Fa­ra­day

Ta­ma­ra Fal­có en­tre­vis­ta a Var­gas Llo­sa y apor­ta un gra­do de ter­nu­ra Gra­cias a Pau­la Eche­va­rría, Bustamante tu­vo años de tío bueno

El País (Andalucía) - - GENTE -

Siem­pre sien­tes que que­da al­go más que sa­ber de ella.

Al en­tre­vis­tar a Var­gas Llo­sa, se pre­sen­ta co­mo “en­chu­fa­da” y con­si­gue apor­tar un gra­do de ter­nu­ra a la en­tre­vis­ta que se eva­po­ra cuan­do le pre­gun­ta al es­cri­tor por qué eli­gió a Al­bert Ri­ve­ra co­mo pre­sen­ta­dor de su nue­vo en­sa­yo so­bre el li­be­ra­lis­mo. Ta­ma­ra, co­mo mu­chas mu­je­res que ad­mi­ro, no da pun­ta­da sin hi­lo. Y atra­pa. Y crea con­tro­ver­sia: así co­mo hay se­gui­do­res, tam­bién hay de­trac­to­res. Pe­ro en la era de los li­kes, esa es la ma­yor me­di­da de un fe­nó­meno: Ta­ma­ra ha pa­sa­do del li­ke al efec­to. ¡Bra­vo!

Da­vid Bustamante ha in­ten­ta­do otro gol­pe de efec­to. En 13 pá­gi­nas de ¡Ho­la! , se sin­ce­ra so­bre su te­mor a la so­le­dad, pe­ro tam­bién no­ti­fi­ca que es­tá con­ven­ci­do de que fue él quien de­ci­dió di­vor­ciar­se. Im­pac­ta por­que exis­te una cier­ta es­ta­dís­ti­ca de que son las mu­je­res quie­nes asu­men es­ta res­pon­sa­bi­li­dad. Los hom­bres, al pa­re­cer, so­mos más pa­si­vos en es­te te­ma por­que he­mos si­do mal edu­ca­dos por el ma­chis­mo a que las mu­je­res ten­gan siem­pre la úl­ti­ma pa­la­bra.

Pe­ro Bustamante es di­fe­ren­te, siem­pre lo fue, in­clu­so en la aca­de­mia de Ope­ra­ción Triun­fo, don­de llo­ra­ba des­con­so­la­do ca­da vez que uno de sus com­pa­ñe­ros era ex­pul­sa­do por la au­dien­cia. Y él per­ma­ne­cía, aca­ri­cian­do ser uno de los ele­gi­dos. En la en­tre­vis­ta de es­ta se­ma­na sor­pren­de que re­co­noz­ca sus pro­ble­mas de pe­so y de ali­men­ta­ción an­sio­sa. Se de­ja lle­var por los ner­vios y co­me sin pa­rar.

A mí me pa­sa lo mis­mo, pe­ro mi ma­ri­do tran­ca la ne­ve­ra y yo res­pi­ro hon­do. Creo que aquí Pau­la, que es di­vi­na en to­do, in­clu­so en lo de sa­lir con un fut­bo­lis­ta que era ami­go de su ex, ha fa­lla­do un po­qui­to. Gra­cias a ella, Da­vid tu­vo unos años de tío bueno que fue­ron glo­ria pa­ra to­dos. Yo creo que esas fo­tos de Bustamante en ba­ña­dor es­tam­pa­do y ab­do­mi­na­les y esa den­ta­du­ra de triun­fa­dor, de­be­rían po­ner­las en las es­cue­las y sa­li­mos ade­lan­te y has­ta agra­de­ce­mos a Guin­dos que ba­je el im­pues­to de las en­tra­das del ci­ne.

Tam­bién es­toy con­ven­ci­do de que Ma­drid va a sa­lir ga­nan­do con la tra­ma de los es­pías ru­sos. Es­tos ata­can en Lon­dres, pe­ro la que va a con­se­guir ser es­ce­na­rio ci­ne­ma­to­grá­fi­co de es­ta nue­va pe­ri­pe­cia in­ter­na­cio­nal, se­rá Ma­drid. No so­lo por sus mag­ní­fi­cos es­ce­na­rios, sino por­que en ella es don­de se ha reabier­to el bún­ker sin es­cu­chas de­no­mi­na­do Fa­ra­day.

¡No hay na­da más ro­mán­ti­co que un lu­gar a prue­ba de es­cu­chas con un nom­bre que sue­na es­pa­cial o de cien­cia-fic­ción! No en­tien­do có­mo no lo han em­plea­do pa­ra un bar, un res­tau­ran­te o, in­clu­so, pa­ra unas bue­nas me­mo­rias. De­be­rían abrir esa sa­la a las vi­si­tas, pre­vio pa­go, y a lo me­jor se re­cu­pe­ra un buen di­ne­ro pa­ra lu­char con­tra el es­pio­na­je. O in­cen­ti­var­lo. Por­que me voy ha­cien­do a la idea de que una de las más se­gu­ras de­mos­tra­cio­nes de que sa­li­mos de la cri­sis es que ten­ga­mos es­pías. Y que Ta­ma­ra lo en­tre­vis­te en Fa­ra­day.

/ EU­RO­PA PRESS

Ma­rio Var­gas Llo­sa, en­tre Isa­bel Preys­ler y Ta­ma­ra Fal­có, el pa­sa­do no­viem­bre en Ma­drid.

/EP

Pau­la Eche­va­rria y Da­vid Bustamante, en 2015 en Ibi­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.