¿Sín­dro­me de Es­to­col­mo?

El País (Andalucía) - - CULTURA -

La en­tre­vis­ta de Eduar­do Ma­di­na a Fer­min Mu­gu­ru­za ge­ne­ró tan­to aplau­sos co­mo crí­ti­cas du­rí­si­mas. En la charla, ni el mú­si­co re­nie­ga de los aten­ta­dos de ETA, ni el po­lí­ti­co le pre­gun­ta por ello. Ello su­pu­so que se re­gis­tra­sen acu­sa­cio­nes a Ma­di­na de “hu­mi­lla­ción” o “sín­dro­me de Es­to­col­mo”. Al­fon­so Za­pi­co es­tá pre­pa­ra­do pa­ra que a su te­beo, ins­pi­ra­do en esa charla, le ocu­rra lo mis­mo: “Sé que a mu­chos no les gus­ta­rá. En te­mas muy sen­si­bles siem­pre va a ha­ber opi­nio­nes di­fe­ren­tes”. Ma­di­na lo en­ca­ja “con el má­xi­mo res­pe­to”. “Hay dis­cre­pan­cias cla­ras en­tre Fer­min y yo, pe­ro no que­ría un de­ba­te. No im­por­ta­ban mis pun­tos de vis­ta, sino que él con­ta­ra los su­yos”, de­fien­de. “A los que opi­na­mos dis­tin­to en Eus­ka­di ha­ce dé­ca­das que nos acu­san de sín­dro­me de Es­to­col­mo. Creo que en reali­dad es­tán ha­blan­do de ellos mis­mos”.

Su­pre­mo en 2000 de Ne­gu Go­rriak, el gru­po de Mu­gu­ru­za, acu­sa­do por Ga­lin­do de ofen­der su ho­nor; el mú­si­co cuen­ta có­mo se sal­vó de los GAL y pre­ci­sa que el her­mano de Yo­yes, la exe­ta­rra ase­si­na­da por la ban­da en 1986 por con­si­de­rar­la trai­do­ra, era (y es) su téc­ni­co de so­ni­do. “Nos de­jó des­tro­za­dos”, di­jo Mu­gu­ru­za en Jot Down —la en­tre­vis­ta se pu­bli­có en fe­bre­ro de 2017—. Aun­que sub­ra­ya su apues­ta por la paz y con­tra la vio­len­cia, el mú­si­co si­gue sin con­de­nar los aten­ta­dos de ETA, lo que en­cen­dió po­lé­mi­cas en con­tra de esa en­tre­vis­ta.

Nor­mal, se­gún Ma­di­na. Cree que su charla con Mu­gu­ru­za hu­bie­se si­do im­po­si­ble ha­ce una dé­ca­da. Tam­po­co el có­mic. “Za­pi­co di­bu­jó la con­ver­sa­ción que no tu­vi­mos ni pu­di­mos te­ner”, afir­ma, pe­ro “la vo­ca­ción ha­cia la con­vi­ven­cia de la so­cie­dad vas­ca” y el ce­se del te­rro­ris­mo de ETA abrie­ron las puer­tas a otra Eus­ka­di. Ca­da vez que Ma­di­na alu­de a ello, re­ci­ta esa fe­cha: “20 de oc­tu­bre de 2011”. Tras el anun­cio de la ban­da, su te­lé­fono so­nó: era el pre­si­den­te José Luis Rodríguez Zapatero, quien que­ría com­par­tir el fin de una épo­ca. Tras me­dio si­glo de te­rror y más de 800 muer­tos, el País Vas­co em­pe­za­ba otro ca­pí­tu­lo.

En La pe­lo­ta vas­ca, el es­cri­tor Ber­nar­do At­xa­ga pre­veía que un día se qui­ta­rían ese pe­so de en­ci­ma. Ma­di­na re­cu­pe­ra la idea: “Ya se pue­de ha­blar sin que ca­da pa­la­bra pe­se una to­ne­la­da”.

A la es­pe­ra de la di­so­lu­ción de­fi­ni­ti­va de la ban­da, el có­mic ofre­ce op­ti­mis­mo. Si has­ta su ge­ne­ra­ción la tor­men­ta fue la cos­tum­bre, los hi­jos de Ma­di­na y Mu­gu­ru­za afron­tan un ho­ri­zon­te me­nos nu­bla­do. “Sus vi­das se des­cri­ben en la nor­ma­li­dad. Qui­zás sea el mo­men­to de ha­cer un es­fuer­zo

por la con­vi­ven­cia, man­te­nien­do la me­mo­ria de lo que ocu­rrió, pa­ra pro­te­ger­nos”, di­ce el ex­dipu­tado. A su hi­jo Unax se lo con­ta­rá to­do, pe­ro “po­co a po­co, por ca­pí­tu­los”. Mien­tras, que vi­va y dis­fru­te el su­yo, el de la paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.