El oca­so del ‘clan Za­ra­go­za’

La justicia in­ves­ti­ga por co­rrup­ción a quien fue­ra al­cal­de de San­ta Po­la por el PP du­ran­te tres man­da­tos y tres pa­rien­tes El equi­po mu­ni­ci­pal ha de­nun­cia­do nu­me­ro­sas irre­gu­la­ri­da­des “No ha ha­bi­do nin­gu­na con­duc­ta in­de­sea­ble”, re­pli­ca el ex­re­gi­dor

El País (Andalucía) - - ESPAÑA - MANRIQUE SÁN­CHEZ,

Men­cio­nar el ape­lli­do Za­ra­go­za en San­ta Po­la equi­va­le a ha­blar de la fa­mi­lia que ha ejer­ci­do du­ran­te más de una dé­ca­da el po­der ab­so­lu­to en es­ta lo­ca­li­dad tu­rís­ti­ca del li­to­ral de Ali­can­te. La mis­ma don­de el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, man­tie­ne en si­tua­ción de ex­ce­den­cia su pla­za de re­gis­tra­dor de la pro­pie­dad. Ese ape­lli­do se ha con­ver­ti­do aho­ra en el úl­ti­mo que­bra­de­ro de ca­be­za del PP pro­vin­cial. El exal­cal­de Mi­guel Za­ra­go­za, dos de sus her­ma­nos y uno de sus cu­ña­dos es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos en di­fe­ren­tes pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les por su­pues­ta co­rrup­ción. De­te­ni­dos, impu­tados y se­ña­la­dos por la opinión pú­bli­ca, los Za­ra­go­za con­tem­plan des­de ha­ce me­ses el inexo­ra­ble oca­so de su clan.

Ese de­cli­ve co­men­zó en ma­yo de 2015, cuan­do Mi­guel Za­ra­go­za per­dió la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de la que ha­bía go­za­do du­ran­te tres le­gis­la­tu­ras. San­ta Po­la (31.000 ha­bi­tan­tes) vo­tó en­ton­ces por el cambio. El nue­vo go­bierno lo­cal, un cua­tri­par­ti­to de iz­quier­das co­man­da­do por el PSOE, le­van­tó las al­fom­bras del Con­sis­to­rio, hur­gó en los ca­jo­nes y aca­bó de­nun­cian­do an­te la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción un sin­fín de irre­gu­la­ri­da­des que sal­pi­can a va­rios ex­con­ce­ja­les del PP.

El pri­mer zar­pa­zo de la Uni­dad de De­lin­cuen­cia Eco­nó­mi­ca y Fis­cal (UDEF) lle­gó en ju­nio del pa­sa­do año con la de­ten­ción de un her­mano de Za­ra­go­za, José Mi­guel, in­ten­den­te-je­fe de la Po­li­cía Lo­cal de San­ta Po­la, que es­tá acu­sa­do jun­to al ex­con­ce­jal de Se­gu­ri­dad, An­to­nio Pé­rez Huer­ta, y otras nue­ve per­so­nas, en­tre agen­tes y em­pre­sa­rios, de un frau­de en la com­pra de uniformes.

Otro juz­ga­do in­ves­ti­ga a la exe­dil de Edu­ca­ción Lola Ga­dea por irre­gu­la­ri­da­des en la reha­bi­li­ta­ción de un co­le­gio pú­bli­co, La His­pa­ni­dad, en el que un de­rrum­be par­cial en una de las au­las cau­só he­ri­das en enero de 2013 a una pro­fe­so­ra y va­rios ni­ños.

