El efec­to Scully es his­to­ria

El 63% de las cien­tí­fi­cas en la trein­te­na lo son por la pro­ta­go­nis­ta de ‘Ex­pe­dien­te X’

El País (Andalucía) - - CULTURA -

An­te el in­mi­nen­te re­gre­so de la hoy por fin ex­tin­ta Ex­pe­dien­te X, en fe­bre­ro de 2016, y por ini­cia­ti­va tui­te­ra de la pro­pia Gillian An­der­son, que, sin em­bar­go, tu­vo que vol­ver a lu­char por co­brar lo mis­mo que su par­te­nai­re, ha­bía quien ce­le­bra­ba el más que po­si­ble re­gre­so del #scull­yef­fect, el #efec­tos­cully, es­to es, la po­si­bi­li­dad de que el per­so­na­je de la in­tré­pi­da y re­so­lu­ti­va, la fo­ren­se y agen­te especial Da­na Scully, ins­pi­ra­se a una nue­va ge­ne­ra­ción de ado­les­cen­tes (chi­cas) a, por qué no, de­jar­se se­du­cir por la cien­cia. Ocu­rrió en 1993, ¿por qué no iba a ocu­rrir aho­ra?

Se­gún un es­tu­dio so­bre el fa­bu­lo­so efec­to Scully, el 63% de las mu­je­res que hoy se de­di­can a la cien­cia y que te­nían al­re­de­dor de 12 años cuan­do se es­tre­nó Ex­pe­dien­te X, ase­gu­ran que lo más pro­ba­ble es que no es­tu­vie­sen don­de es­tán si no hu­bie­ra exis­ti­do Da­na Scully. Es de­cir, que el per­so­na­je de Scully les di­jo que ellas tam­bién po­dían ha­cer­lo. Les sir­vió de mo­de­lo. Lo que to­das esas ex­ni­ñas no sa­ben es que Da­na Scully es­tu­vo a pun­to de no exis­tir. Y, ri­zan­do aún más el ri­zo, que el he­cho de que es­tu­vie­se a pun­to de no exis­tir es lo que las ha con­ver­ti­do en cien­tí­fi­cas.

Por­que es­ta­mos ha­blan­do de 1993, la épo­ca en la que aún exis­tían Mitch Bu­chan­non (un pe­lu­do Da­vid Has­sel­hoff me­ti­do a so­co­rris­ta) y, có­mo no, C. J. Par­ker (su neu­má­ti­ca com­pa­ñe­ra de so­co­rris­mos ca­li­for­nia­nos, Pa­me­la An­der­son), y se cuen­ta que era una C. J. Par­ker lo que bus­ca­ban pa­ra Fox Mul­der y no una Da­na Scully, es de­cir, que no con­ce­bían la idea de que la se­rie pu­die­se fun­cio­nar de no exis­tir un atrac­ti­vo de­co­ra­ti­vo co­mo el que su­po­nía Pa­me­la An­der­son. Así que cuan­do Gillian An­der­son en­tró por la puer­ta, el pro­duc­tor sa­cu­dió la ca­be­za y di­jo: “Ni pen­sar­lo”.

Pe­ro en­ton­ces ocu­rrió al­go im­pen­sa­ble. La quí­mi­ca en­tre Du­chovny y An­der­son fue ins­tan­tá­nea. Aca­ba­ban de en­con­trar a Da­na Scully. Dis­cu­tie­ron y dis­cu­tie­ron y de­ci­die­ron op­tar por el des­vío. Por­que Da­na Scully era una ano­ma­lía. Ves­tía ga­bar­di­nas gi­gan­tes­cas, era ex­tre­ma­da­men­te in­te­li­gen­te, te­nía una vi­da pro­pia que na­da te­nía que ver con con­quis­tar a nin­gún ti­po —lo su­yo con Mul­der era im­po­si­ble, pe­ro lo era tam­bién pa­ra él— y su tra­ba­jo con­sis­tía en des­tri­par muer­tos y mos­trar­se to­do lo fir­me que la cien­cia se lo per­mi­tía, an­te la in­fan­til ilu­sión pa­ra­nor­mal de su com­pa­ñe­ro.

No po­días no enamo­rar­te de ella. De las po­si­bi­li­da­des que su per­so­na­je alum­bra­ba en un mun­do (el te­le­vi­si­vo) es­tan­ca­do en­ton­ces en el es­te­reo­ti­po de ma­dre con pro­ble­mas, sol­te­ra con pro­ble­mas, pro­ble­mas, to­dos, siem­pre, re­la­cio­na­dos con hom­bres. Da­na Scully era, por fin, un per­so­na­je de ac­ción, y no de reac­ción. Una ano­ma­lía en­ton­ces, no, afor­tu­na­da­men­te, aho­ra. De ahí que fue­se im­pen­sa­ble que se pro­du­je­se una re­edi­ción del efec­to Scully cuan­do se de­ci­dió re­lan­zar la se­rie ha­ce un par de años. De ahí y de la in­ca­pa­ci­dad de su crea­dor, Ch­ris Car­ter, de readap­tar (y ha­cer cre­cer) su obra, que se ha des­pe­di­do, in­sis­ti­mos, y es­pe­re­mos, por fin, (bo­chor­no­sa­men­te) atra­pa­da en el tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.