La fis­ca­lía re­cu­rre la sen­ten­cia del ‘ca­so Al­sa­sua’ e in­sis­te en que la agre­sión fue te­rro­ris­mo

El País (Andalucía) - - ESPAÑA - J. J. GÁLVEZ,

La fis­ca­lía man­tie­ne que la agre­sión de Al­sa­sua fue te­rro­ris­mo. Así cons­ta en el re­cur­so que ha presentado con­tra la sen­ten­cia de la sec­ción pri­me­ra de la Sala de lo Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal, que des­car­tó ha­ce dos se­ma­nas es­te ti­po de mo­ti­va­ción

El re­cur­so, ade­lan­ta­do ayer por Abc, in­sis­te en que la agre­sión, ocu­rri­da en la ma­dru­ga­da del 15 de oc­tu­bre de 2016, te­nía “una fi­na­li­dad cla­ra­men­te ideo­ló­gi­ca” y que bus­ca­ba la ex­pul­sión de las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do del País Vas­co y Na­va­rra. Es más, se­gún el fis­cal, el ata­que se pro­du­jo en el mar­co de la “di­ná­mi­ca” im­plan­ta­da en am­bas co­mu­ni­da­des por la iz­quier­da aber­tza­le ra­di­cal, li­de­ra­da por el en­tra­ma­do de ETA, a tra­vés del “fren­te de ma­sas”, un ins­tru­men­to uti­li­za­do por la ban­da pa­ra “des­ple­gar el idea­rio te­rro­ris­ta” en de­ter­mi­na­das áreas y sec­to­res so­cia­les me­dian­te la ac­ti­vi­dad de di­fe­ren­tes co­lec­ti­vos. En ellos, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en­cua­dra al co­lec­ti­vo Os­pa, al que es­ta­ban vin­cu­la­dos dos de los acu­sa­dos de la agre­sión.

Pe­ro la Au­dien­cia Na­cio­nal ya re­cha­zó es­te ar­gu­men­to en su en el ata­que su­fri­do por dos guar­dias ci­vi­les y sus pa­re­jas en un bar de la lo­ca­li­dad na­va­rra en 2016. El tri­bu­nal re­cha­zó en­ton­ces que exis­tie­se vin­cu­la­ción en­tre los ocho pro­ce­sa­dos y ETA, aun­que les im­pu­so pe­nas de 2 a 13 años de cár­cel. El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pe­día has­ta 62 años y me­dio de pri­sión.

re­so­lu­ción. Los ma­gis­tra­dos ex­pu­sie­ron que, aun­que exis­tie­ra esa “con­ni­ven­cia, con­for­mi­dad o acuer­do” de echar a las fuer­zas de se­gu­ri­dad, eso no im­pli­ca que “de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca” se pue­da con­si­de­rar co­mo te­rro­ris­mo la agre­sión. El tri­bu­nal ex­pu­so que no se ha pro­ba­do “que exis­ta una vin­cu­la­ción real y ver­da­de­ra de los pro­ce­sa­dos con ETA”.

“He­re­de­ros de las ideas”

La sen­ten­cia se­ña­la­ba que los acu­sa­dos ni si­quie­ra eran ma­yo­res de edad cuan­do la ban­da anun­ció el ce­se de­fi­ni­ti­vo del te­rro­ris­mo. La fis­ca­lía re­pli­ca ese ar­gu­men­to: “Ello no im­pi­de que to­do es­te idea­rio, que se ha ido con­so­li­dan­do a tra­vés de las di­ver­sas fa­ses de dinamización, ha­ya ca­la­do fi­nal­men­te en la men­ta­li­dad de ta­les jó­ve­nes, he­re­de­ros de que las

ideas po­lí­ti­cas pue­den de­fen­der­se me­dian­te la vio­len­cia”.

El tri­bu­nal con­si­de­ró pro­ba­do que unas 25 per­so­nas ro­dea­ron a las víc­ti­mas en el bar Kox­ka y co­men­za­ron a gol­pear­les e in­cre­par­les, con gri­tos co­mo “os va­mos a ma­tar por ser guar­dias ci­vi­les” o “es­to os pa­sa por ve­nir aquí”. La sen­ten­cia re­sal­ta que el ata­que se pro­du­jo por una mo­ti­va­ción “ideo­ló­gi­ca” y por “ani­mad­ver­sión” ha­cia la Guar­dia Ci­vil —de ahí que las pe­nas es­tén agra­va­das—, pe­ro que no era te­rro­ris­mo. El re­cur­so de la fis­ca­lía in­sis­te: “La agre­sión se pro­du­ce con dos fi­na­li­da­des: obli­gar a los guar­dias ci­vi­les a aban­do­nar el te­rri­to­rio [...] y, al mis­mo tiem­po, in­fun­dir te­rror en el res­to de la po­bla­ción que no pien­se co­mo ellos. Por­que el te­rro­ris­mo se ejer­ce tam­bién me­dian­te ame­na­zas y coac­cio­nes, y co­mo en el ca­so pre­sen­te, con le­sio­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.