In­te­rior in­cau­tó el año pa­sa­do a pre­sos 1.383 mó­vi­les

El País (Andalucía) - - ESPAÑA - ÓS­CAR LÓ­PEZ-FON­SE­CA,

Al­gu­nos de los ob­je­tos más co­mu­nes de la vi­da co­ti­dia­na se con­vier­ten en au­tén­ti­cos te­so­ros den­tro de una cár­cel si su te­nen­cia es­tá prohi­bi­da. Uno de los más co­ti­za­dos es el te­lé­fono mó­vil, cu­yo trá­fi­co y uso se ha con­ver­ti­do en un au­tén­ti­co pro­ble­ma

Así lo de­ta­lla la in­for­ma­ción fa­ci­li­ta­da por el Mi­nis­te­rio del In­te­rior al se­na­dor de EH Bil­du Jon Iña­rri­tu en una res­pues­ta par­la­men­ta­ria a la que ha te­ni­do ac­ce­so EL PAÍS. En la mis­ma, el Go­bierno des­ta­ca que pa­ra im­pe­dir su uso a par­tir del año 2008 inició la ins­ta­la­ción de in­hi­bi­do­res de fre­cuen­cias en las cár­ce­les. Una me­di­da que alcanza ya a 39 de los 69 cen­tros pe­ni­ten­cia­rios, pe­ro que, sin em­bar­go, no ha con­se­gui­do re­du­cir de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va los ter­mi­na­les in­ter­ve­ni­dos. Pre­sos cé­le­bres co­mo Zak­har Ka­las­hov, je­fe de la ma­fia geor­gia­na, y el nar­co­tra­fi­can­te ga­lle­go José Ra­mon Pra­do Bu­ga­llo, Si­to Mi­ñan­co, han si­do sor­pren­di­dos al­gu­na vez lla­man­do con mó­vi­les des­de sus cel­das su­pues­ta­men­te pa­ra dar ins­truc­cio­nes a sus or­ga­ni­za­cio­nes.

In­te­rior des­ta­ca que los te­lé­fo­nos mó­vi­les “son ob­je­tos prohi­bi­dos y, co­mo ta­les, su te­nen­cia es de se­gu­ri­dad den­tro de las pri­sio­nes al con­ver­tir­se en el ori­gen de nu­me­ro­sas pe­leas y ex­tor­sio­nes. Des­de el año 2000, el pri­me­ro del que hay es­ta­dís­ti­cas, Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias se ha in­cau­ta­do de 17.140 de es­tos in­ge­nios a re­clu­sos. En 2017 fue­ron 1.383, ca­si cua­tro al día.

sus­cep­ti­ble de ser ti­pi­fi­ca­da co­mo una fal­ta gra­ve” que aca­rrea san­cio­nes a los re­clu­sos que los po­sean. Es­tos cas­ti­gos van des­de la prohi­bi­ción de sa­lir al pa­tio du­ran­te un mes al in­gre­so tem­po­ral en una cel­da de ais­la­mien­to.

Es­cá­ne­res y ar­cos

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas, en­tre 2000 y 2005 só­lo se in­ter­vi­nie­ron unos po­cos cien­tos de te­lé­fo­nos (de los 16 del pri­mer año a los 169 del úl­ti­mo). Sin em­bar­go, es a par­tir de 2006 —con 500 ter­mi­na­les— y, so­bre to­do, de 2007 —con 1.244— cuan­do el ha­llaz­go de es­tos apa­ra­tos re­gis­tró un fuer­te in­cre­men­to que se man­tie­ne has­ta hoy con fluc­tua­cio­nes, pe­ro siem­pre al­re­de­dor de los 1.350 mó­vi­les por año. Los años 2009 y 2010, con 1.784 y 1.779 apa­ra­tos re­qui­sa­dos res­pec­ti­va­men­te, en­ca­be­zan el ran­king. En 2017, fue­ron 1.383, lo que su­pu­so

un repunte res­pec­to a los tres años an­te­rio­res.

Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias ase­gu­ra en su res­pues­ta que los Cen­tros Pe­ni­ten­cia­rios “dis­po­nen de me­dios téc­ni­cos apro­pia­dos pa­ra evi­tar la en­tra­da de te­lé­fo­nos mó­vi­les” y se­ña­la el uso de “es­cá­ne­res, ar­cos y ra­que­tas de de­tec­ción de me­ta­les”. Sin em­bar­go, des­ta­ca que “el me­dio más efi­caz pa­ra evi­tar la en­tra­da y de­tec­tar el uso de mó­vi­les en los Cen­tros Pe­ni­ten­cia­rios es la ac­tua­ción del per­so­nal que, a tra­vés de la ob­ser­va­ción de los in­ter­nos, los re­gis­tros, ca­cheos y re­qui­sas que rea­li­zan im­pi­den su en­tra­da o con­si­guen su in­cau­ta­ción”.

Los re­pre­sen­tan­tes sin­di­ca­les de los tra­ba­ja­do­res no son, sin em­bar­go, tan op­ti­mis­tas. Un por­ta­voz de ACAIP, el sin­di­ca­to ma­yo­ri­ta­rio en las cár­ce­les es­pa­ño­las, ase­gu­ra que los fun­cio­na­rios ca­re­cen de “me­dios hu­ma­nos y ma­te­ria­les” pa­ra im­pe­dir el uso de los mó­vi­les den­tro de la cár­cel. “Los me­dios tec­no­ló­gi­cos e in­hi­bi­do­res re­quie­ren de una in­ver­sión cons­tan­te que la Ad­mi­nis­tra­ción ha de­traí­do en be­ne­fi­cio de las em­pre­sas de se­gu­ri­dad pri­va­da. ¿Có­mo ex­pli­car si no que en un re­cin­to do­ta­do de in­hi­bi­do­res de fre­cuen­cia los pre­sos si­gan dan­do uso a la te­le­fo­nía mó­vil?”, de­nun­cian.

Bue­na par­te de las ter­mi­na­les son in­tro­du­ci­dos en las cár­ce­les por fa­mi­lia­res du­ran­te las vi­si­tas vis a vis (ín­ti­mas) o por re­clu­sos que vuel­ven de per­mi­so, y que los es­con­den en sus ca­vi­da­des cor­po­ra­les o en ob­je­tos —uno fue ha­lla­do en el in­te­rior de un tu­bo de pas­ta de dien­tes— pa­ra bur­lar los con­tro­les.

Las es­ta­dís­ti­cas tam­bién re­ve­lan que no en to­das las cár­ce­les se tra­fi­ca en igual me­di­da con mó­vi­les. Fren­te a la de So­ria, don­de en 18 años só­lo se han lo­ca­li­za­do 15 mó­vi­les, me­dia do­ce­na de cár­ce­les acu­mu­lan cer­ca de 1.000 ter­mi­na­les in­ter­ve­ni­dos ca­da una. La lis­ta la en­ca­be­za la pri­sión de To­pas (Sa­la­man­ca), con 1.242 te­lé­fo­nos lo­ca­li­za­dos. En es­ta cár­cel, so­lo en 2009 los fun­cio­na­rios re­qui­sa­ron 170 apa­ra­tos.

Le si­guen las de Ceu­ta (890), San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe (852), Me­li­lla (839), Va­len­cia (805) y la de Val­de­mo­ro (728). De ellas, tres aún no tie­nen ins­ta­la­dos in­hi­bi­do­res pa­ra evi­tar su uso. El Go­bierno de­ta­lla que en­tre 2010 y 2016 ha san­cio­na­do a ocho fun­cio­na­rios “por in­tro­du­cir o ven­der te­lé­fo­nos a los in­ter­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.