El Se­na­do apro­bó la apli­ca­ción del 155 y vol­vió a su inac­ti­vi­dad

El tra­ba­jo de la Cá­ma­ra al­ta de­pen­de del que efec­túe an­tes la ba­ja

El País (Andalucía) - - ESPAÑA - JOR­DI PÉ­REZ COLOMÉ,

El Se­na­do es el her­mano ge­me­lo pe­que­ño de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la: es muy pa­re­ci­do al Con­gre­so, y le si­gue en to­do. Por tan­to, si no se aprue­ban le­yes en el Con­gre­so, tam­po­co se aprue­ban en el Se­na­do. Ade­más, el Se­na­do tie­ne ca­pa­ci­dad de en­men­dar le­gis­la­ción, pe­ro “es una Cá­ma­ra de se­gun­da lec­tu­ra don­de re­pe­ti­mos los de­ba­tes del Con­gre­so”, di­ce el ex­se­na­dor del PSC Car­les Mar­tí.

Es­ta le­gis­la­tu­ra, el Se­na­do se ha he­cho fa­mo­so por el 155. Pe­ro el de­ba­te de fon­do es si se­rá una Cá­ma­ra que in­clui­rá de­ba­tes con una pers­pec­ti­va te­rri­to­rial al mis­mo ni­vel que los del Con­gre­so. Es la pre­gun­ta sin res­pues­ta 40 años des­pués. Eso no sig­ni­fi­ca que sea com­ple­ta­men­te inú­til. Es­tas son las ven­ta­jas:

Ali­men­to del te­le­dia­rio. El con­trol al Go­bierno en el pleno, las vi­si­tas de pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos y las co­mi­sio­nes de in­ves­ti­ga­ción (dos en 20 años) dan ti­tu­la­res, aun­que no le­yes.

De­li­be­ra­ción.

En el Se­na­do hay po­lí­ti­cos con ex­pe­rien­cia. “Yo he vis­to más su­per­fi­cia­li­dad en dipu­tados que en se­na­do­res”, di­ce el ex­dipu­tado y ex­se­na­dor del PNV Iña­ki Ana­sa­gas­ti. Pe­ro si na­die lee los in­for­mes que re­dac­tan, no tie­ne con­se­cuen­cias. “El tra­ba­jo del se­na­dor no es na­da apre­cia­do por la opinión pú­bli­ca”, di­ce Ra­món Ra­ba­ne­ra, ex­se­na­dor del PP.

El ta­ma­ño im­por­ta. Es­pa­ña tie­ne un Con­gre­so re­la­ti­va­men­te pe­que­ño. Hay 350 dipu­tados (Po­lo­nia tie­ne 460 e Ita­lia 630, por ejem­plo). Los 266 se­na­do­res com­pen­san. A pe­sar de su ima­gen de ce­men­te­rio de di­no­sau­rios, el Se­na­do tie­ne otros dos per­fi­les de se­na­do­res: jó­ve­nes pre­mia­dos por una bue­na la­bor en su pro­vin­cia o que van ca­mino del Con­gre­so y car­gos or­gá­ni­cos del par­ti­do que re­ci­ben su suel­do del Se­na­do. “Ser se­na­dor no es una ca­rre­ra se­pa­ra­da del Con­gre­so”, di­ce Al­ber­to Pe­na­dés, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca.

La re­for­ma. En to­das las épo­cas ha ha­bi­do co­mi­sio­nes, in­for­mes o po­nen­cias se­rios pa­ra la “re­for­ma del Se­na­do”. Pe­ro si­gue in­to­ca­ble. Los dos gran­des par­ti­dos no se han atre­vi­do nun­ca. Hay un mo­ti­vo ob­vio: el Se­na­do no mo­les­ta. “Aho­ra sa­bes que el Se­na­do no sir­ve de na­da, pe­ro que sir­va qui­zá es peor”, di­ce Pe­na­dés.

Pe­ro el Se­na­do es más fa­mo­so por sus de­fec­tos. En­tre ellos:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.