cia, la si­tua­ción es igual­men­te com­ple­ja. El eu­ro­dipu­tado Es­te­ban Gon­zá­lez Pons ha tras­la­da­do a la di­rec­ción que su de­seo es con­ti­nuar en el Eu­ro­par­la­men­to. El PP pro­vin­cial es­tá di­ri­gi­do por una ges­to­ra. Y Bo­nig tie­ne ya una lis­ta de al­ter­na­ti­vas.

“El de­ba­te se es­tá alar­gan­do más de lo pre­vis­to”, re­co­no­ce una

abo­ga­do del Es­ta­do pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano la di­ná­mi­ca po­lí­ti­ca del Con­sis­to­rio y su va­lo­ra­ción del desem­pe­ño del gru­po mu­ni­ci­pal del PP.

La si­tua­ción es más di­fí­cil pa­ra el par­ti­do en Va­len­cia. Nue­ve de sus diez con­ce­ja­les es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos en el ca­so Tau­la. El por­ta­voz, Eu­se­bio Mon­zó, in­de­pen­dien­te y li­cen­cia­do en Eco­nó­mi­cas, es la ex­cep­ción. Un dato que es­gri­men los de­fen­so­res de su can­di­da­tu­ra, que se afe­rran a un pre­ce­den­te. En 1992, Pe­pa Lu­zar­do fue la úni­ca con­ce­jal del PP de Las Pal­mas que no se pa­só al gru­po mix­to. Su fi­de­li­dad tu­vo pre­mio: aca­bó sien­do al­cal­de­sa. fuen­te del PP va­len­ciano, que ad­mi­te la exis­ten­cia de una lar­ga lis­ta de po­si­bles can­di­da­tos, co­mo el con­ce­jal Eu­se­bio Mon­zó (el fa­vo­ri­to de la di­rec­ción re­gio­nal); las dipu­tadas au­to­nó­mi­cas Ma­ría José Ca­ta­lá (la fa­vo­ri­ta de la di­rec­ción na­cio­nal) y Ma­ría José Fe­rrer San Se­gun­do (se­ña­la­da co­mo una op­ción pa­ra lo­grar el con­sen­so); o el de­le­ga­do de Go­bierno en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Juan Carlos Mo­ra­gues (bien vis­to en La Mon­cloa). “Hay po­si­bi­li­da­des de re­cu­pe­rar la al­cal­día, por­que la can­te­ra de vo­tos de la ciu­dad es una bar­ba­ri­dad, y un buen can­di­da­to los pue­de arras­trar tam­bién a la can­di­da­tu­ra de la Ge­ne­ra­li­tat”, aña­de es­te in­ter­lo­cu­tor. “Gé­no­va jue­ga al des­pis­te”.

Ci­fuen­tes y Bo­nig se en­fren­tan a pro­ble­mas co­mu­nes. Ciu­da­da­nos no pa­re­ce te­ner te­cho en sus co­mu­ni­da­des. El PSOE y Uni­dos Po­de­mos man­tie­nen sus op­cio­nes de go­ber­nar con alian­zas de iz­quier­das. La mar­ca del PP es­tá des­gas­ta­da por los es­cán­da­los de co­rrup­ción que se in­ves­ti­gan en los ca­sos Pú­ni­ca, Gür­tel, Le­zo y Brugal. Y am­bas sa­ben que si son candidatas ten­drán que en­fren­tar­se a al­gu­nas de las prin­ci­pa­les fi­gu­ras po­lí­ti­cas de Es­pa­ña.

Uni­dos Po­de­mos pre­sen­ta­rá a Íñi­go Erre­jón en Ma­drid y pro­po­ne con­sen­suar una lis­ta en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na con Com­pro­mis y Es­que­rra Uni­da. El PSOE, aún pen­dien­te de de­ci­dir sus can-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.