Ju­lia Kris­te­va, acu­sa­da de es­piar pa­ra la Bul­ga­ria co­mu­nis­ta

El País (Andalucía) - - CULTURA - ÁLEX VI­CEN­TE,

La fi­ló­so­fa, lin­güis­ta y psi­coa­na­lis­ta Ju­lia Kris­te­va, una de las prin­ci­pa­les in­te­lec­tua­les de la Fran­cia de las úl­ti­mas dé­ca­das, ha si­do acu­sa­da de ha­ber tra­ba­ja­do co­mo es­pía pa­ra el ré­gi­men co­mu­nis­ta de Bul­ga­ria, don­de na­ció en 1941. El se­ma­na­rio fran­cés L’Obs ha pu­bli­ca­do la fi­cha de los ser­vi­cios de es­pio­na­je que la de­fi­nen co­mo “agen­te y co­la­bo­ra­do­ra”. Se­gún ese do­cu­men­to, la po­li­cía se­cre­ta la alis­tó en 1971 y la re­bau­ti­zó co­mo Sa­bi­na.

Kris­te­va se exi­lió en Fran­cia en 1965 con una be­ca de es­tu­dios, sien­do hi­ja de una fa­mi­lia no afi­lia­da al Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Se­gún su ver­sión, su pa­dre fue ase­si­na­do en un hos­pi­tal búl­ga­ro a fi­na­les de los ochen­ta. Ofi­cial­men­te, su país na­tal la con­si­de­ró una “re­ne­ga­da de la pa­tria”.

La in­te­lec­tual ha ne­ga­do las acu­sa­cio­nes. “Al­guien quie­re per­ju­di­car­me”, de­cla­ró a L’Obs el miér­co­les, til­dan­do la in­cul­pa­ción de “gro­tes­ca y fal­sa” y de “de­li­to con­tra el ho­nor” que per­ju­di­ca la con­si­de­ra­ción de su obra.

“Ob­je­to de vi­gi­lan­cia”

Kris­te­va es co­no­ci­da por es­tu­dios so­bre la mi­gra­ción, la al­te­ri­dad o la de­pre­sión. Co­mo teó­ri­ca de la li­te­ra­tu­ra, se dis­tin­guió al enun­ciar la no­ción de in­ter­tex­tua­li­dad. Es una de las prin­ci­pa­les ex­po­nen­tes de la es­cue­la fe­mi­nis­ta fran­ce­sa, doc­to­ra ho­no­ris cau­sa por Har­vard y co­man­dan­te de la Le­gión de Ho­nor en Fran­cia.

La lin­güis­ta ase­gu­ra ha­ber si­do “ob­je­to de vi­gi­lan­cia” por par­te de los ser­vi­cios secretos búl­ga­ros, lo que po­dría ex­pli­car la exis­ten­cia de un do­sier so­bre ella. Sin em­bar­go, la fi­cha men­cio­na ex­plí­ci­ta­men­te que fue “re­clu­ta­da” por el te­nien­te Ivan Di­mi­trov Bo­ji­kov en ju­nio de 1971. El nom­bre, fe­cha y lu­gar de na­ci­mien­to coin­ci­den. El do­cu­men­to no di­ce cuán­to du­ró la su­pues­ta co­la­bo­ra­ción ni si fue re­mu­ne­ra­da.

Es­ta fi­cha re­sur­ge aho­ra por una ve­ri­fi­ca­ción rea­li­za­da por la re­vis­ta Li­te­ra­tu­ren Vest­nik, pa­ra la que Kris­te­va as­pi­ra­ba a tra­ba­jar. Se­gún la nor­ma­ti­va en vi­gor, los me­dios búl­ga­ros tie­nen la obli­ga­ción de com­pro­bar y ha­cer pú­bli­co el pa­sa­do de to­do pe­rio­dis­ta na­ci­do an­tes de 1976, en ca­so de ha­ber apo­ya­do al ré­gi­men.

Los ar­chi­vos de la era co­mu­nis­ta fue­ron par­cial­men­te des­cla­si­fi­ca­dos en 2006. Des­de en­ton­ces se pue­de ac­ce­der al lis­ta­do de co­la­bo­ra­do­res de la Darz­hav­na Si­gur­nost, una de las ma­yo­res re­des de es­pio­na­je de la Gue­rra Fría, im­pli­ca­da en ca­sos co­mo el in­ten­to de ase­si­na­to de Juan Pa­blo II.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.