Ca­rua­na amar­ga a Pu­tin

Un mi­llo­na­rio ultraconservador es el me­ce­nas del jo­ven ju­ga­dor Kas­pá­rov su­per­vi­sa los en­tre­na­mien­tos de la can­te­ra de ta­len­tos de EE UU

El País (Andalucía) - - DEPORTES - LEONTXO GAR­CÍA,

Ru­sia y Es­ta­dos Uni­dos lu­chan, ca­da uno a su ma­ne­ra, por re­cu­pe­rar el trono mun­dial del aje­drez, ocu­pa­do por el no­rue­go Mag­nus Carl­sen. Es una me­ta de­por­ti­va prio­ri­ta­ria pa­ra el pre­si­den­te Vla­dí­mir Pu­tin, pe­ro los tres ru­sos que han ju­ga­do el Tor­neo de Can­di­da­tos en Ber­lín han si­do su­pe­ra­dos por un es­ta­dou­ni­den­se de 25 años, ma­dre ita­lia­na y lar­gas es­tan­cias en Es­pa­ña, fi­nan­cia­do por el me­ce­nas Rex Sin­que­field. EE UU lo­gró el oro en la Olim­pia­da de Aje­drez de 2016, y aho­ra tie­ne un as­pi­ran­te a emu­lar al le­gen­da­rio Bobby Fis­cher.

Ca­rua­na no da la tí­pi­ca ima­gen del aje­dre­cis­ta ra­ro, se­su­do y aris­co. No mues­tra la ex­plo­si­vi­dad de Ga­ri Kas­pá­rov ni la pe­tu­lan­cia de Carl­sen. Es un ti­po nor­mal, que sa­lu­da a to­do el que co­no­ce, se sien­te fe­liz ana­li­zan­do par­ti­das con sus co­le­gas en un bar y se ex­pre­sa con sen­ci­llez: “Es­toy con­ten­tí­si­mo. So­bre to­do, por­que ha­ce so­lo dos días, cuan­do per­dí an­te Ser­guéi Ka­ria­kin, me vi des­car­ta­do pa­ra el pri­mer pues­to, pe­ro lue­go he si­do ca­paz de ga­nar las dos úl­ti­mas par­ti­das, a pe­sar de la gran ten­sión”.

Ka­ria­kin, quien es­tu­vo a pun­to de des­tro­nar a Carl­sen en el duelo de Nue­va York de 2016 (el no­rue­go se im­pu­so en las par­ti­das rá­pi­das del des­em­pa­te), es la prin­ci­pal apues­ta de Pu­tin des­de que de­jó su Ucra­nia na­tal pa­ra ha­cer­se ru­so con el má­xi­mo apo­yo del Krem­lin. El pre­si­den­te bus­ca una ope­ra­ción de ima­gen, cu­rio­sa­men­te si­mi­lar a la uti­li­za­ción po­lí­ti­ca del aje­drez en la URSS du­ran­te más de me­dio si­glo: era el escaparate pa­ra de­mos­trar al mun­do la su­pues­ta su­pe­rio­ri­dad in­te­lec­tual del co­mu­nis­mo so­bre el ca­pi­ta­lis­mo.

Fue Fis­cher quien rom­pió la he­ge­mo­nía so­vié­ti­ca en 1972, en ple­na gue­rra fría, cuan­do des­tro­nó a Bo­rís Spassky, y su triun­fo fue muy ce­le­bra­do en la Ca­sa Blanca. El mul­ti­mi­llo­na­rio Sin­que­field, de ideo­lo­gía muy con­ser­va­do­ra, es aho­ra quien per­si­gue un ob­je­ti­vo si­mi­lar: aun­que Carl­sen sea el cam­peón, Ru­sia si­gue sien­do la pri­me­ra po­ten­cia en cuan­to al nú­me­ro de ju­ga­do­res en la éli­te. Ha­ce unos años, el me­ce­nas na­cio­na­li­zó a Ca­rua­na, que ju­ga­ba por Ita­lia, y al fi­li­pino Wes­ley So, 7º del mun­do, y creó un club de lu­jo en San Luis (Mi­su­ri) con el fer­vien­te apo­yo de Kas­pá­rov, quien emi­gró de Moscú a Nue­va York por­que su radical opo­si­ción po­lí­ti­ca a Pu­tin ha­bía pues­to su vi­da en pe­li­gro.