Ha­ce un mes, por otra cau­sa, fue­ron arres­ta­dos el exal­cal­de, su her­ma­na Pi­lar y el ma­ri­do de es­ta, el ex­con­ce­jal de Per­so­nal Jor­ge Pe­re­lló, acu­sa­dos jun­to a otras cua­tro per­so­nas de de­li­tos de mal­ver­sa­ción, pre­va­ri­ca­ción, trá­fi­co de in­fluen­cias y cohe­cho. La Po­li­cía sos­pe­cha que Mi­guel Za­ra­go­za y su cu­ña­do per­do­na­ron a una clí­ni­ca mé­di­ca pri­va­da los ca­si 100.000 eu­ros que de­be­ría ha­ber pa­ga­do al Ayun­ta­mien­to en­tre 2006 y 2016 por el al­qui­ler y las obras de ade­cua­ción de unas ins­ta­la­cio­nes mu­ni­ci­pa­les.

A cambio de ese su­pues­to tra­to de fa­vor, la em­pre­sa Clí­ni­ca Gran Ala­cant con­tra­tó a Pi­lar Za­ra­go­za y a dos can­di­da­tos que con­cu­rrie­ron a las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les en las lis­tas lo­ca­les del PP. La her­ma­na del al­cal­de, y es­po­sa del con­ce­jal, per­ci­bió un sa­la­rio de ad­mi­nis­tra­ti­va du­ran­te dos años sin acu­dir a su pues­to de tra­ba­jo. Y el Ayun­ta­mien­to cu­brió su ab­sen­tis­mo con em­plea­dos pú­bli­cos, se­gún la in­ves­ti­ga­ción po­li­cial.

“No­so­tros ya he­mos mo­vi­do el ár­bol pa­ra que ca­ye­ran los fru­tos. Aho­ra es el turno de los jue­ces”, ex­pli­ca a EL PAÍS un po­li­cía de la UDEF pre­gun­ta­do por la ma­ra­ña de pro­ce­di­mien­tos por su­pues­ta co­rrup­ción des­ta­pa­da en San­ta Po­la.

Mien­tras tan­to, Mi­guel Za­ra­go­za, que con­ser­va su ac­ta de con­ce­jal y ges­tio­na fon­dos de la Dipu­tación de Ali­can­te co­mo res­pon­sa­ble de Bie­nes­tar Social, de­fien­de su tra­yec­to­ria en la al­cal­día, que ca­li­fi­ca de “ho­no­ra­ble y sin ta­cha”. “Pue­do ha­ber co­me­ti­do al­gún error, pe­ro no ha ha­bi­do nin­gu­na con­duc­ta in­de­sea­ble y quien sos­ten­ga lo con­tra­rio de­be­rá pro­bar­lo”, di­jo el pa­sa­do mar­tes, 26 de mar­zo, a la pren­sa, tras ser in­te­rro­ga­do por la juez Gem­ma So­ma­vi­lla.

En su de­cla­ra­ción an­te la ma­gis­tra­da, ase­gu­ró des­co­no­cer las vi­ci­si­tu­des del con­tra­to fir­ma­do por el Ayun­ta­mien­to de San­ta Po­la con la clí­ni­ca tras ale­gar que no le co­rres­pon­día vi­gi­lar su cum­pli­mien­to. De igual mo­do, di­jo ig­no­rar si su her­ma­na acu­día a su pues­to de tra­ba­jo, se­gún fuen­tes ju­rí­di­cas.

Mi­guel Za­ra­go­za es­tá tam­bién a la es­pe­ra de jui­cio por un de­li­to de pre­va­ri­ca­ción. La fis­ca­lía pi­de pro­vi­sio­nal­men­te pa­ra él un año de cár­cel y sie­te de in­ha­bi­li­ta­ción por con­sen­tir los rui­dos que ge­ne­ra­ba una dis­co­te­ca ile­gal en una playa del mu­ni­ci­pio. El exal­cal­de ha ofre­ci­do al PP su di­mi­sión co­mo dipu­tado pro­vin­cial. Pe­ro la di­rec­ción del par­ti­do no la ha acep­ta­do “por res­pon­sa­bi­li­dad”, ya que ha­cer­lo con­lle­va­ría su sus­ti­tu­ción por un al­cal­de, Carlos Ra­mí­rez, de San Ful­gen­cio, que aban­do­nó la for­ma­ción con­ser­va­do­ra tras ser con­de­na­do por pre­va­ri­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.