La so­lu­ción del co­rre­dor bio­ló­gi­co

El País (Andalucía) - - CIENCIA -

El lo­bo ibé­ri­co es­tu­vo so­me­ti­do a un tre­men­do es­trés po­bla­cio­nal por pre­sión hu­ma­na, co­mo las cam­pa­ñas de “ex­tin­ción de ali­ma­ñas” pro­mo­vi­das des­de la Ad­mi­nis­tra­ción, en­ve­ne­na­mien­tos in­dis­cri­mi­na­dos o la des­truc­ción de há­bi­tats du­ran­te los años se­ten­ta. La es­pe­cie su­frió un cue­llo de bo­te­lla ge­né­ti­co que pu­so a la es­pe­cie al bor­de de la ex­tin­ción en la Pe­nín­su­la.

Una de las po­si­bles so­lu­cio­nes apun­ta a los co­rre­do­res bio­ló­gi­cos que fa­vo­rez­can el flu­jo ge­né­ti­co con las ma­na­das eu­ro­peas, co­mo la po­si­ble co­lo­ni­za­ción por los Pi­ri­neos de lo­bos ita­lia­nos. “Es­tos lo­bos cru­zan Fran­cia por los Alpes ma­rí­ti­mos, pa­san­do mi­les de ki­ló­me­tros y to­do ti­po de pro­ble­mas. Al lle­gar a los Pi­ri­neos, Ca­ta­lu­ña no ha­ce na­da pa­ra fo­men­tar que la es­pe­cie se que­de. Hay que pro­te­ger al lo­bo de for­ma es­tric­ta pa­ra que re­co­lo­ni­ce la Pe­nín­su­la. Lo desea­ble es crear co­rre­do­res bio­ló­gi­cos por to­da Eu­ro­pa. Hay mu­chas po­bla­cio­nes ais­la­das que re­quie­ren co­mu­ni­car­se”, con­clu­ye Sán­chez.

ha crea­do un uni­ver­so pa­ra­le­lo fal­so que di­ce que re­quie­re ca­za por­que hay su­per­po­bla­ción. No hay ra­zón en el si­glo XXI pa­ra que es­ta es­pe­cie no es­té pro­te­gi­da co­mo el águi­la real, el he­rre­ri­llo ca­pu­chino, el oso, el lin­ce o cual­quier rep­til y an­fi­bio”, la­men­ta Sán­chez.

Un pun­to de con­flic­to pa­ra la con­vi­ven­cia con el lo­bo ibé­ri­co re­si­de en la ga­na­de­ría, mo­ti­vo por lo que el in­for­me su­gie­re pro­pues­tas co­mo la pues­ta en mar­cha de pro­gra­mas pa­ra con­cien­ciar e im­pul­sar la co­mu­ni­ca­ción en­tre pro­duc­to­res y con­su­mi­do­res res­pon­sa­bles pa­ra im­pul­sar la ga­na­de­ría res­pe­tuo­sa con el en­torno y con la con­ser­va­ción de las es­pe­cies con las que com­par­te el te­rri­to­rio, co­mo el lo­bo.

“La Ad­mi­nis­tra­ción tie­ne que en­ten­der que es una es­pe­cie que de­be pro­te­ger­se al 100%, co­mo pa­sa en Por­tu­gal. Es ab­sur­do que cuan­do los lo­bos cru­zan la fron­te­ra se ca­cen”, in­di­ca Prie­to.

En zo­nas de ba­ja den­si­dad de lo­bos, mu­chos de los ata­ques atri­bui­dos a es­ta es­pe­cie son cau­sa­dos por pe­rros asil­ves­tra­dos, aban­do­na­dos o des­cui­da­dos, por lo que en­tre las re­co­men­da­cio­nes del in­for­me, los au­to­res se­ña­lan la ne­ce­si­dad de cen­sos y se­gui­mien­to. “En Reino Uni­do exis­ten los mis­mos ata­ques al ga­na­do que en Es­pa­ña pe­ro no por lo­bos, por­que los ma­ta­ron ha­ce va­rios si­glos, sino por pe­rros, y na­die di­ce que hay que ma­tar a to­dos los pe­rros. Uno de los pro­ble­mas es el ti­po de ra­za del ga­na­do va­cuno. Si se im­por­tan ra­zas cen­troeu­ro­peas, que son más pro­duc­ti­vas pe­ro que no tie­nen el cui­da­do pa­ren­tal que de­fien­da a las crías fren­te a los de­pre­da­do­res, los ter­ne­ros es­tán ex­pues­tos”, di­ce Sán­chez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.