El re­fu­gio del lo­bo ibé­ri­co

Las dis­tin­tas le­gis­la­cio­nes au­to­nó­mi­cas y la fal­ta de pla­nes cien­tí­fi­cos man­tie­nen a la es­pe­cie con­fi­na­da en el no­roes­te de Es­pa­ña

El País (Andalucía) - - CIENCIA - KRISTING SULENG,

En­ve­ne­na­dos, ahor­ca­dos, atro­pe­lla­dos o ex­pues­tos co­mo tro­feos de ca­za. Así ter­mi­nó la vi­da de en­tre 500 y 650 ejem­pla­res de lo­bo ibé­ri­co en Es­pa­ña en 2017, se­gún el in­for­me Por la con­vi­ven­cia del hom­bre y el lo­bo, la pri­me­ra apro­xi­ma­ción so­bre la mor­ta­li­dad no na­tu­ral de la es­pe­cie en el te­rri­to­rio pe­nin­su­lar. El es­tu­dio, un pro­yec­to in­de­pen­dien­te ba­sa­do en da­tos del Voluntariado Na­cio­nal pa­ra el Cen­so del Lo­bo Ibé­ri­co y el Ob­ser­va­to­rio de Sos­te­ni­bi­li­dad, aler­ta de la fal­ta de trans­pa­ren­cia de la Ad­mi­nis­tra­ción, de ges­tión cien­tí­fi­ca pa­ra la con­ser­va­ción de la es­pe­cie y de pla­nes de pro­tec­ción y res­tric­ción de la ca­za que cum­plan la nor­ma­ti­va eu­ro­pea.

El nú­me­ro de ba­jas anua­les, que po­dría ser su­pe­rior a las re­co­gi­das, se­gún apun­tan los au­to­res del in­for­me, con­fir­ma la re­gre­sión de la es­pe­cie en nues­tro país, don­de las ma­na­das se ven ca­da vez más im­po­si­bi­li­ta­das pa­ra re­co­lo­ni­zar sus te­rri­to­rios his­tó­ri­cos me­ri­dio­na­les y de la cuen­ca me­di­te­rrá­nea a tra­vés del sis­te­ma Ibé­ri­co. Por la ac­ción hu­ma­na, no hay lo­bos en zo­nas co­mo An­da­lu­cía, Ex­tre­ma­du­ra y Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na.

Aun­que la po­bla­ción ac­tual es ma­yor que ha­ce unos años, el lo­bo ibé­ri­co si­gue sien­do ob­je­to de la per­se­cu­ción hu­ma­na que le lle­vó al bor­de de la ex­tin­ción en los años se­ten­ta. “No so­lo no se ex­pan­de por el te­rri­to­rio es­pa­ñol, sino que la es­pe­cie su­fre una re­gre­sión ha­cia la zo­na no­roc­ci­den­tal por la ca­za bru­tal que le im­pi­de ex­ten­der­se ha­cia sus te­rri­to­rios his­tó­ri­cos me­ri­dio­na­les, co­mo su­ce­día cuan­do es­tu­vo a pun­to de des­apa­re­cer y Fé­lix Rodríguez de la Fuen­te con­si­guió de­te­ner su ex­tin­ción a tra­vés de un ré­gi­men de ve­das anua­les, im­pi­dien­do su ca­za to­do el año”, ex­pli­ca el bió­lo­go de vi­da sil­ves­tre Án­gel M. Sán­chez, coau­tor del in­for­me y coor­di­na­dor ge­ne­ral del Voluntariado Na­cio­nal pa­ra el Cen­so del Lo­bo Ibé­ri­co y Eva­lua­ción del Es­ta­do de Con­ser­va­ción de sus Há­bi­tats Na­tu­ra­les.

A di­fe­ren­cia de los cen­sos na­cio­na­les (el pri­me­ro se reali­zó ha­ce tres dé­ca­das y el úl­ti­mo, en­tre 2012 y 2014), es­te es el pri­me­ro que atien­de a la im­pli­ca­ción de la ac­ción hu­ma­na en la mor­ta­li­dad de lo­bos ibé­ri­cos. “En Es­pa­ña so­lo se han he­cho dos cen­sos de lo­bos, con dis­tin­tas me­to­do­lo­gías, y los da­tos no son fia­bles. Se ha­bla de ma­na­das, pe­ro no se sa­be cuán­tos ejem­pla­res hay en ca­da una. Es di­fí­cil de­ter­mi­nar la po­bla­ción real. Una for­ma in­di­rec­ta es cuan­ti­fi­car los lo­bos que des­apa­re­cen al año”, apun­ta el ecó­lo­go Fer­nan­do Prie­to, coau­tor del es­tu­dio. Se­gún el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Pes­ca, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te, exis­ten al­go me­nos de 300 ma­na­das en to­da Es­pa­ña, con­fi­na­das en las au­to­no­mías del no­roes­te del país.

El 60%, en Cas­ti­lla y León

Más de me­dio mi­llar de ejem­pla­res mue­ren al año por cau­sas no na­tu­ra­les

Los ex­per­tos con­si­de­ran fal­so que exis­ta su­per­po­bla­ción

Cas­ti­lla y León con­cen­tra el 60% de las ma­na­das, a la que le si­gue Ga­li­cia con el 28%. Can­ta­bria, con el 4%, per­mi­te su ca­za con­tro­la­da y fi­ja unos cu­pos de con­trol a car­go de per­so­nal de la Ad­mi­nis­tra­ción y de ca­za­do­res. En As­tu­rias, con el 12% y don­de el lo­bo no es una es­pe­cie ci­ne­gé­ti­ca, sus po­bla­cio­nes son tam­bién con­tro­la­das por per­so­nal del Prin­ci­pa­do. El País Vas­co im­pi­de en la prác­ti­ca el asen­ta­mien­to de ma­na­das en su te­rri­to­rio con con­tro­les po­bla­cio­na­les ar­bi­tra­rios pa­ra evi­tar que la es­pe­cie re­co­lo­ni­ce la re­gión.

La pre­sen­cia de los lo­bos en el sur del Due­ro y el es­te de la Pe­nín­su­la si­gue en blan­co. Un fac­tor que de­ter­mi­na ese des­equi­li­brio po­bla­cio­nal es, se­gún el in­for­me, las com­pe­ten­cias au­to­nó­mi­cas en me­dio am­bien­te. “Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la Ley de Ca­za de 1970 fue mu­cho más con­ser­va­cio­nis­ta que la ma­yor par­te de le­yes au­to­nó­mi­cas que per­mi­ten to­do ti­po de ca­za en par­ques na­cio­na­les to­do el año. Ca­da au­to­no­mía le­gis­la de for­ma di­fe­ren­te. Al­gu­nas son más la­xas que otras, ac­túan de for­ma ar­bi­tra­ria y ca­si siem­pre mal, sin de­jar­se orien­tar por los cien­tí­fi­cos”, se­ña­la Sán­chez, coau­tor del in­for­me. “Las Ad­mi­nis­tra­cio­nes no son be­li­ge­ran­tes con­tra el lo­bo pe­ro tam­po­co fa­vo­re­cen su re­cu­pe­ra­ción”, aña­de. “Con el lo­bo se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.