Ma­ría Mag­da­le­na en cla­ve fe­mi­nis­ta

En una pin­tu­ra de Ghir­lan­daio, el ter­cer dis­cí­pu­lo es una mu­jer Hay teo­rías en las que Je­sús hu­ye con su aman­te a la In­dia y tie­ne hi­jos Fue la úni­ca de sus se­gui­do­res que cre­yó en el Cris­to re­su­ci­ta­do

El País (Andalucía) - - CULTURA -

to­das las car­te­le­ras de Se­ma­na San­ta y al lle­gar la te­le­vi­sión, en 1956, la pe­que­ña pan­ta­lla co­men­zó a de­vo­rar pro­ce­sio­nes, do­cu­men­ta­les re­li­gio­sos y ser­mo­nes de to­da ín­do­le, unos me­li­fluos y otros lle­nos de có­le­ra sa­cra. Rey de re­yes, de Ni­cho­las Ray, de 1961, se ha­bía ro­da­do en Es­pa­ña ba­jo el im­pe­rio de Sa­muel Brons­ton, y el Evan­ge­lio se­gún San Ma­teo, de Pier Pao­lo Pa­so­li­ni, de 1964, y La úl­ti­ma ten­ta­ción de Cris­to, de Mar­tin Scor­se­se, de 1988, aña­die­ron una vi­sión con­tes­ta­ta­ria cuan­do la Se­ma­na San­ta ha­bía co­men­za­do a di­luir­se en ese tiem­po en un es­pa­cio de va­ca­cio­nes de pri­ma­ve­ra y las pro­ce­sio­nes pro­du­cían atas­cos y las cre­mas so­la­res de las pla­yas co­men­za­ron a ha­cer la com­pe­ten­cia a la ce­ra de los ci­rios de los tem­plos.

Aho­ra, me­dio si­glo des­pués, en ple­na re­vo­lu­ción de las mu­je­res, ha lle­ga­do a las car­te­le­ras la pe­lí­cu­la Ma­ría Mag­da­le­na, una ver­sión fe­mi­nis­ta de es­te mi­to re­li­gio­so-eró­ti­co con el du­ro Joa­quin Phoe­nix en el pa­pel de un blan­do Na­za­reno. De Ma­ría Mag­da­le­na se di­ce que fue la adúl­te­ra sal­va­da de la la­pi­da­ción por Je­sús, quien le sa­có sie­te de­mo­nios del cuer­po. El pa­pa Gre­go­rio I, en el año 591, la pro­cla­mó ofi­cial­men­te pros­ti­tu­ta y san­ta, el oxí­mo­ron per­fec­to; de he­cho fue la pro­ta­go­nis­ta de la Pa­sión, pues­to que es­tu­vo al pie de la Cruz y fue la pri­me­ra a quien se le apa­re­ció el Re­su­ci­ta­do. Al­gu­nos exé­ge­tas creen que fue her­ma­na, es­po­sa o aman­te del Na­za­reno; otros la con­fun­den con otra Ma­ría de Be­ta­nia que le un­gió los pies al Maes­tro, con per­fu­mes y se los se­có con sus ca­be­llos. Exis­ten otras teo­rías, por ejem­plo, di­cen que el Maes­tro no mu­rió en la cruz, sino que fue sal­va­do por su aman­te con la que hu­yó a la In­dia, don­de tu­vie­ron hi­jos que se han per­pe­tua­do has­ta hoy.

En el re­fec­to­rio me­nor del con­ven­to de San Mar­cos, en Flo­ren­cia, hay un fres­co pin­ta­do por Do­mé­ni­co Ghir­lan­daio de la Úl­ti­ma Ce­na. El Maes­tro tie­ne a sus dis­cí­pu­los ali­nea­dos a de­re­cha e iz­quier­da de­trás de la me­sa con un be­llo Juan dor­mi­do en su re­ga­zo, a quien pa­re­ce es­tar aca­ri­cian­do con mano dul­ce sus ri­zos de oro. ¿Se tra­ta de Juan o de Ma­ría Mag­da­le­na? To­dos los ce­nácu­los pin­ta­dos en el quat­tro­cen­to, in­clui­do el de Leo­nar­do Da Vin­ci, con­tie­nen un enig­ma. En la pin­tu­ra de Ghir­lan­daio re­sul­ta evi­den­te que el ter­cer dis­cí­pu­lo con­tan­do por la de­re­cha es una mu­jer to­ca­da con un man­to ro­jo, lo mis­mo que san Juan es tam­bién una fi­gu­ra am­bi­gua en­vuel­ta en de­li­ca­dos to­nos azu­les.

En el evan­ge­lio apó­cri­fo de To­más hay una re­fe­ren­cia a la Mag­da­le­na ex­tre­ma­da­men­te ma­chis­ta. Di­ce Si­món Pe­dro: “¡Que se ale­je Ma­riham de no­so­tros! Pues las mu­je­res no son dig­nas de la vi­da’. Di­jo Je­sús: ‘Mi­ra, yo me en­car­ga­ré de ha­cer­la ma­cho de ma­ne­ra que tam­bién ella se con­vier­ta en un es­pí­ri­tu viviente, idén­ti­co a no­so­tros los hom­bres, pues to­da mu­jer que se ha­ga va­rón en­tra­rá en el reino de los cie­los”.

En la pe­lí­cu­la de Garth Da­vis, ba­sa­da en el Evan­ge­lio apó­cri­fo de Ma­ría Mag­da­le­na, ella apa­re­ce por pri­me­ra vez co­mo una lí­der es­pi­ri­tual fe­mi­nis­ta, en reali­dad co­mo la úni­ca en­tre los dis­cí­pu­los que cre­yó en el Cris­to re­su­ci­ta­do. No me to­ques —le di­jo el Maes­tro fue­ra del se­pul­cro— cuan­do la Mag­da­le­na qui­so abra­zar­lo. En efec­to, es­ta mu­jer fue la pri­me­ra en sa­ber que el es­pí­ri­tu es in­tan­gi­ble y así co­men­zó a pre­di­car­lo.

Roo­ney Ma­ra, co­mo Ma­ría Mag­da­le­na en el fil­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.