Puig­de­mont ape­la­rá si no que­da li­bre an­te el Cons­ti­tu­cio­nal ale­mán

Las ma­nio­bras del abo­ga­do re­tra­sa­rán la en­tre­ga a Es­pa­ña

El País (Andalucía) - - ESPAÑA - ANA CARBAJOSA,

La ex­tra­di­ción de Car­les Puig­de­mont des­de Ale­ma­nia po­dría com­pli­car­se y di­la­tar­se. El abo­ga­do ale­mán del ex­pre­si­dent ha anun­cia­do que lle­va­rá el ca­so al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ger­mano si el de­te­ni­do no es pues­to en li­ber­tad.

Puig­de­mont se en­cuen­tra en­car­ce­la­do en Neu­müns­ter, al nor­te de Ale­ma­nia, des­pués de que fue­ra de­te­ni­do el pa­sa­do do­min­go por pe­ti­ción de Es­pa­ña. La fis­ca­lía de Schles­wig-Hols­tein, el Es­ta­do don­de fue arres­ta­do, es­tu­dia la eu­ro­or­den es­pa­ño­la y pro­pon­drá o no su ex­tra­di­ción en los pró­xi­mos días al tri­bu­nal su­pe­rior re­gio­nal, que es el com­pe­ten­te pa­ra to­mar la de­ci­sión.

Wolf­gang Schom­burg, el nue­vo y ex­pe­ri­men­ta­do abo­ga­do del ex­pre­si­dent, ha pe­di­do pú­bli­ca­men­te al Go­bierno ale­mán que re­cha­ce la ex­tra­di­ción de Puig­de­mont, se­gún pu­bli­ca Süd­deuts­che Zei­tung. La de­ci­sión co­rres­pon­de al tri­bu­nal de Schles­wig-Hols­tein, pe­ro la ley ale­ma­na tam­bién es­ta­ble­ce que el con­sen­ti­mien­to úl­ti­mo co­rres­pon­de al Go­bierno.

Ex­per­tos ju­rí­di­cos con­sul­ta­dos por EL PAÍS ex­pli­can que ese con­sen­ti­mien­to es, so­bre to­do, una for­ma­li­dad y que con­si­de­ran im­pro­ba­ble que Ber­lín con­tra­di­ga la de­ci­sión adop­ta­da por el juez com­pe­ten­te. “No es re­le­van­te. No me pue­do ima­gi­nar al Go­bierno di­cien­do que no, si el tri­bu­nal con­si­de­ra que se cum­plen to­dos los re­qui­si­tos pa­ra la ex­tra­di­ción”, di­ce Mi­chael Ku­bi­ciel, catedrático de De­re­cho Pe­nal Eu­ro­peo de la Uni­ver­si­dad de Aus­bur­go. “Ten­dría que dar­se el ca­so de que la ex­tra­di­ción cau­sa­ra un da­ño sig­ni­fi­ca­ti­vo a los in­tere­ses ale­ma­nes y no creo que sea el ca­so. Es­pa­ña es una de­mo­cra­cia muy asen­ta­da y el da­ño se­ría al con­tra­rio”, in­ter­pre­ta Ku­bie­cel.

Schom­burg tam­bién ase­gu­ra al dia­rio mu­ni­qués —y con­fir­man a EL PAÍS fuen­tes cer­ca­nas al ca­so— que si la se­ma­na que vie­ne Puig­de­mont si­gue en la cár­cel, una vez que la fis­ca­lía tras­la­de el ca­so al tri­bu­nal, lla­ma­rán a la puer­ta del Cons­ti­tu­cio­nal en Karls­ruhe. “Tie­ne que in­ten­tar­lo por si aca­so. En Karls­ruhe hay cier­to es­cep­ti­cis­mo con la ley eu­ro­pea y nun­ca se sa­be”, ex­pli­ca Joa­chim Wie­land, ex­per­to en De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Spe­yer.

Es­te ju­ris­ta ci­ta dos pre­ce­den­tes. Uno en 2005, el de Ma­moun Dar­ka­zan­li, acu­sa­do de per­te­ne­cer a Al Qae­da y al que el Cons­ti­tu­cio­nal ale­mán se ne­gó a en­tre­gar a Es­pa­ña por ser ale­mán por ma­tri­mo­nio. Y el otro de 2015, el lla­ma­do ca­so Me­llo­ni, de un es­ta­dou­ni­den­se con­de­na­do en Ita­lia en au­sen­cia. Nin­guno de los dos guar­da gran­des si­mi­li­tu­des con el ca­so Puig­de­mont. “Es una es­tra­te­gia clá­si­ca. Es su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pa­ra man­te­ner al de­te­ni­do en Ale­ma­nia”, aña­de Ku­bie­cel.

El ate­rri­za­je del ca­so en el Cons­ti­tu­cio­nal po­dría su­po­ner en cual­quier ca­so una di­la­ta­ción del pro­ce­so y un re­tra­so de la en­tre­ga a Es­pa­ña. Los abo­ga­dos de Puig­de­mont in­ten­tan que que­de en li­ber­tad y ba­jo me­di­das cau­te­la­res co­mo el arres­to do­mi­ci­lia­rio o la re­ti­ra­da del pa­sa­por­te, a me­nos mien­tras du­re el pro­ce­so en Ale­ma­nia. Pe­ro el juz­ga­do de pri­me­ra ins­tan­cia ale­mán or­de­nó el lu­nes que Puig­de­mont per­ma­ne­cie­ra en la cár­cel al con­si­de­rar que ha­bía ries­go de fu­ga.

/ DA­NIEL REINHARDT (EP)

El abo­ga­do Wolf­gang Schom­burg, el jue­ves tras ver­se con Puig­de­mont en Neu­müns­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.