Una pe­cu­liar ley del em­bu­do

El País (Andalucía) - - ESPAÑA - MA­RIANO FER­NÁN­DEZ ENGUITA

Con­tra­rio a los exá­me­nes a lo lar­go de los es­tu­dios, Fran­cis­co Gi­ner de los Ríos pro­pu­so “el in­gre­so en las fa­cul­ta­des por opo­si­ción, un exa­men tan­to más se­rio en cuan­to es­tá lla­ma­do a ser el úni­co”. Que­ría ase­gu­rar un ni­vel su­fi­cien­te y ho­mo­gé­neo en los uni­ver­si­ta­rios, li­mi­tan­do su nú­me­ro, y li­be­rar­los del pe­so de los exá­me­nes, y su idea fue ya re­co­gi­da por los mi­nis­tros Gar­cía Alix y Ro­ma­no­nes. Una in­cohe­ren­cia só­lo apa­ren­te, pues eli­mi­nar los exá­me­nes re­que­ri­ría un es­tre­cho co­no­ci­mien­to de los alum­nos por sus pro­fe­so­res, lo que hoy di­ría­mos una ra­tio re­du­ci­da, pe­ro la Uni­ver­si­dad era pa­ra po­cos y con­ta­ba con re­cur­sos es­ca­sos, por lo que, al con­tra­rio que en la en­se­ñan­za uni­ver­sal, re­ba­jar ra­tios pa­sa­ba por re­du­cir alum­nos. En esas se­gui­mos.

Im­po­ne la eco­no­mía que la Uni­ver­si­dad sea cos­to­sa (un alumno/año cues­ta un 70% más que en pri­ma­ria, y en las ca­rre­ras más so­li­ci­ta­das un 50% más que en las me­nos); y quie­re la po­lí­ti­ca que de­ven­ga ma­si­va (nues­tra es­co­la­ri­za­ción ne­ta, a la edad pre­vis­ta, al­can­za ya a tres de ca­da diez alum­nos y la bru­ta, a cual­quier edad, a cua­tro, lo que cua­dra con el ob­je­ti­vo 2020 de la UE). Cuan­do era muy mi­no­ri­ta­ria era muy in­jus­ta la elec­ción de los ele­gi­dos (Bour­dieu), pe­ro no una gran car­ga eco­nó­mi­ca. Cuan­do se ma­si­fi­ca es só­lo al­go me­nos in­jus­ta (me­jo­ra por aba­jo, pues ac­ce­de más gen­te y más di­ver­sa, pe­ro no tan­to por arri­ba, pues se je­rar­qui­za ho­ri­zon­tal y ver­ti­cal­men­te, en­tre es­pe­cia­li­da­des y uni­ver­si­da­des y en­tre ni­ve­les), pe­ro se con­vier­te en una car­ga más pe­sa­da pa­ra quien pa­ga, sean los es­tu­dian­tes y sus fa­mi­lias (co­mo en Es­ta­dos Uni­dos o Chi­le, don­de so­bre­vue­la una bur­bu­ja uni­ver­si­ta­ria, es de­cir, una ma­sa las­tra­da por deu­das que no po­drán pa­gar) o las Ad­mi­nis­tra­cio­nes (co­mo en Eu­ro­pa, don­de el con­flic­to por la fi­nan­cia­ción es re­cu­rren­te).

Mien­tras tan­to, no se ase­gu­ra la ca­li­dad uni­ver­si­ta­ria y se yu­gu­la la en­se­ñan­za ge­ne­ral. Los exá­me­nes de ac­ce­so son ma­los pre­dic­to­res del ren­di­mien­to pos­te­rior, peo­res in­clu­so que las no­tas de se­cun­da­ria. La di­fe­ren­cia de cri­te­rios en­tre co­mu­ni­da­des ha­ce que su di­fi­cul­tad sea muy dis­par, lo que trae inequi­dad y agra­vios en un dis­tri­to úni­co (y la rup­tu­ra de es­te frac­cio­na­ría más la ciu­da­da­nía, a lo que la en­se­ñan­za ya ha con­tri­bui­do de­ma­sia­do).

So­bre to­do, la prue­ba de se­lec­ti­vi­dad im­po­ne una pe­cu­liar ley del em­bu­do a la

en­se­ñan­za uni­ver­sal, en par­ti­cu­lar se­cun­da­ria, pues cuan­to más se acer­ca más se ci­ñen en­se­ñan­za y apren­di­za­je a lo que se­rá ob­je­to de exa­men, tan­to en con­te­ni­do (ma­te­rias prio­ri­za­das) co­mo en mé­to­do (me­mo­ri­za­ción). No me­nos im­por­tan­te, el mo­no­po­lio del in­di­ca­dor aca­dé­mi­co im­pi­de abor­dar ob­je­ti­vos so­cia­les co­mo in­cor­po­rar in­mi­gran­tes y mi­no­rías a la uni­ver­si­dad (úni­co país eu­ro­peo que no mo­ni­to­ri­za es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas o equi­va­len­tes), orien­tar más mu­je­res a es­tu­dios STEM (cien­cias, tec­no­lo­gías, in­ge­nie­rías y ma­te­má­ti­cas) o de­vol­ver va­ro­nes a la do­cen­cia ini­cial. Sos­la­ya, asi­mis­mo, re­co­no­cer apren­di­za­jes pre­vios no rea­li­za­dos en la escuela, cuan­do es­ta ya no mo­no­po­li­za el co­no­ci­mien­to, el apren­di­za­je ni la en­se­ñan­za.

Nues­tra se­lec­ti­vi­dad no ase­gu­ra ya ni ca­li­dad ni equi­dad. Ho­ra, pues, de re­pen­sar­la.

Ma­riano Fer­nán­dez Enguita

es catedrático de So­cio­lo­gía y coordinador del Doc­to­ra­do de Edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.