El PSOE ve en los Co­mi­tés de la Re­pú­bli­ca el ger­men de la ‘ka­le bo­rro­ka’

El País (Andalucía) - - ESPAÑA - EP / G. A.,

El se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción del PSOE, José Luis Ába­los, ase­gu­ró el jue­ves que los au­to­de­no­mi­na­dos Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca (CDR) que se han crea­do en Ca­ta­lu­ña son el “ger­men de la ka­le bo­rro­ka” y re­cuer­da que es­te ti­po de co­mi­tés ya se mon­ta­ron en las re­vo­lu­cio­nes de Cu­ba, Ve­ne­zue­la o Ni­ca­ra­gua. En su opinión, hay que com­ba­tir­los con el Es­ta­do de de­re­cho por­que no so­lo agi­tan la ca­lle; tam­bién se­ña­lan a per­so­nas, ne­go­cios o se­des de los par­ti­dos po­lí­ti­cos.

El nú­me­ro tres del PSOE di­jo que el nom­bre de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes “lo di­ce to­do”. En su opinión, su fun­ción es el “con­trol de la po­bla­ción”, co­mo su­ce­dió en las re­vo­lu­cio­nes de paí­ses sud­ame­ri­ca­nos.

Ába­los aña­dió que lo que ca­rac­te­ri­za a “un co­man­do de es­tos” es que “vi­gi­la la cua­dra, quién en­tra, quién sa­le, quién ha­bla”, y que son “ele­men­tos de in­for­ma­ción, tam­bién de agi­ta­ción. Son mal ger­men”. No obs­tan­te, con­si­de­ra que lo peor es que el Par­la­ment es­tá tam­bién “en la agi­ta­ción” al no ha­ber que­ri­do con­de­nar sus ac­cio­nes vio­len­tas en el pleno del pa­sa­do miér­co­les.

In­cen­dio in­ten­cio­na­do

Un ejem­plo de la vio­len­cia que ro­dea a es­tas or­ga­ni­za­cio­nes es el in­cen­dio que en la ma­dru­ga­da del jue­ves des­tru­yó par­te del lla­ma­do Ate­neo Po­pu­lar de Sa­rrià —un edi­fi­cio de pro­pie­dad del Ayun­ta­mien­to de Barcelona oku­pa­do por los Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca (CDR)—, y que se sos­pe­cha que fue in­ten­cio­na­do. Es­ta es la prin­ci­pal hi­pó­te­sis con la que trabajan los Mos­sos d’Es­qua­dra.

El Ate­neo de­nun­ció lo que con­si­de­ra un “ata­que fas­cis­ta”. Laia lo tie­ne cla­ro. “Son gru­pos de ex­tre­ma de­re­cha y fas­cis­tas”, di­ce con­ven­ci­da es­ta chi­ca, miem­bro del Ate­neo, pa­ra se­ña­lar a los au­to­res del in­cen­dio que el jue­ves pro­vo­có la caí­da de par­te del te­cho de es­te es­pa­cio oku­pa­do des­de di­ciem­bre de 2015.

Es­te ata­que es el úl­ti­mo de mu­chos, ase­gu­ra. Unas agre­sio­nes que se han mul­ti­pli­ca­do a par­tir del re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre de 2017, sus­pen­di­do por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. “Re­ci­bi­mos un ata­que al mes, a ve­ces in­clu­so dos”, di­ce Laia, quien ase­gu­ra que no es la pri­me­ra vez que in­ten­tan que­mar el Ate­neo, que or­ga­ni­za ac­ti­vi­da­des po­pu­la­res del ba­rrio. A la es­pe­ra del in­for­me de­fi­ni­ti­vo, es pro­ba­ble que el edi­fi­cio se ten­ga que ti­rar aba­jo, se­ña­la­ron fuen­tes del Ayun­ta­mien­to de Barcelona.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.