De vuel­ta con sus an­ces­tros

El País (Andalucía) - - CULTURA -

Ta­rik Sa­leh ha he­cho un lar­go ca­mino pa­ra aca­bar ro­dan­do un th­ri­ller so­bre el país de sus an­ces­tros. Repu­tado gra­fi­te­ro, do­cu­men­ta­lis­ta, di­rec­tor de un lar­go de ani­ma­ción, siem­pre al­ber­gó la es­pe­ran­za de re­tra­tar Egip­to. “Por su­pues­to, no he ro­da­do allí, sino en Ca­sa­blan­ca. Egip­to es un país en el que con di­ne­ro y con­tac­tos pue­des li­brar­te de un car­go de ase­si­na­to... Pro­ba­ble­men­te eso so­lo lo lo­gras allí, en Ru­sia y EE UU. La pe­lí­cu­la se ads­cri­be al noir, pe­ro se desa­rro­lla en un am­bien­te real. Así es la po­li­cía, las ca­lles, la gen­te... Así es esa so­cie­dad”. re­co­no­cien­do que en oto­ño rea­li­za­rá otra pe­lí­cu­la.

En una ciu­dad con­vul­sa, con la po­li­cía de­di­ca­da más a ga­nar­se la vi­da co­mo ma­to­nes y extorsionadores que a su co­me­ti­do, con cons­truc­to­res co­rrup­tos que al­can­zan la glo­ria gra­cias a su amis­tad con hi­jos del dic­ta­dor egip­cio, que un agen­te de­ci­da re­sol­ver un cri­men es, sen­ci­lla­men­te, una ano­ma­lía del sis­te­ma. Y lo ha­ce con­tra las múl­ti­ples se­ña­les que le ad­vier­ten des­de el po­der que vuel­va a su pon­zo­ña dia­ria (o per­de­rá sus pe­que­ños pri­vi­le­gios).

“No he in­ven­ta­do na­da”

Hom­bre de lar­gas respuestas, Sa­leh ex­pli­ca: “No he in­ven­ta­do na­da. Co­mo ar­tis­ta tie­nes que res­pe­tar cier­tas nor­mas que sir­ven de ba­se del con­tra­to que fir­mas con el pú­bli­co. Y cuan­do rom­pes el con­tra­to, sor­pren­des al pú­bli­co, aun­que no te sal­gas de las re­glas. Ese jue­go es el que me fas­ci­na. El Cai­ro con­fi­den­cial be­be de los clá­si­cos de War­ner, que ba­jo his­to­rias de de­tec­ti­ves re­tra­ta­ban con fie­re­za la reali­dad. Ese truco ha si­do uti­li­za­do mu­chas ve­ces. Por ejem­plo, Um­ber­to Eco en El nom­bre de la ro­sa, que usa el noir pa­ra ha­blar de la Edad Me­dia, o los li­bros de Ell­roy. Co­mo guio­nis­ta, no de­bes ol­vi­dar qué pa­só y có­mo se lo vas a con­tar al pú­bli­co”.

En Egip­to es fá­cil caer en des­gra­cia a ojos de un su­pe­rior. Co­mo en cual­quier or­ga­ni­gra­ma dic­ta­to­rial. “Por eso cual­quier es­pec­ta­dor en­ten­de­rá la pe­lí­cu­la. Fí­ja­te en Trump: en cuan­to se en­fa­da con al­guien le des­pi­de. En Egip­to pien­san que es igual que Mu­ba­rak. Cuan­do al­guien así lle­ga al po­der, to­dos so­mos res­pon­sa­bles. Es muy fá­cil es­ca­quear­te y es­cu­dar­te con que un idio­ta man­da”.

“En el ro­da­je no me di cuen­ta de has­ta qué pun­to hon­ra­ba a los clá­si­cos, a Bla­de Run­ner con su ar­qui­tec­tu­ra y de­cre­pi­tud, a Chi­na­town, al ci­ne de Jean-Pie­rre Melville, a In­ves­ti­ga­ción so­bre un ciu­da­dano li­bre de to­da sos­pe­cha de Elio Pe­tri. Le pe­dí a Fa­res Fa­res [el pro­ta­go­nis­ta] que se afei­ta­ra la bar­ba, pues en la po­li­cía egip­cia so­lo se per­mi­te el mos­ta­cho. Y cuan­do em­pe­cé el mon­ta­je des­cu­brí que te­nía de­lan­te a Bo­gart, con el ci­ga­rri­llo col­gan­do, cor­ba­ta y cha­que­ta”. O a Yves Mon­tand, o a Ja­mes Cag­ney: “To­das esas in­fluen­cias es­tán en mi ADN”.

en un ho­tel, fo­tos com­pro­me­te­do­ras, ex­tor­sio­nes, po­lí­ti­cos con tras­tien­da y des­cla­sa­dos que in­ten­ta­rán sa­car pre­ca­rias ga­nan­cias del río re­vuel­to.

Al mis­mo tiem­po, na­da pa­re­ce ma­ni­do, por­que el mo­do en que Ta­rik Sa­leh sa­ca oro al re­la­cio­nar un có­di­go tra­di­cio­nal con una reali­dad vi­va y tan­gi­ble es mo­dé­li­co y ale­ja el dis­cur­so de lo pu­ra­men­te re­fe­ren­cial pa­ra co­lo­car­lo en el ám­bi­to de lo per­ti­nen­te y re­ve­la­dor. Gra­fi­te­ro de re­fe­ren­cia que, tras su pa­so al ci­ne, ha re­co­rri­do los có­di­gos de la ani­ma­ción dis­tó­pi­ca, el do­cu­men­tal in­có­mo­do y el th­ri­ller ,el sue­co Ta­rik Sa­leh em­pren­de aquí un via­je al ori­gen de sus raí­ces cul­tu­ra­les que, con to­tal do­mi­nio del tono, reivin­di­ca la eter­na vi­gen­cia de la se­rie ne­gra co­mo dis­cur­so y no co­mo me­ra tex­tu­ra nos­tál­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.