De­je sa­lir al en­tre­na­dor que lle­va den­tro

El País (Andalucía) - - OPINIÓN -

Jor­ge Ma­ri­rro­dri­ga

Tras un par de se­ma­nas en las que la ma­yo­ría he­mos si­do su­ce­si­va­men­te ex­per­tos en coa­li­cio­nes y ma­yo­rías par­la­men­ta­rias pa­ra mo­cio­nes de cen­su­ra, co­no­ce­do­res de có­mo se for­ma un Go­bierno, le­tra­dos en de­re­cho pe­nal apli­ca­do a de­li­tos eco­nó­mi­cos y ges­to­res de cri­sis mi­gra­to­rias en aguas del Me­di­te­rrá­neo, hoy —por fin— sa­ca­mos a pa­sear a ese se­lec­cio­na­dor na­cio­nal de fút­bol que lle­va­mos den­tro. Y ese se­lec­cio­na­dor in­terno no en­tien­de ni de afi­cio­nes ni de se­xos. En España hay 46 mi­llo­nes, mi­llón arri­ba, mi­llón aba­jo. Es co­mo una es­pe­cie de posesión que ha­ce que per­so­nas que des­de ha­ce cua­tro años no han vis­to un par­ti­do de pron­to suel­ten: “Cla­ro, si jue­gas con un fal­so de­lan­te­ro no te que­jes lue­go de que hay po­cas oca­sio­nes de gol”. Es­to pa­sa y en­ton­ces quien se en­cuen­tra a su la­do se le que­da mi­ran­do y pien­sa: “¿Quién eres y qué has he­cho con la per­so­na que es­ta­ba aquí has­ta ha­ce un mo­men­to?”.

Des­de hoy echa­re­mos en ca­ra a los ju­ga­do­res que no se ma­ten a co­rrer la ban­da o —eso hoy mis­mo— que no es­tén mar­can­do con la de­bi­da in­ten­si­dad a Cristiano Ronaldo. Eso sí, so­mos los mis­mos que, por no echar una mí­ni­ma ca­rre­ri­ta, pre­fe­ri­mos es­pe­rar al pró­xi­mo au­to­bús. Sa­ca­re­mos oca­sio­nal­men­te ade­más al es­tra­te­ga y al an­tro­pó­lo­go que tam­bién lle­va­mos in­cor­po­ra­dos de fá­bri­ca pa­ra ex­pli­car al­gu­nos re­sul­ta­dos. “Pa­ra mí no es una sor­pre­sa que Is­lan­dia ga­ne

El Mundial es así. De la mis­ma for­ma que no tie­ne que gus­tar la mú­si­ca pa­ra se­guir Eu­ro­vi­sión no hay por qué se­guir el fút­bol pa­ra su­mer­gir­se en tres se­ma­nas —la cuarta y úl­ti­ma es más flo­ja— de subidón emo­cio­nal de no se sa­be muy bien qué. Es emo­ti­vi­dad global en es­ta­do pu­ro. El fút­bol une al pla­ne­ta ¿En qué lo une? Bue­na pre­gun­ta, no lo sa­be­mos pe­ro lo une. Ca­da uno tie­ne su pro­pia ra­zón y mu­chí­si­mas sin­ra­zo­nes. De pron­to se ani­ma a Fran­cia y re­sul­ta que La Mar­se­lle­sa emo­cio­na, se la­men­ta no ha­ber cre­ci­do ju­gan­do a la pe­lo­ta en Co­pa­ca­ba­na o se sien­te nos­tal­gia de par­ti­dos que no se han vi­vi­do. “Aque­llo sí que era fút­bol”. Echa­mos de me­nos a los que no es­tán —¡ay, Ita­lia!— y nos emo­cio­na­mos —sí, hoy no es el día, pe­ro el res­to... ¡Va­mos, Por­tu­gal!— con los que lle­gan a to­da ve­lo­ci­dad. Es una ver­da­de­ra suer­te que el fút­bol no tu­vie­ra la fuer­za y pe­ne­tra­ción ac­tua­les du­ran­te el Ro­man­ti­cis­mo. Ha­bría si­do te­rri­ble.

Pe­ro es­ta fies­ta se va aca­ban­do. El fút­bol de se­lec­cio­nes es­tá per­dien­do te­rreno fren­te a los que ma­ne­jan y ge­ne­ran el di­ne­ro —y man­dan— en es­te ne­go­cio, que no son otros que los clu­bes. Lo aca­ba­mos de ver con la re­no­va­ción, fi­cha­je y des­ti­tu­ción de Ju­len Lopetegui al fren­te de España. Ya ha­bía em­pe­za­do mu­cho an­tes con las re­ti­cen­cias, ne­ga­ti­vas y pro­tes­tas de los clu­bes a ce­der ju­ga­do­res a las se­lec­cio­nes... y con las ab­sur­das ex­cu­sas de al­gu­nos pa­ra no ves­tir sus ca­mi­se­tas na­cio­na­les. Cuan­do la prio­ri­dad la tie­nen los con­tra­tos pu­bli­ci­ta­rios es el co­mien­zo del fin por mu­cho ro­man­ti­cis­mo que ha­ya. Pe­ro no es el mo­men­to de ser pe­si­mis­tas. Ha co­men­za­do el Mundial. Co­mo di­jo Ju­lio César al cru­zar el Ru­bi­cón: que vue­len al­to los da­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.