RO­BLES, CON LA CÚ­PU­LA DEL EJÉRCITO DE TIE­RRA.

El País (Andalucía) - - ESPAÑA -

El prin­ci­pio que Sán­chez ha que­ri­do se­guir en la elec­ción de mi­nis­tros y al­tos car­gos es que ca­da nom­bra­mien­to re­cai­ga en per­so­na­li­da­des con ex­pe­rien­cia en la ma­te­ria y un cu­rrícu­lo só­li­do. Por es­ta ra­zón, el Con­se­jo nom­bra­rá al ge­ne­ral Mi­guel Án­gel Ba­lles­te­ros di­rec­tor ge­ne­ral de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, con de­pen­den­cia di­rec­ta del je­fe de ga­bi­ne­te de Pre­si­den­cia, Iván Re­don­do. Ba­lles­te­ros, un ex­per­to en geo­po­lí­ti­ca y es­tra­te­gia, es ac­tual­men­te di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos (IEES), de­pen­dien­te del Cen­tro Su­pe­rior de Es­tu­dios de la De­fen­sa Na­cio­nal (Ce­se­den).

El pre­si­den­te pla­nea in­tro­du­cir cam­bios en los co­me­ti­dos del pues­to. An­tes, su in­ter­lo­cu­tor era el ad­jun­to al je­fe de ga­bi­ne­te, mien­tras que aho­ra la re­la­ción se­rá di­rec­ta con el je­fe del mis­mo. Se tra­ta de que for­me par­te del nú­cleo cer­cano al pre­si­den­te pa­ra in­te­grar la se­gu­ri­dad en to­da la po­lí­ti­ca na­cio­nal.

Ba­lles­te­ros es pro­fe­sor aso­cia­do de la Fa­cul­tad de Cien­cias Po­lí­ti­cas y So­cia­les de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Madrid. Di­plo­ma­do en Es­ta­do Ma­yor, tie­ne un am­plio ba­ga­je aca­dé­mi­co. Ha si­do el ele­gi­do fi­nal­men­te fren­te a Baños, ex­per­to en te­rro­ris­mo yiha­dis­ta y cu­ya elec­ción se ha des­car­ta­do tras co­no­cer­se que co­la­bo­ra fre­cuen­te­men­te con el ca­nal del Go­bierno ru­so en es­pa­ñol

RT y su agen­cia her­ma­na Sput­nik y que po­ne en te­la de jui­cio la im­por­tan­cia de las in­je­ren­cias ru­sas.

Tia­na, ‘dos’ de Edu­ca­ción

El Con­se­jo de Mi­nis­tros apro­ba­rá hoy tam­bién los nom­bra­mien­tos de va­rios se­cre­ta­rios de Es­ta­do y de­le­ga­dos de Go­bierno en las au­to­no­mías. Con los úl­ti­mos

La mi­nis­tra de De­fen­sa, Mar­ga­ri­ta Ro­bles, pre­si­dió ayer el Con­se­jo Su­pe­rior del Ejército de Tie­rra. Ro­bles con­fir­mó al ge­ne­ral Fer­nan­do Ale­jan­dre Mar­tí­nez co­mo je­fe del Es­ta­do Ma­yor de la De­fen­sa y a Fé­lix Sanz Rol­dán al fren­te del CNI.

Cha­to Ga­lan­te, de­nun­cian­te en Argentina, re­cor­da­ba otro epi­so­dio: “Una vez, me te­nía es­po­sa­do al ra­dia­dor en un des­pa­cho de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Se­gu­ri­dad. Me dio un cu­la­ta­zo y me di­jo: ‘Has te­ni­do el ho­nor de que te pe­gue un cu­la­ta­zo Billy el Ni­ño’. Se po­nía de­lan­te de ti a ha­cer ges­tos de ká­ra­te, te da­ba una pa­ta­da y te de­cía: ‘Eres un gran sa­co de gol­pes’. Era un tor­tu­ra­dor com­pul­si­vo”.

Fue Ro­dol­fo Mar­tín Vi­lla quien, el 13 de ju­nio de 1977, fir­mó la or­den por la que se con­ce­dió a Billy el Ni­ño la me­da­lla de pla­ta al mé­ri­to po­li­cial pa­ra pre­miar “ser­vi­cios de ca­rác­ter ex­tra­or­di­na­rio”. Los re­qui­si­tos pa­ra tal re­co­no­ci­mien­to se re­co­gían en una ley de 1964, du­ran­te la Dic­ta­du­ra, que es­ta­ble­ce que el mi­nis­tro del In­te­rior, a pro­pues­ta del di­rec­tor ge­ne­ral de se­gu­ri­dad, po­día con­ce­der es­tas con­de­co­ra­cio­nes pa­ra pre­miar “a quie­nes ob­ser­ven las vir­tu­des de pa­trio­tis­mo, leal­tad y en­tre­ga al ser­vi­cio en el más al­to gra­do”.

La Aso­cia­ción pa­ra la Re­cu­pe­ra­ción de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.