El frá­gil se­ñor Co­ti­llard

El País (Andalucía) - - CULTURA - J. O.

Di­rec­ción: Gui­llau­me Ca­net. In­tér­pre­tes: Gui­llau­me Ca­net, Ma­rion Co­ti­llard, Jean­ne Da­mas. Gé­ne­ro: co­me­dia. Fran­cia, 2017. Du­ra­ción: 123 mi­nu­tos.

La au­to­fic­ción, gé­ne­ro li­te­ra­rio tan an­ti­guo co­mo Mi­guel de Una­muno pe­ro muy en bo­ga en las úl­ti­mas dos dé­ca­das, ha ido lle­gan­do tam­bién al au­dio­vi­sual. A pe­lí­cu­las co­mo Ca­ro dia­rio y Abril, de Nan­ni Mo­ret­ti, se une aho­ra el ac­tor y di­rec­tor fran­cés Gui­llau­me Ca­net, au­tor de una es­truen­do­sa pa­li­za con­tra sí mis­mo, pa­té­ti­ca, có­mi­ca y sin con­tem­pla­cio­nes: Co­sas de la edad, el re­tra­to de la eta­pa de de­rrum­ba­mien­to de una es­tre­lla que, a los 43 años, y es­ta­bi­li­za­do en una apa­ren­te­men­te fe­liz vi­da fa­mi­liar, em­pie­za a no ver­se y a no ser vis­to por su pú­bli­co co­mo al­guien jo­ven, “con rock & roll”.

Cuán­to hay de ver­dad y de in­ven­ción en la cri­sis de Ca­net es ca­si lo de me­nos por­que, a pe­sar de los ele­men­tos bu­fos y de la au­to­pa­ro­dia, si no la ha su­fri­do él, la ha­brá so­por­ta­do otro de su es­ti­lo, y las si­tua­cio­nes y sen­ti­mien­tos tie­nen su­fi­cien­te cre­di­bi­li­dad pa­ra ser re­co­no­ci­bles en un mun­do tan de im­pos­tu­ras co­mo es el de la in­ter­pre­ta­ción. Así, al tiem­po que au­to­fic­ción pa­ró­di­ca, la pe­lí­cu­la es una gran re­fle­xión so­bra la va­ni­dad de los in­tér­pre­tes, su ines­ta­bi­li­dad y la fra­gi­li­dad de un ofi­cio don­de al me­nor tro­pie­zo pue­de cun­dir la pér­di­da de con­fian­za.

De he­cho, la me­ra exis­ten­cia de una pe­lí­cu­la co­mo es­ta im­pli­ca ya abun­dan­tes do­sis de pe­tu­lan­cia. Y, sin em­bar­go, la ab­so­lu­ta ca­ren­cia de au­to­com­pla­cen­cia en el dis­cur­so so­bre el yo de Ca­net re­ve­la no so­lo una enor­me ca­pa­ci­dad pa­ra com­po­ner si­tua­cio­nes do­ta­das de una im­pa­ga­ble co­mi­ci­dad sino, so­bre to­do, una re­go­ci­jan­te fal­ta de pu­dor pa­ra au­to­fla­ge­lar­se y reír­se de sí mis­mo y de los que le ro­dean. Par­ti­cu­lar­men­te su pa­re­ja y ma­dre de su hi­jo —una es­tre­lla del ci­ne aún ma­yor: Ma­rion Co­ti­llard— pro­ta­go­nis­ta de al­gu­nos de los me­jo­res gags.

El úni­co pro­ble­ma de Co­sas de la edad es que, lle­ga­da la ho­ra y 10 de pe­lí­cu­la, mi­nu­to arri­ba o aba­jo, y ex­pues­tos con bri­llan­tez su ob­je­ti­vo y su re­pre­sen­ta­ción, pa­re­ce el mo­men­to de ir­se des­li­zan­do has­ta el desen­la­ce. Sin em­bar­go, la his­to­ria con­ti­núa otra me­dia ho­ra con el des­ba­rre, has­ta la ex­tra­va­gan­cia más san­gran­te. Al­go tan dis­cu­ti­ble pa­ra su pe­lí­cu­la co­mo hon­ro­so pa­ra su per­so­na y pa­ra su ex­hor­ta­ción so­bre el cul­to al cuer­po y a la ima­gen: pri­me­ro, por­que evi­den­cia una sin­ce­ri­dad dig­na de elo­gio; y se­gun­do, por­que, pe­se a sus apa­ren­tes do­sis de exa­ge­ra­ción, hay gen­te de su mun­do, y de otros más cer­ca­nos, que ha lle­ga­do a se­me­jan­tes co­tas de ri­dícu­lo, y sin ne­ce­si­dad de au­to­fic­ción ar­tís­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.