El fu­tu­ro de Ci­fuen­tes, en el ai­re tras el ca­so del más­ter

El par­ti­do fía su can­di­da­tu­ra al re­sul­ta­do de la in­ves­ti­ga­ción ofi­cial

El País (Andalucía) - - ESPAÑA - A. DÍEZ / J. J. MA­TEO,

El lu­nes, la pre­si­den­ta de Ma­drid, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, in­ter­vino sin acep­tar preguntas an­te la eje­cu­ti­va au­to­nó­mi­ca del PP y se mar­chó de va­ca­cio­nes sin cum­plir con su cos­tum­bre de ce­le­brar an­tes un con­se­jo de go­bierno. El par­ti­do vio en esa do­ble de­ci­sión un ele­men­to más pa­ra la in­quie­tud. Los días pa­san y na­da se ha acla­ra­do so­bre las po­si­bles irre­gu­la­ri­da­des en la ob­ten­ción de un más­ter por par­te de la pre­si­den­ta, re­ve­la­das por el­dia­rio. es. Eso co­lo­ca a Ci­fuen­tes fren­te a un exa­men po­lí­ti­co de pri­mer or­den jus­to a un año de las elec­cio­nes de 2019: el miér­co­les com­pa­re­ce­rá en la Asam­blea por exi­gen­cia de la opo­si­ción. Su par­ti­do es­pe­ra que acla­re to­das las du­das. Mien­tras tan­to, guar­da las dis­tan­cias y mi­de su apo­yo.

“Ci­fuen­tes es­tá muer­ta po­lí­ti­ca­men­te si es­to es cier­to”, opi­na un dipu­tado na­cio­nal de lar­ga tra­yec­to­ria en el PP. “Y sal­drá muy re­for­za­da si de­mues­tra que no lo es”, si­gue. “Que tan­tos pro­fe­so­res ha­yan apo­ya­do su ver­sión es un buen sín­to­ma. No se van a ju­gar su ca­rre­ra por ella”.

La cú­pu­la na­cio­nal del PP fía el fu­tu­ro po­lí­ti­co de Ci­fuen­tes a la in­ves­ti­ga­ción que es­tá lle­van­do a ca­bo la Uni­ver­si­dad Rey Juan Carlos, se­gún re­co­no­cen fuen­tes de la di­rec­ción. Es­tos in­ter­lo­cu­to­res con­fían en que la Uni­ver­si­dad pue­da pre­sen­tar el tra­ba­jo de fin de más­ter de Ci­fuen­tes, ya que la pre­si­den­ta ha ar­gu­men­ta­do que ella no pue­de ha­cer­lo por­que no lo en­cuen­tra.

Des­de el es­ta­lli­do de la po­lé­mi­ca, en la cú­pu­la del PP se ha pa­sa­do de la in­cre­du­li­dad a la preo­cu­pa­ción, pa­ra ins­ta­lar­se aho­ra en una in­quie­tud que va en au­men­to. Eso ex­pli­ca un vi­ra­je radical en la ac­ti­tud de la for­ma­ción.

Se ha pa­sa­do del apo­yo sin fi­su­ras a Ci­fuen­tes —“No to­do va­le en po­lí­ti­ca. Las ac­tua­cio­nes de es­tos días con­tra Ci­fuen­tes son mez­qui­nas, ma­chis­tas y mi­se­ra­blesl”, tui­teó la se­cre­ta­ria ge­ne­ral, Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal —, al si­len­cio ab­so­lu­to.

No hay me­jor resumen de la ten­sión in­ter­na que el po­si­cio­na­mien­to per­so­nal del pre­si­den­te, Ma­riano Ra­joy. El miér­co­les, el lí­der del par­ti­do res­pon­dió a un equi­po de La Sex­ta du­ran­te sus va­ca­cio­nes en Ga­li­cia. Ha­bló de Ca­ta­lu­ña. Y guar­dó si­len­cio cuan­do le pre­gun­ta­ron por Ci­fuen­tes.

—La se­ño­ra Ci­fuen­tes aho­ra mis­mo tie­ne que de­mos­trar... —Mu­chas gra­cias. Fuen­tes de la di­rec­ción pre­ci­san que los apo­yos a la pre­si­den­ta “son me­di­dos” y en­tran en el te­rreno más per­so­nal que po­lí­ti­co, si bien hay un de­seo ge­ne­ra­li­za­do de que to­do se acla­re.

La ten­den­cia a la ba­ja del PP en to­da Es­pa­ña, en re­la­ción a las elec­cio­nes lo­ca­les y au­to­nó­mi­cas de 2015, no es una ex­cep­ción en Ma­drid, don­de el par­ti­do go­bier­na gra­cias a un pac­to con Ciu­da­da­nos. Sin em­bar­go, en es­ta co­mu­ni­dad so­bre­sa­le la fi­gu­ra de Ci­fuen­tes, que es­tá por en­ci­ma de la mar­ca PP en la va­lo­ra­ción de los ciu­da­da­nos. La pre­si­den­ta, se­gún re­co­no­cen en la se­de na­cio­nal, se ha con­ver­ti­do en un va­lor po­lí­ti­co en sí mis­ma. De ahí que si su can­di­da­tu­ra se ma­lo­gra­ra o se de­bi­li­ta­ra, pa­ra el PP se­ría una ca­tás­tro­fe, se­ña­lan preo­cu­pa­dos en la di­rec­ción del PP.

Mie­do a la co­rrup­ción

Sin em­bar­go, el ca­so del más­ter no es la úni­ca in­quie­tud de Gé­no­va con res­pec­to a la co­mu­ni­dad. La di­rec­ción na­cio­nal te­me que el ca­len­da­rio judicial de los ca­sos de co­rrup­ción pro­ta­go­ni­za­dos por exin­te­gran­tes del par­ti­do aca­be ex­plo­tan­do jus­to an­tes de las elec­cio­nes de ju­nio de 2019.

Tras ser obli­ga­da a de­cla­rar en la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción del Con­gre­so so­bre la pre­sun­ta fi­nan­cia­ción ile­gal del PP, la pro­pia Ci­fuen­tes es­pe­ra que su po­lí­ti­ca de “to­le­ran­cia ce­ro” pro­vo­que la res­pues­ta de los afec­ta­dos. Se­ña­la­da en in­for­mes de la Guar­dia Ci­vil en el ca­so Pú­ni­ca por par­ti­ci­par en 2009 en una me­sa de con­tra­ta­ción que ad­ju­di­có un con­tra­to al em­pre­sa­rio Ar­tu­ro Fer­nán­dez —un con­cur­so ba­jo sos­pe­cha de ha­ber ser­vi­do pa­ra fi­nan­ciar al PP ma­dri­le­ño—, la pre­si­den­ta vi­ve ho­ras de má­xi­ma ten­sión. Su fu­tu­ro po­lí­ti­co es­tá en jue­go.

/ ULY MAR­TÍN

Cris­ti­na Ci­fuen­tes, en la reunión del co­mi­té eje­cu­ti­vo del PP de Ma­drid del lu­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.