Qué fa­ti­ga la vir­tua­li­dad

El nue­vo fil­me de Spiel­berg me pro­cu­ra un in­men­so te­dio Es un apa­ra­to­so, in­ter­mi­na­ble y va­cuo via­je con al­gún mo­men­to fe­liz

El País (Andalucía) - - CULTURA -

Son El dia­blo so­bre rue­das, Ti­bu­rón, E.T. El ex­tra­te­rres­tre, La lis­ta de Schind­ler, Sal­var al sol­da­do Ryan, Mu­nich, Lin­coln, El puen­te de los es­pías y Los ar­chi­vos del Pen­tá­gono. Otras que res­pe­to o con­tie­nen atrac­ti­vo (las­tra­das por fi­na­les obli­ga­to­ria­men­te fe­li­ces) y al­gu­nas que me re­sul­tan in­dig­nas de al­guien con tan­to ta­len­to.

Pe­ro es­tá cla­ro que el vi­sio­na­rio y el mag­na­te Spiel­berg descubren an­ti­ci­pa­da­men­te lo que de­sea el gran pú­bli­co, se in­ven­tan fi­lo­nes inago­ta­bles, re­vi­ta­li­zan gé­ne­ros, im­po­nen gus­tos. Le ocu­rrió con el es­cua­lo ase­sino, los en­cuen­tros en la ter­ce­ra fa­se, los pol­ter­geist, los goo­nies, los di­no­sau­rios, las aven­tu­ras de In­dia­na Jo­nes, los trans­for­mers ,y aho­ra los vi­deo­jue­gos en Ready Pla­yer One. E ima­gino que ese ol­fa­to le per­mi­te ser más ri­co que Cra­so, pe­ro lo que me enamo­ra en su ci­ne son otras co­sas, no su je­fa­tu­ra ab­so­lu­ta del mer­ca­do.

“No cri­ti­ques aque­llo que no po­de­mos com­pren­der”, acon­se­ja­ba Bob Dy­lan en su can­ción so­bre los tiem­pos cam­bian­tes. La úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Spiel­berg es­tá pro­ta­go­ni­za­da por los jue­gos de or­de­na­dor, las con­so­las, la reali­dad vir­tual. Na­da de eso for­ma par­te de mis dis­trac­cio­nes ni de mis adic­cio­nes. Mi ig­no­ran­cia so­bre es­tos te­mas es ab­so­lu­ta, no co­noz­co su me­ca­nis­mo ni dón­de re­si­de su pre­sun­ta ma­gia, pe­ro des­pués de asis­tir al ex­haus­ti­vo ho­me­na­je que les ha­ce Spiel­berg si­go sin cons­ta­tar su en­can­to. Des­co­no­cer las cla­ves de los vi­deo­jue­gos tal vez no me le­gi­ti­me pa­ra cri­ti­car la his­to­ria que na­rra Spiel­berg, pe­ro sí pue­do que­jar­me del in­men­so Una ima­gen de te­dio que me pro­cu­ra una pe­lí­cu­la fre­né­ti­ca y lle­na de rui­do, per­se­cu­cio­nes y com­ba­tes en­tre ava­ta­res. Y tam­po­co tie­ne el me­nor po­der de con­mo­ción la gen­te real, en­ca­be­za­da por un cha­val me­lan­có­li­co y de­pri­mi­do cu­ya vía de es­ca­pe an­te su reali­dad es par­ti­ci­par en una ca­rre­ra vir­tual cu­yo pre­mio es he­re­dar la for­tu­na del fa­lle­ci­do due­ño de una es­plen­do­ro­sa em­pre­sa in­for­má­ti­ca.

En es­te ace­le­ra­do, apa­ra­to­so, in­ter­mi­na­ble y va­cuo via­je, pla­ga­do de re­fe­ren­cias mi­to­ló­gi­cas a cria­tu­ras del ci­ne y del có­mic, exis­te al­gún mo­men­to fe­liz que me sa­ca del le­tar­go, co­mo el in­ge­nio­so y ela­bo­ra­do tri­bu­to a per­so­na­jes y si­tua­cio­nes de El res­plan­dor.

Po­co más. Ni si­quie­ra te pue­des con­so­lar con la im­pre­sio­nan­te mú­si­ca que siem­pre ha apor­ta­do el ha­bi­tual John Wi­lliams al ci­ne de Spiel­berg. Aquí lo ha sus­ti­tui­do por el ol­vi­da­ble Alan Sil­ves­tri. Y ha­brá mu­chos es­pec­ta­do­res (lí­bre­me el Al­tí­si­mo de con­si­de­rar­les fri­quis) que fli­pa­rán con el nue­vo in­ven­to de Spiel­berg. Có­mo en­vi­dio su éx­ta­sis.

Ready Pla­yer One.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.