Has­ta re­ci­bir esa ofer­ta de Sin­que­field que no po­día re­cha­zar, Ca­rua­na vi­vió cer­ca de sus en­tre­na­do­res, en Sui­za, Hun­gría y Es­pa­ña, don­de tra­ba­jó con el ru­so Bo­rís Slót­nik. Su as­cen­sión a la cum­bre del aje­drez tu­vo su me­jor mo­men­to, has­ta aho­ra, en 2014, cuan­do triun­fó con gran cla­ri­dad fren­te a los me­jo­res del mun­do, in­clui­do Carl­sen, en la Co­pa Sin­que­field, en San Luis.

Su ren­di­mien­to des­de en­ton­ces ha si­do irre­gu­lar, pe­ro ca­si to­dos los ex­per­tos con­sul­ta­dos por EL PAÍS coin­ci­den aho­ra en que se­rá un ri­val muy du­ro pa­ra Carl­sen, quien le fe­li­ci­tó de in­me­dia­to el mar­tes y coin­ci­dió con ese pro­nós­ti­co. Ca­rua­na tie­ne un es­ti­lo uni­ver­sal; pue­de arries­gar mu­cho o ju­gar más con­ser­va­dor; es­tá muy bien pre­pa­ra­do; y ha da­do mues­tras de te­ner unos ner­vios de ace­ro, co­mo in­di­can esas dos vic­to­rias en las úl­ti­mas ron­das de Ber­lín.

Oro en la Olim­pia­da

Los gran­dio­sos sue­ños de Sin­que­field em­pe­za­ron a cum­plir­se en 2016, cuan­do Es­ta­dos Uni­dos ga­nó la me­da­lla de oro en la Olim­pia­da de Aje­drez, en Ba­kú, por pri­me­ra vez des­de 1976 (ese año no ju­gó la URSS) por de­lan­te de Ucra­nia y Ru­sia. Y se com­ple­ta­rán si Ca­rua­na des­tro­na a Carl­sen, de 27 años, con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo el me­jor de la his­to­ria.

Y, pa­ra es­car­nio de Pu­tin, Kas­pá­rov desem­pe­ña un pa­pel im­por­tan­te en ese pro­yec­to, y su­per­vi­sa el en­tre­na­mien­to de los jó­ve­nes ta­len­tos es­ta­dou­ni­den­ses, siem­pre ba­jo el me­ce­naz­go del mi­llo­na­rio. Lo que di­jo el mar­tes por la no­che no de­ja du­das so­bre su ale­gría: “Con­tra­ria­men­te al es­plen­dor de Fis­cher, que era un au­to­di­dac­ta, el lo­gro de Ca­rua­na al con­ver­tir­se en el re­ta­dor de Carl­sen co­ro­na la gran me­jo­ría del aje­drez es­ta­dou­ni­den­se en el úl­ti­mo de­ce­nio. Oro olím­pi­co y mu­chas me­da­llas de nues­tros ju­ve­ni­les e in­fan­ti­les. ¡Es el es­pí­ri­tu de San Luis!”.

To­do in­di­ca que el duelo Carl­sen-Ca­rua­na, del 9 al 28 de no­viem­bre en Lon­dres, se­rá apa­sio­nan­te pa­ra mi­llo­nes de afi­cio­na­dos de to­do el mun­do. Y con un tras­fon­do muy pe­cu­liar: lo or­ga­ni­za World Chess, una em­pre­sa de cla­ro per­fil ru­so con pa­tro­ci­na­do­res muy cer­ca­nos a Pu­tin. Pe­ro no ha­brá nin­gún ru­so en el es­ce­na­rio, sino un ge­nio es­can­di­na­vo fren­te a un enor­me ta­len­to íta­lo-es­ta­dou­ni­den­se, a quien el di­ne­ro de un ultraconservador po­ten­ta­do de Mi­su­ri ha con­ven­ci­do pa­ra ser es­ta­dou­ni­den­se que ita­liano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.